Leído

NO ES LOCURA, ES CÁLCULO

Antropólogo acusa a Bolsonaro de estrategia para avanzar su "proyecto dictatorial" por su respuesta ante el Covid-19

Lun, 06/04/2020 - 1:22pm
Enviado en:
Por Urgente24

Según Luiz Eduardo Soares, antropólogo brasileño y exasesor de seguridad de Luiz Inacio Lula da Silva, Bolsonaro sabe que "la gente va a pasar hambre, de modo que quiere echar la responsabilidad a otros" por la crisis que provocará la pandemia del coronavirus. Si culpar a sus ministros no alcanza, el presidente brasileño -cuya llegada al poder significó el "resurgir del integrismo de los años treinta, un auténtico fascismo brasileño", según Soares dijo al diario La Vanguardia-, podría "provocar un estallido popular en las calles y saqueos" para facilitar el derrocamiento de "las instituciones que resisten el avance del proyecto dictatorial bolsonarista”.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.
Contenido

El antropólogo Luiz Eduardo Soares, exasesor de seguridad de Luiz Inacio Lula da Silva, brindó su mirada en entrevista con el diario La Vanguardia, sobre el comportamiento errático que ha mostrado el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, frente a la pandemia.

Bolsonaro desoye a sus propios ministros manteniéndose en contra de las cuarentenas dictadas en ciudades como Sao Paulo o Río de Janeiro, se muestra en actos públicos tomando cero precauciones y ha lanzado una campaña publicitaria bajo el lema "Brasil no puede parar", alentando a la gente a seguir yendo a trabajar contra toda indicación de la Organizaciónn Mundial de la Salud.

El fin de semana corrieron fuertes rumores de que Bolsonaro ya no está a cargo de las decisiones importantes en Brasil. Algunos medios, como La Política Online, llegaron a calificarlo de "golpe blando" por parte de los militares, quienes habrían colocado al general Walter Braga Neto, a quien ya mencionarían como "Presidente Operativo", en reemplazo. Otros diarios del mundo hablaron de "advertencia" por parte de los militares, mientras algunos de los principales medios brasileños no replicaron la noticia. O Globo, sin embargo, publicó una columna de Bernardo Mello Franco titulada "Bolsonaro, presidente decorativo". Una tercera teoría apunta a que Bolsonaro seguiría dedicándose a la parte económica pero habría perdido la capacidad de tomar decisiones en el tema sanitario. El gobierno brasileño creó un portal en el que detalla cómo va ser asistido cada sector empresarial en medio de la pandemia. Recientemente, el Legislativo aprobó un auxilio de 600 reales (US$ 117) para los más pobres, para afrontar la pandemia.

No está claro quién está al mando ahora en Brasil, lo cierto es que hay una crisis política aguda. A Bolsonaro, dicen algunos, se le habría hecho un vacío por su actitud frente a la pandemia del coronavirus -un acuerdo tácito entre las otras autoridades políticas de pasarlo por alto en todas las decisiones importantes-. Desde este punto de vista, el presidente brasileño estaría más debilitado que nunca.

Sin embargo, para el antropólogo Soares, lo que parece locura irracional es simplemente parte de un cálculo mayor del presidente, pura estrategia. “Hay método en la locura del presidente”, dijo. “Bolsonaro está intentando transferir la responsabilidad a otros para luego echarles la culpa de la tremenda crisis económica por la que vamos a pasar”, afirmó el antropólgo a La Vanguardia. “Hace psicopatología política. (...) Sabe que, sin políticas federales de apoyo económico, la gente va a pasar hambre, de modo que quiere echar la responsabilidad a otros."

Según un estudio citado por la revista Piauí, el 72% de los habitantes de las favelas no pueden aguantar ni una semana si son privados de su renta habitual; el 32% ya tiene problemas a la hora de comprar los alimentos de la cesta básica.

"Si echar la culpa a sus ministros no alcanzara", apunta Soares, Bolsonaro "puede provocar un estallido popular en las calles y saqueos. Esto facilitaría un estado de sitio y podría derrocar las instituciones que resisten el avance del proyecto dictatorial bolsonarista”.

“El presidente busca excusas para decretar un estado de sitio”, aseguró Soares. El antropólogo asegura que con la llegada de Bolsonaro al poder, hay un "resurgir del integrismo de los años treinta, un auténtico fascismo brasileño" y que sus grupos "incorporan algunos liderazgos de las milicias (unos 300.00 paramilitares armados, muchos de ellos expolicías). El presidente Bolsonaro tiene mucho apoyo entre ellos. Está politizando e ideologizando a las milicias, aprovechando organizaciones paralelas. Así que si quiere, tiene para dar un golpe”.