Image
La ministra de Seguridad, Sabrina Frederic, y Alberto Fernández.