Image
Parientes y amigos de Derek Fudge, asesinado el domingo en el tiroteo de Dayton, Ohio. /REUTERS/Bryan Woolston