Leído

RUMBO A LAS PRESIDENCIALES 2020

Bloomberg le advierte a Trump que pese a acuerdo parcial con China, no podrá evitar la recesión

Dom, 13/10/2019 - 12:48pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

El pasado viernes 11 de octubre, China y Estados Unidos dieron un paso histórico desde aquel 10 de mayo de 2019, cuando el presidente estadounidense Donald Trump oficializó la suba de aranceles a la importación de productos chinos del 10% al 25%. Se trató de una tregua para lo que sería la firma de un nuevo acuerdo entre Trump y su par chino Xi Jinping a fin de 2019. Sin embargo, la desaceleración de la economía global es un hecho y el paso siguiente sería una profunda recesión, la primera desde 2009. Estados Unidos se encuentra en la recta final de las elecciones presidenciales 2020 y los pasos que dé Trump para evitar la caída de la actividad será central para, entonces, comprender lo que ocurrirá en el resto del mundo.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos.
Contenido

Bloomberg insiste en que "la economía global se tambalea" y que la pregunta en el mundo financiero y las reuniones ejecutivas de compañías multinacionales es si se derrumbará.

Si bien el pasado viernes 11 de octubre China y USA llegaron a una tregua histórica respecto de los aranceles a la importación y se acordó una reunión a fin de año para llegar a un nuevo acuerdo, el debate sobre la primera recesión desde 2009 continúa.

Urgente24 también informó sobre un acuerdo para un Brexit en buenos términos en Europa, pero hay otros factores que determinan el ritmo de la economía en el mundo.

Al respecto, esta semana se llevará a cabo la reunión anual del Fondo Monetario Internacional en Washington. El rastreador global del PIB de Bloomberg Economics muestra que el ritmo de expansión se ha desacelerado a 2.2% en el tercer trimestre, por debajo del 4.7% a principios de 2018.

La nueva jefa del FMI, Kristalina Georgieva, ve un "grave riesgo" de que la desaceleración se extienda, y el martes es probable que reduzca su pronóstico de crecimiento global para 2019 del 3,2%, que ya es el más débil desde 2009.

Blommberg advierte que "los operadores de bonos están ciertamente preocupados: US$14 billones de bonos están dando tasas negativas. Por el contrario, los inversores de renta variable han enviado el índice MSCI World hasta un 14% este año".

Tom Orlik, economista jefe de Bloomberg Economics, dice que "muchas cosas deben ir bien" para que el mundo esquive una desaceleración importante, aquí están los argumentos a favor y en contra de preocuparse por una recesión global en 2020.

En este sentido, la agencia internacional desplegó un punteo de razones para preocuparse:

Guerra comercial

El choque comercial de 18 meses del presidente Donald Trump con el líder chino Xi Jinping ya ha presionado el crecimiento global. Sin embargo, hubo un gran avance el viernes cuando Beijing se inscribió para comprar más productos agrícolas estadounidenses y la Casa Blanca suspendió otra ronda de aranceles. Pero las disputas más espinosas siguen pendientes y algunos deberes siguen vigentes. Los objetivos de Estados Unidos en la guerra comercial se centran en las acusaciones de robo de propiedad intelectual, transferencia forzada de tecnología y quejas sobre subsidios industriales chinos. Trump también podría imponer gravámenes a los fabricantes de automóviles europeos.

Malaise de fabricación

Indudablemente, los fabricantes han sido las mayores víctimas de la guerra comercial, y la actividad mundial se ha contraído durante cinco meses consecutivos. De particular preocupación es el sector automovilístico en problemas, un dolor de cabeza para las economías alemanas y japonesas pesadas en exportaciones. Las empresas están recortando, y la inversión no residencial de EE. UU. Se redujo en el segundo trimestre por primera vez en tres años. La pregunta es si el dolor en las fábricas infecta los servicios y agrega otro elemento a la depresión.

Geopolítica

Además de la escaramuza entre EE. UU. Y China, el Reino Unido y la UE aún no han sellado un acuerdo de Brexit. Estados Unidos está en desacuerdo con Irán después de un ataque con aviones no tripulados en campos petroleros de Arabia Saudita y un petrolero iraní se incendió después de una explosión cerca del puerto de Arabia Saudita de Jeddah el viernes. Eso corre el riesgo de un salto en los precios del petróleo. Las protestas en Irak se han vuelto violentas, Turquía lanzó una ofensiva en Siria y las marchas en Hong Kong podrían llevar a esa economía a la recesión. Argentina enfrenta otra crisis fiscal y parece probable que derroque a un gobierno favorable al mercado, y Ecuador, Perú y Venezuela también tienen problemas políticos. Una investigación de juicio político contra Trump, así como la campaña electoral de 2020, también podría impulsarlo a aumentar su agenda antiglobalización.

Beneficios pellizcados

El crecimiento de las ganancias mundiales se estancó en el segundo trimestre, deprimiendo la confianza empresarial y provocando recortes en el gasto de capital en todo el mundo. Detrás de la reducción de las ganancias: aumento de los salarios de los trabajadores, crecimiento mediocre de la productividad y una falta general de poder de fijación de precios. El peligro es que las corporaciones con ganancias reducidas tomarán el control de sus fuerzas laborales, lo que afectará la confianza de los consumidores y el gasto.
Bancos centrales exprimidos

La política monetaria puede ser más fácil que a principios de año, pero los bancos centrales carecen de municiones y en algunos casos pueden haber sido demasiado lentos para actuar. La Reserva Federal ha reducido su tasa de referencia en aproximadamente 500 puntos básicos en las tres recesiones desde principios de la década de 1990, pero comenzó este año con solo la mitad de esa cantidad disponible. El Banco Central Europeo y el Banco de Japón ya están aplicando tasas negativas con dudas sobre cuánto más pueden llegar.
Gobiernos reacios

El FMI se encuentra entre los que exhortan a los gobiernos a aflojar los presupuestos, pero las señales indican que la política fiscal será reactiva y no proactiva. Aunque Morgan Stanley estima que el déficit fiscal primario ha aumentado al 3.5% del producto interno bruto en las principales economías desde el 2.4% del año pasado, ve que aumentará solo al 3.6% el próximo año. Algunos gobiernos están gastando más, pero China y Alemania, que tienen espacio para el estímulo fiscal, están frenando y Japón acaba de aumentar su impuesto a las ventas.

Es decir, a Trump se lo nota ciertamente preocupado por el ritmo económico de su país y por el humor del electorado, que depende estrictamente de su capacidad de consumo. Está haciendo todo lo posible para que no se desacelere pero no depende solamente de él.