Image
Mauricio Macri y el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.