Los 10 mejores hábitos para adelgazar rápido esos molestos kilos de más

Bajar de peso no tiene por qué ser una situación compleja. Se necesita paciencia y, sobre todo, muchas ganas y voluntad. De todas formas, lo ideal es que no se mate de hambre, sino que encuentre una dieta balanceada que se adapte a sus necesidades. Recuerde: antes de tomar cualquier decisión sobre su alimentación, consulte a su médico.
miércoles, 6 de enero de 2021 · 21:06

Si está buscando bajar de peso rápidamente, puede ser el momento de reconsiderar su estrategia de almuerzo. Si bien muchas personas consideran que el desayuno es la comida más importante del día, el almuerzo le da la energía para terminar el trabajo, mantener a raya los antojos de azúcar de las 3 pm y tal vez hacer ejercicio durante la noche. Sin embargo, no todas las comidas del mediodía son iguales, y si la pérdida de peso es su prioridad, es imprescindible tomar las decisiones correctas.

Aquí, algunos consejos aprobados por expertos y consejos respaldados por la ciencia que lo ayudarán a encaminarlo por el camino correcto.

Elija té verde

Si cree que una gaseosa combina perfectamente con su ensalada o sándwich, piénselo de nuevo. En lugar de agregar muchas calorías vacías y azúcar, combine su almuerzo saludable con una bebida que sea igualmente beneficiosa. El té verde es una excelente bebida para perder peso, gracias a sus catequinas y cafeína que estimulan el metabolismo, que actuarán como el estimulante perfecto para el mediodía.

Ensalada de entrada

Comenzar su comida con una ensalada agregará fibra y antioxidantes a su dieta y disminuirá su consumo total de calorías, según un estudio publicado en la revista Appetite. Las investigaciones muestran que los sujetos que comieron una ensalada antes del plato principal consumieron menos calorías que los que disfrutaron de sus verduras con la comida.

No saltee comidas

Sí, mantener un déficit de calorías conducirá a la pérdida de peso, pero escatimar en el almuerzo no le hará ningún favor a su dieta. Una comida saciante al mediodía te ayudará a superar el resto del día y a resistir los antojos, así que no temas comer un plato de comida completo y equilibrado. Incluya proteínas adecuadas y grasas saludables como nueces o palta para aumentar la saciedad.

Dígale no a la pasta

Un banquete de pasta no solo perjudicará sus esfuerzos de dieta; también puede dañar su productividad durante el resto del día. Una comida alta en carbohidratos hará que se sienta lento y listo para una siesta.

Añada proteínas

Las pechugas de pollo a la plancha para incorporar proteína pueden volverse rutinarias y aburridas. Los garbanzos y las lentejas son una buena opción porque su combinación de proteína y fibra es muy efectiva cuando se trata de sofocar el hambre. Se puede hacer sopa de lentejas, ensalada de porotos y verduras con garbanzos encima. 

Agregue más verduras

Los productos frescos están cargados de agua, vitaminas, minerales y antioxidantes, todo por muy pocas calorías. Intente agregar una porción adicional de verduras a su almuerzo y su cintura se lo agradecerá.

Opte por cereales integrales

La diferencia entre el trigo y el blanco va mucho más allá del color del pan. Es asombroso la gran diferencia que puede hacer en su peso al cambiar granos enteros por granos refinados. Los carbohidratos complejos tienen más proteínas y fibra, dos nutrientes que son clave para sentirse lleno por más tiempo. Esa plenitud ayudará a prevenir los snacks de media tarde, donde es probable que busque algo poco saludable. 

Coma algo poco saludable alguna vez a la semana

Incluso las personas que hacen dieta y los expertos en nutrición más devotos abogan por derrochar de vez en cuando. Planificar comidas "de trampa" ocasionales puede ayudarlo a mantenerse encaminado el resto de la semana. Si quiere darse un capricho el viernes por la tarde, intente que los almuerzos previos al mismo sean lo más saludables y llenos de verduras posible.

Decidir qué comer con el estómago lleno

Es mucho más difícil elegir alimentos responsables cuando se está muriendo de hambre. En lugar de esperar hasta el último minuto para almorzar y comer todo lo que está a la vista, es recomendable comer cada cuatro o cinco horas. Las comidas y los refrigerios regulares le ayudarán a mantener bajo control el azúcar en la sangre y controlar los antojos de alimentos. 

Salga a caminar

Puede que no siempre sea posible, pero evite quedarse adentro todo el día siempre que pueda. En su lugar, tómese un tiempo para caminar afuera y tomar aire fresco. Hacer incluso un poco de actividad física puede ayudarlo a relajarse y despejar la mente. El estrés, a menudo, conduce a comer en exceso, por lo que tomarse un tiempo para relajarse después de una mañana ajetreada puede ayudarlo a consumir menos calorías durante la tarde.