Image
Cerca en el asentamiento de Kiryat Arba, en Hebrón. /Foto:REUTERS/Mussa Qawasma