Leído

¿Y AHORA?

Bloqueo político en Israel, tras empate técnico entre "Bibi" y Gantz

Mie, 18/09/2019 - 11:04am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

De una cosa no hay duda: en la noche del martes, el Primer Ministro israelí sufrió una de las peores derrotas de su carrera política. El empate técnico entre el Likud y el partido Azul y Blanco de Benny Gantz hace que sea muy difícil para cualquiera de ellos formar gobierno. Hay llamados a un gobierno de unidad nacional, de lo contrario el país debería ir a unas terceras elecciones. Será preponderante las posiciones que tomen Lieberman, representante de la derecha laica israelí, y la lista que reúne a los partidos árabes.

Contenido

Con casi el 90% de los votos escrutados, las elecciones israelíes del martes 17/9 arrojan los siguientes resultados:

  • 32 asientos en el Knesset (Parlamento israelí) para el partido centrista Azul y Blanco, liderado por Benny Gantz
  • 31 asientos para el Likud del actual Primer Ministro, Benjamín Netanyahu
  • 13 asientos para la Lista Unida, compuesta por partidos árabes
  • 9 asientos para el partido nacionalista laico Yisrael Beitenu, de Avigdor Lieberman
  • 9 asientos para el partido religioso Shas, aliado de Netanyahu
  • 8 asientos para el partido religioso Judaísmo Unido de la Torá, aliado de Netanyahu
  • 7 asientos para Yamina, alianza de partidos de extrema derecha
  • 6 asientos para Labor-Gesher, lista conjunta de partidos laboristas
  • 5 asientos para Unión Democrática, coalición de izquierda

¿Qué significan estos resultados?

Un virtual empate técnico entre los 2 partidos principales contrincantes, el Likud y Azul y Blanco.

Será muy difícil para cualquiera de ellos formar gobierno y en Israel ya se habla de la posibilidad de un gobierno de unidad nacional, para evitar una tercera ronda de elecciones.

¿Es el fin de la era de Netanyahu?

La llave estará, una vez más, en Avigdor Lieberman, quien representa a la derecha laica. Lieberman se negó a brindar su apoyo a un gobierno de Netanyahu tras las elecciones de abril porque procuraba a cambio una ley que obligara a los jóvenes religiosos a ir al Ejército. Esta normativa es rechazada por los aliados religiosos de Netanyahu, que quedó entre la espada y la pared y no pudo formar gobierno.

En las primeras horas del miércoles, Netanyahu dijo estar preparado para negociar un "fuerte gobierno sionista", en lo que pareció ser una pista hacia el gobierno de unidad nacional, aunque no especificó el término.

En la misma dirección, Gantz llamó a un "gran gobierno de unidad", aunque dijo que esperaría a los resultados finales. Hasta el momento, sin embargo, Gantz ha mantenido la postura de no gobernar con Netanyahu, por lo que el Likud podría seleccionar otro candidato para liderar su partido. "Comenzaremos negociaciones y hablaré con todos", aseguró el miércoles.

Así como una de las llaves del desenlace las tiene Lieberman, también los partidos árabes reunidos en Lista Unida tendrán influencia. 

Los partidos árabes tradicionalmente han mantenido la posición de no apoyar ningún gobierno, pero podrían romper eso para bloquear un gobierno de Netanyahu y apoyar a Gantz.

"Lo principal es que los árabes israelíes hicieron oír sus voces, y lo que quieren es detener un gobierno de derecha liderado por Netanyahu", dijo Ayman Odeh, líder de la Liista Unida, tras conocerse los resultados. "Claramente hay un precio por la instigación", dijo, en relación a comentarios de Netanyahu, cuando acusó a los árabes israelíes de querer cometer fraude para "tomar" el país.

"Nuestra dirección es muy clara", dijo Odeh. "Queremos cambiar el gobierno de Netanyahu, pero no estamos en el bolsillo de nadie." Odeh agregó que considerarían tomar el paso sin precedentes de liderar la oposición formal en el país, algo que ningún partido árabe ha hecho en Israel. Eso le daría la oportunidad de encontrarse con autoridades internacionales de alto rango y acceder a cierta información sensible de seguridad nacional.

Pero que la facción de Odeh apoye a Gantz es difícil. Su Lista Unida incluye desde un partido comunista hasta miembros de la Hermandad Musulmana, que deberían llegar a un acuerdo.

En el caso de Lieberman, también llamó a un gobierno de unidad tras conocerse los resultados, diciendo que el país enfrenta una "emergencia".

El presidente Reuven Rivlin, quien debe elegir a alguien para que forme el próximo gobierno, dijo que había una necesidad de "evitar una tercera elección". No hay indicación hasta el momento sobre a quién otorgará Rivlin la chance de formar gobierno primero, pero tras un resultado inconcluyente similar en abril, eligió a Netanyahu.

Cuando "Bibi" fracasó en la tarea, el Likud votó una ley para disolver el Parlamento y llamar nuevamente a elecciones antes de que Gantz tuviera la chance de intentarlo.

"No es solo que los 2 partidos están empatados, también los bloques están empatadas", dijo Emmanuel Navon, politólogo y experto en política internacional de la Universidad de Tel Aviv. Sucede que los partidos de orientación religiosa de derecha suman 55 asientos, mientras que la centroizquierda tiene 56.

"El presidente deberá conseguir que formen un gobierno de unidad, y Rivlin puede decidir encargarle el trabajo a quien quiera, aunque debe ser realista."