Leído

UN TAL OLEG SMOLENKO

Del escritorio de Putin a USA: La historia del espía en Moscú que la CIA retiró tras la llegada de Trump

Mar, 10/09/2019 - 1:47pm
Enviado en:
Por Urgente24

Washington lo había reclutado hace décadas, cuando era un funcionario medio en el Kremlin. Con el paso de los años llegó a tener una posición influyente. Tenía acceso a Putin y había provisto fotos de documentos de alto nivel hallados en el escritorio del líder ruso, reportó CNN. El portavoz de Putin llamó a los artículos en la prensa estadounidense "del género de ficción barata". Pero el diario ruso Kommersant descubrió en canales rusos de Telegram las menciones de que podría ser Oleg Smolenko.

Contenido

En 2017, Estados Unidos extrajo exitosamente a su espía de más alto rango en Rusia, quien había confirmado el rol directo del presidente ruso Vladimir Putin en la interferencia de la elección presidencial de USA en 2016, informaron diversos medios anglosajones. 

El hombre era el informante más valioso de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Rusia, y había vinculado directamente a Putin con el hackeo del Comité Nacional Demócrata. 

Según el diario The New York Times, USA teme que la vida del informante, cuya identidad y paradero no han sido revelados, corra peligro, dados los antecedentes rusos de presuntos intentos o asesinatos de espías, como el caso de Serguéi Skripal el año pasado en Reino Unido. 

Según reportó CNN citando una fuente anónima, la CIA decidió extraer a su espía de Rusia por miedo a que el Presidente Donald Trump o alguien de su gabinete pudiesen exponerlo por el mal manejo de información clasificada. La CIA negó vehemente esto. 

La portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, aseguró que la información “no solo es incorrecta, sino que puede poner vidas en riesgo”. 

La CNN no reveló el nombre del supuesto espía, pero el diario ruso Kommersant descubrió en canales rusos de Telegram las menciones de que podría ser Oleg Smolenkov, empleado de la Administración de Vladímir Putin que desapareció en junio de 2017 en Montenegro, adonde había ido con su familia para veranear.

Otros medios aseguran que el tal Smolenkov supuestamente trabajó un tiempo en la Embajada rusa en Estados Unidos.

"Efectivamente, Smolenkov había trabajado en la Administración del presidente, pero fue cesado hace algunos años", reconoció Peskov.

El portavoz resaltó que "no era uno de los máximos cargos", de funcionarios cuyo nombramiento o cese se produce por decreto.

El hombre había estado proveyendo información a la inteligencia estadounidense durante décadas, tenía acceso a Putin y había provisto fotos de documentos de alto nivel hallados en el escritorio del líder ruso, reportó CNN. 

La información era tan delicada y valiosa que durante el Gobierno anterior, el entonces director de la CIA, John O. Brennan, la dejaba afuera de los informes diarios de seguridad al presidente Barack Obama, y se la entregaba después en sobres sellados. 

Washington lo había reclutado hace décadas, cuando era un funcionario medio en el Kremlin. Con el paso de los años llegó a tener una posición influyente. 

La infiltración de agentes o captación de informantes en el Kremlin, explica el diario La Vanguardia, se considera de extrema dificultad dados los efectivos métodos de contrainteligencia de Rusia.

El portavoz de Putin, Dmitry Peskov, confirmó que el hombre que había sido identificado había trabajado en el Kremlin, pero que había sido despedido y no había tenido contacto directo con el líder ruso.

Peskov llamó a los artículos en la prensa estadounidense "del género de ficción barata".

No sé si era un agente o no. Solo puedo confirmar que trabajó para la administración presidencial y fue despedido", aseguró.

Según el diario The New York Times, la CIA quería retirar a su fuente del Kremlin inicialmente en 2016 por miedo a que quedara expuesto, luego de que autoridades revelaran la gravedad de la interferencia electoral rusa. El informante se negó, citando asuntos familiares, lo que encendió la alarma sobre la posibilidad de que se hubiese convertido en un doble agente. Meses más tarde, a mediados de 2017, el agente accedió a salir de Rusia. 

Dejar atrás el país nativo de uno es una decisión pesada, dijo Joseph Augustyn, exoficial de la CIA encargado del centro de relocalización de desertores al NYT. A menudo, los informantes mantienen en secreto de sus familias su trabajo como espías. "Es una decisión muy difícil de tomar, pero les corresponde a ellos tomarla. Han habido veces en que personas no han salido de un lugar cuando les recomendamos enfáticamente que lo hicieran."