Al día siguiente de su investidura, Jair Bolsonaro decidiò despojar de contenido a la Fundación Nacional del Indio (Funai), que protege a los indígenas y sus territorios desde 1967, creado por Sydney Possuelo, transfiriendo sus funciones al Ministerio de Agricultura, a cargo de Tereza Cristina Correa, la empresaria rural que como diputada impulsó el uso de pesticidas. Al igual que Donald Trump, Bolsonaro es un negacionista del cambio climático. Pero la transferencia por decreto fue bloqueada por el Senado. Mientras transcurre la riña política, los buscadores de oro siguen eliminando la foresta, un atentado contra la Tierra de todos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario