Image
Evo Morales, acorralado por la tensión social.