Image
Boris Johnson y Sajid Javid, el ex canciller británico.