Leído

100% ENERGÍA RENOVABLE

Suecia no tiene Vaca Muerta pero con Markbygden no necesita petróleo

Lun, 25/11/2019 - 7:52pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Decenas de trabajadores están instalando cada semana 2 turbinas en torres de 130 metros de altura en una gélida zona en el norte de Suecia, donde el sol casi no aparece durante meses. Más de 170 de las máquinas ya se encuentran ubicadas en terrenos de compañías forestales, cubierta por millones de abetos jóvenes y mucha nieve. Es el parque eólico terrestre más grande de Europa. Una red de granjas o parques eólicos que pretende cumplir con los objetivos del Gobierno para 2040 (100% energías renovables) y mantener el superávit energético del país nórdico.

Suecia apuesta mucho por la energía eólica con instalaciones en el norte de su territorio.
Contenido

Markbygden es el nombre del conjunto de granjas eólicas interconectadas que levanta Suecia. Esta industria, que dependía de los subsidios, ahora es capaz de autosustentarse ante las fuerzas de los mercados. Y es un adelanto de las gigantes instalaciones que se levantarán en todos los países para cumplir con los objetivos climáticos que se discutirán en la conferencia COP25 de la Organización de Naciones Unidas en Madrid (España) la próxima semana.

Desarrollado por Svevind, la instalación de Markbygden se extiende por miles de metros cuadrados en el norte de Suecia. Cuando todo comenzó en 2012 solo había 6 trabajadores, mientras que ahora alcanza picos entre 600 y 700 empleados. La mayoría de ellos se alojan en la cercana ciudad Pitea (de 24.000 habitantes).

Hay otros proyectos que cuentan con el respaldo de empresas como OX2 y Arise, y se espera que la producción de energía eólica se duplique en los próximos 3 años. Las empresas aseguran que prefieren Suecia a Alemania por la facilidad para obtener permisos para impulsar grandes parques eólicos.

Suecia se está preparando para eliminar los combustibles fósiles y funcionar 100% a base de renovables hacia el año 2040. 

Ya en 2016 el 57% de sus necesidades se cubrieron con energía hidráulica, eólica y otras fuentes naturales. Ahora van por el total. 

Parte del plan incluye aprovechar el enorme potencial de la energía eólica e ir eliminando gradualmente las centrales nucleares porque la energía atómica resulta muy cara a causa de las normativas de seguridad y al alto coste de gestionar los residuos nucleares a largo plazo. 

Las energía renovables son mucho menos caras de instalar y de mantener, y Suecia tiene muchos lugares muy adecuados para colocar turbinas eólicas a gran escala.

Para prevenir cualquier dificultad causada por la naturaleza esporádica del viento, Suecia combinará lo eólico con energía hidráulica e interconexiones con otros países para «salvaguardar el suministro incluso en días fríos de invierno, cuando no sopla el viento». 

En tanto, Dinamarca también produce energía eólica a gran escala y exporta su excedente a Alemania, Suecia y Noruega. 

Desagregado de Dinamarca, en porcentaje del total:

Eólica: 57%.
Hidroeléctrica: 22%.
Mareomotriz: 9%.
Nuclear: 5%.
Térmica: 7%.

En Islandia, casi el 100% de su electricidad es generada con energía renovable, tanto hidráulica como geotermal.

En Islandia se utiliza la energía geotérmica para la calefacción de los edificios: el 85% de las viviendas del país se calientan con esta energía.

En el caso de Suecia, el parque eólico ha atraído a inversores de un amplio espectro del mundo de la energía. 

Empresas como General Electric y Macquarie Group destinarán US$ 7.000 millones en granjas eólicas en Suecia ante el cierre de 2 reactores nucleares en la planta nuclear de Vattenfall, previsto para fines de 2020.

"Cuando comenzamos esto, arrendamos tierras que pocas personas querían usar", dijo  Mikael Kyrk, jefe de operaciones en Svevind. "Elegimos una zona muy escasamente poblada pero con buenos vientos donde los intereses de los propietarios encajan muy bien con nuestros intereses". 

Svevind confía en ayudar a mantener un superávit nacional energético yo exportar a través de nuevos cables tanto a Alemania como al Reino Unido.

"Cuando se trata de energía eólica, Suecia tiene más en común con Texas que el resto de Europa", explicó a Bloomberg, Roland Flaig, líder de la energía renovable en RWE, en Suecia. "Unos pocos pero muy grandes propietarios de tierras hacen posible construir parques más grandes".

Cuando la instalación se complete durante la próxima década, estará conectada por una red de caminos de ripio que se extenderán por una distancia que supera a la que hay entre Londres y París.

Pero en otros mercados también hay una tendencia en progreso.

Un informe de la Asociación de Energía Renovable de Portugal informó en marzo 2019 que la generación con fuente renovable logró 103,6% de la demanda de todo el país. De este porcentaje, 55.5% fue hidroeléctrica y 40.2% eólica, mientras el restante fue energía solar.

El país se ahorró 21 millones de euros anuales y la emisión de 1,8 millón de toneladas de carbono.

A su vez Noruega logró entre 98% y 100% de producción limpia gracias a la hidroeléctrica que ocupa más del 96% de su generación.  Entre 2% y 4% proviene de la energía eólica, solar y bio-energía. 

Y ha acelerado su plan de autotransporte verde: en menos de una década quiere que todos sus vehículos sean eléctricos.

Otro caso interesante sucede en Costa Rica, que ya en 2017 el país logró 300 días de energía 100% renovable gracias a su generación hidroeléctica. En 2018 ha anunciado la prohibición de combustibles fósiles. 

Costa Rica avanza para convertirse en el 1er. país latinoamericano 100% renovable aprovechando recursos hidroeléctricos, geotérmico, solar y biomasa.

World Wildlife Fund (WWF) indica que lo está consiguiendo. Energía Limpia XXI señala que el informe de WWF demuestra que Costa Rica tiene un potencial de 223.000 gigavatios por año de hidroelectricidad, del cual 10% está siendo explotado, y posee una gran capacidad de generación geotérmica y eólica.

El gobierno se planteó llegar a 2021 con una matriz energética 100% basada en fuentes renovables a partir de energía eólica, hidroeléctrica, biomasa y solar.

A su vez, Uruguay viene invirtiendo cada año el 3% de su Producto Interior Bruto (PIB) en una reforma estructural para lograr la soberanía energética. 

Energía Limpia XXI destaca que en los últimos 6 años Uruguay ha invertido más de US$ 22.000 millones en energía removable sostenible y surge como el líder regional, aprovechando sus vientos extraordinarios.