Image
En 2007 ocurrió un ataque cibernético originado en Rusia, contra Estonia, miembro de la OTAN, que expuso la debilidad cibernética de la OTAN, que tuvo que trabajar duro en el tema.