Image
Mal día para los bonos argentinos.