Leído

PROBLEMAS EN WUHAN Y LA CARNE ARGENTINA

Coronavirus: los muertos llegaron a 1.000 y la amenaza, a "muy grave"

Mar, 11/02/2020 - 4:00pm
Enviado en:
Por Urgente24

El número de víctimas mortales por coronavirus en China ya supera los 1.000, después de que se hayan registrado 108 muertes más en las últimas 24 horas, la cantidad más alta en un solo día desde que comenzó el brote en diciembre, según las cifras de la Comisión Nacional de Salud. Los contagiados suman 42.714, un aumento de 2.490. Aunque el salto es muy inferior al registrado un día antes, cuando el número de infecciones había crecido en más de 3.000 casos.

Acusan a funcionarios locales de Wuhan por descuidos en el traslado de pacientes.
Contenido


Si bien el número de casos diarios (2.490) disminuyó en relación al día anterior, la cantidad de muertos solo en China continental llegó a 1017 y la OMS elevó la amenaza a "muy grave" para el mundo.

"Con el 99% de los casos en China, el coronavirus sigue siendo una emergencia para ese país, pero también es una amenaza muy grave para el resto del mundo", aseguró el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, e instó a que se comparen muestras del virus para acelerar la investigación de medicamentos y vacunas.

La OMS envió también una misión de expertos a China, por temor a que el aumento de casos de transmisión fuera del país aumente su propagación a través del mundo.

Las autoridades sanitarias chinas anunciaron 108 nuevos fallecimientos en 24 horas, el balance diario más importante registrado hasta ahora. 

El primer fallecimiento, imputado al virus 2019-nCoV, aparecido en diciembre en la ciudad china de Wuhan (centro), había sido anunciado el 11 de enero. Un mes más tarde la epidemia dejó 1.017 muertos en China continental (sin Hong Kong ni Macao), según un balance oficial publicado hoy.

El presidente chino, Xi Jinping, por su parte, pidió tomar "medidas más fuertes y decisivas para frenar decididamente el impulso del contagio", tras visitar un hospital en un barrio residencial de Pekín llevando una máscara.

La mayoría de las compañías aéreas dejaron de volar a China continental. Varios países cerraron sus fronteras a los que vienen del país.

Fuera de China continental, el virus mató a 2 personas, una en Filipinas y otra en Hong Kong. Más de 400 casos de contaminación fueron confirmados en treinta países y territorios.

Sin embargo, la OMS está preocupada por el caso de un británico que nunca había estado en China y que fue contaminado por el coronavirus en Singapur. Luego se lo transmitió a varios compatriotas durante una estancia en Francia antes de ser diagnosticado en el Reino Unido.

De esta manera contaminó accidentalmente a al menos 11 personas, 5 de ellas hospitalizadas en Francia, otras 5 en Reino Unido y un hombre de 46 años en la isla española de Mallorca, donde reside.

"La detección de este pequeño número de casos podría ser la chispa que terminará con un gran incendio", epidémico, dijo ayer Ghebreyesus.

"De momento es solo la chispa. Nuestro principal objetivo sigue siendo confinar los focos de contaminación", añadió.

Hasta ahora, la mayoría de contaminaciones identificadas en el extranjero implicaban a personas que volvían de Wuhan, la ciudad china epicentro de la epidemia. "Es posible que solo estemos viendo la punta del iceberg", dijo Tedro.

"Siempre es preocupante que la gente se reúna (como en la conferencia en Singapur donde estuvo el británico) y luego se disperse, tenemos que gestionar el riesgo en consecuencia", indicó por su parte Michael Ryan, responsable de los programas de urgencia sanitarios de la OMS.

Problemas en Wuhan

El diario 'China Global Times' es a menudo una caja de resonancia del gobierno de China. El mismo salió con un tuit diciendo que Estados Unidos está utilizando el coronavirus en su ataque contra Beijing.

Pero también fue contra funcionarios locales de Wuhan. Afirmó que desde el gobierno central convocaron a los de Wuhan debido al último incidente en el que funcionarios locales no cumplieron con lo indicado al transferir un lote de pacientes con coronavirus a un hospital designado, responsabilizándolos por la mala conducta en medio de la epidemia.

"Todos los pacientes que ingresan en hospitales son la clave para prevenir y controlar el brote de NCP. Necesitamos hacer bien las cosas bien.  Wuhan está ahora en tiempos de guerra (contra el nuevo brote de neumonía por coronavirus). Estas personas se portaron muy mal", dijo Gao Yu, subsecretario general del Consejo de Estado y director de la oficina de supervisión de la Oficina General del Consejo de Estado, en la reunión.

Gao señaló la gravedad de la situación, según un informe de la 'Agencia de Noticias Xinhua'.

El domingo, Wuhan comenzó a llevar a todos los pacientes críticos que contrajeron NCP a hospitales. Sin embargo, todo el proceso estuvo lleno de problemas.

"Estoy profundamente triste al enterarme del incidente en la tarde del domingo", dijo Yu.

Y aclaró que esos pacientes mayores muy enfermos nunca deberían ser trasladados en un autobús público, y las ambulancias deberían desplegarse para transferir a cada individuo en este caso, y los funcionarios deben seguir de cerca esas transferencias en persona, exigió Gao.

Problemas para la carne argentina

El desplome de precios, la cancelación de contratos y el cierre de puertos son algunos de los problemas vividos a partir de la fiebre porcina y el coronavirus. 

Cierto es que el agudo parate del primer importador mundial de carne desencadenó múltiples conflictos a las industrias exportadoras de varios países sudamericanos, como Uruguay, Brasil y la Argentina, principales proveedores de China. 

Carlos Riusech, CEO del Frigorífico Gorina, hizo un diagnóstico de la situación que están atravesando a partir de la irrupción de la fiebre porcina, que afectó al 60% del stock de cerdos China y otros países asiáticos, causando un déficit de proteínas que podría durar unos años.

"Frente a este faltante se generó una demanda exacerbada de carne vacuna cuyo punto culminante fue la feria de Shanghái de noviembre. Los importadores compraban por encima de sus necesidades habituales y los más grandes lo hacían en exceso. En un breve lapso hubo una estampida de precios, con aumentos de 1.000 a 1.500 dólares por tonelada", contó a 'Valor Carne' el industrial, detallando que "cuando la mercadería llegaba a destino, tras 60 días de embarque, valía mucho más de lo que se había pagado en origen, lo que retroalimentaba la burbuja".

Ante este fenómeno especulativo, que comenzaba a tener incidencia en la inflación del gigante asiático, el gobierno decidió tomar partido. Como el 90% del sistema bancario chino es público, la primera medida fue recortar el crédito a la importación de alimentos.

"Los operadores tuvieron que salir a liquidar posiciones de mercadería para cubrir las obligaciones financieras contraídas. En 20 días, los precios se desplomaron entre un 30 y un 40%. Eso es lo que estamos viviendo ahora", argumentó.

"Fue tan de repente que a la mayoría nos afectó de un modo u otro, ya que manteníamos un flujo comercial importante con ese mercado. Cada exportador tiene su propia foto del fenómeno y su situación particular", agregó, aludiendo a que China se llevó en 2019 el 75% de las exportaciones argentinas o sea unas 630 mil toneladas equivalente res.

Usualmente con ese mercado se opera mediante contratos que incluyen el 30% de anticipo y el 70% restante al arribo la mercadería a puerto. "En los casos que teníamos las órdenes de compra firmadas, pero no se había pagado el adelanto, el contrato fue anulado", aseveró.  Y prosiguió: "había algunos contenedores en el agua que no contaban con ese desembolso previo, aunque no debe ser un volumen muy significativo. Esas operaciones están con problemas, los clientes las desconocen y es muy poco lo que se puede hacer", advirtió.

Varias empresas sudamericanas con mercadería en tránsito y que contaban con anticipo, renegociaron el saldo.  "Como en nuestro país existe el control de  cambios y la obligación de liquidar divisas a través de un mercado único oficial, en algunos casos los descuentos pactados se aplicaron a operaciones futuras. Los importadores más grandes contemplaron la situación pero otros no tenían espaldas financieras como para hacerlo", aseveró.

Sobre este escenario turbulento irrumpió el coronavirus, con el cierre completo de algunas ciudades, incluyendo bancos y puertos. Esto llevó a postergar el reinicio de actividades posteriores al Año Nuevo chino por varios días, hasta después del 10 de febrero, mediante  un cronograma paulatino que podría ponerse en marcha esta semana.

"La mayoría de los operarios portuarios son empleados públicos y no están trabajando, lo cual agudizó la congestión en los desembarques. Los buques llegaban con la mercadería y no había donde ubicar la carga ni enchufes para conservar el frío de los contenedores", relató Riusech, señalando que algunas compañías navieras tomaron la decisión de descargar en otros puertos, como por ejemplo Singapur. "Por suerte, nos comunicaron que cuando la situación se normalice transportarán la mercadería al puerto final", detalló.

Pero esta logística de emergencia generó un nuevo problema con el cliente chino que pagó el anticipo del 30%. "Piden la devolución de ese adelanto porque la mercadería no llegó a puerto", aseveró. De todas maneras y a pesar de llevar casi 90 días en ascuas, Riusech piensa que la situación se irá normalizando poco a poco. "La incógnita es cuándo, hay quien dice dos meses y otros para mitad de año", afirmó.