Cómo controlar las emociones: estrategias para tener una vida más sana

Los cambios de humor y las emociones intensas pueden provocar pensamientos negativos o no deseados que eventualmente desencadenan sentimientos de desesperanza o desesperación. No se preocupe, existen formas de controlarlas. Es importante que también busque ayuda profesional.
martes, 5 de enero de 2021 · 21:45

La capacidad de experimentar y expresar emociones es más importante de lo que imagina. Como respuesta sentida a una situación dada, las emociones juegan un papel clave en sus reacciones. Cuando estás en sintonía con ellas, tienes acceso a conocimientos importantes que te ayudan con la toma de decisiones, el éxito de la relación, interacciones del día a día cuidados personales. Si bien las emociones pueden tener un papel útil en su vida diaria, pueden afectar su salud emocional y sus relaciones interpersonales cuando comienzan a sentirse fuera de control.

Cualquier emoción, incluso júbilo, alegría u otras que normalmente consideraría positivas, puede intensificarse hasta un punto en el que se vuelve difícil de controlar. Sin embargo, con un poco de práctica, puedes recuperar las riendas. Dos estudios de 2010 sugieren que tener buenas habilidades de regulación emocional está relacionado con el bienestar.

A continuación, se incluyen algunos consejos para comenzar.

1. Mida el impacto de sus emociones

Las emociones intensas no son del todo malas, hacen que nuestras vidas sean emocionantes, únicas y vibrantes. Los sentimientos fuertes pueden significar que aceptamos la vida por completo, que no reprimimos nuestras reacciones naturales.

Es perfectamente normal experimentar algo de abrumador emocional en ocasiones: cuando sucede algo maravilloso, cuando sucede algo terrible, cuando siente que se ha perdido.

Entonces, ¿cómo se sabe cuando hay un problema? Las emociones que regularmente se salen de control pueden llevar a: conflicto de relación o amistad, dificultad para relacionarse con los demás, problemas en el trabajo o la escuela, necesidad de consumir sustancias para ayudar a controlar sus emociones y arrebatos físicos o emocionales.

Encuentre algo de tiempo para hacer un balance de cómo sus emociones incontroladas están afectando su vida diaria. Esto facilitará la identificación de las áreas problemáticas (y el seguimiento de su éxito).

2. Regulación, no represión

Cuando reprime las emociones, está impidiendo experimentar y expresar sentimientos. Esto puede suceder conscientemente o inconscientemente. Esto puede contribuir a la aparición de problemas tales como ansiedad, depresión, problemas de sueño, tensión muscular y dolor y dificultad para manejar el estrés.

Cuando aprenda a controlar las emociones, asegúrese de no simplemente esconderlas debajo de la alfombra. La expresión emocional saludable implica encontrar un equilibrio entre las emociones abrumadoras y la ausencia de emociones. 

3. Aceptar las emociones

Si está tratando de mejorar en el manejo de las emociones, puede intentar restarle importancia a sus sentimientos. Cuando hiperventila después de recibir buenas noticias o se derrumba en el suelo gritando y sollozando cuando le pasa algo angustiante, puede decirse a sí mismo que se calme. Pero esto invalida su experiencia. Aceptar las emociones a medida que surgen le ayuda a sentirse más cómodo con ellas.

Aumentar su comodidad en torno a las emociones intensas le permite sentirlas por completo sin reaccionar de manera extrema e inútil. Para practicar la aceptación de emociones, intente pensar en ellas como mensajeros. No son "buenos" ni "malos". Son neutrales. Tal vez a veces le hagan surgir sentimientos desagradables, pero aún le brindan información importante que puede usar.

4. Sepa cuando expresarse

Hay un momento y un lugar para todo, incluidas las emociones intensas. Sollozar incontrolablemente es una respuesta bastante común ante la pérdida de un ser querido, por ejemplo. Gritar contra la almohada, incluso golpearla, podría ayudarlo a aliviar un poco la ira y la tensión después de haber sido abandonado.

Sin embargo, otras situaciones requieren cierta moderación. No importa cuán frustrado esté, gritarle a su jefe por una acción disciplinaria injusta no ayudará. Ser consciente de su entorno y de la situación puede ayudarlo a aprender cuándo está bien dejar salir los sentimientos y cuándo es posible que desee sentarse con ellos por el momento.

5. Pruebe meditar

La meditación puede ayudarlo a aumentar su conciencia de todos los sentimientos y experiencias. Cuando medita, se está enseñando a sentarse con esos sentimientos, a notarlos sin juzgarse ni intentar cambiarlos o hacer que desaparezcan.

Como se mencionó anteriormente, aprender a aceptar todas sus emociones puede facilitar la regulación emocional. La meditación ayuda a aumentar esas habilidades de aceptación. También ofrece otros beneficios, como ayudarlo a relajarse y dormir mejor.

Tip extra: busque ayuda profesional

Si sus emociones continúan siendo abrumadoras, puede ser el momento de buscar apoyo profesional. La desregulación emocional persistente o a largo plazo y los cambios de humor están relacionados con ciertas afecciones de salud mental. Un terapeuta puede ofrecer apoyo sin juicios mientras usted explora las razones de esas emociones desmedidas y aprende cómo controlarlas.