Image
Macri y Awada, en un vuelo a Roma.