Image
La “cuestión social” se viene  agravando y no hay político que se encuentre habilitado para tirar no ya la primera piedra, sino un mísero cascotito.