Leído

LLAMATIVO

Si no cambia su política fiscal, Alemania tendrá deuda 0% en 2050

Lun, 30/09/2019 - 11:06am
Enviado en:
Por Urgente24

Alemania se niega a conceder estímulos fiscales pese a encontrarse a las puertas de una recesión. Su deuda pública desciende por la falta de incentivos a los ahorristas. Aunque parezca mentira, afirman que esto es una catástrofe para el mercado de capitales global.

Contenido

Una Alemania sin deuda dentro de 20 años. Este es el escenario de 'ciencia ficción' sobre el que alerta la gestora de fondos AXA IM ante la tendencia que marca la "locura" que se vive en la Eurozona: bonos con rentabilidad negativa, la próxima reanudación de compras de deuda por parte del Banco Central Europeo (BCE) y la falta de ganas por parte de los gobiernos de llevar a cabo estímulos fiscales para cambiar la situación.

Los bancos centrales han sido una de las referencias fundamentales para los mercados en septiembre. Tanto la Reserva Federal estadounidense (Fed) como el BCE se enfrentaron a sendas reuniones clave, esperadas desde semanas antes por los analistas. 


El día 12/09 fue la reunión del eurobanco y recortó la tasa de depósito al -0,5%, además de decidir retomar el programa de compras netas de bonos (QE por sus siglas en inglés, quantitative easing) tras 'abandonarlo' en diciembre.

Desde el 01/11, el BCE adquirirá (de nuevo) al mes 20.000 millones de euros en deuda de los distintos gobiernos de la Eurozona. El tope de compras será del 33% de deuda por emisor y respetará las claves de capital, por lo que su alcance será limitado.

El BCE ha evitado hacer del QE una herramienta decisiva contra la desaceleración económica de la zona euro. Para él, esto es tema de los gobiernos y su espacio fiscal para implementar medidas de estímulo. 

"Es hora de que la política fiscal se haga cargo", dijo Mario Draghi, presidente saliente del BCE.

Esto es lo que hacen Holanda, Austria y Alemania (la mayor economía de la zona euro). 

En una entrevista publicada este lunes 30/09 por Financial Times, Draghi ha insistido en que "hay países que tienen espacio fiscal y no lo usan".

Pero hay mucha polémica.

La alemana Sabine Lautenschläger abandonó la semana pasada su puesto dentro del comité ejecutivo del BCRA. Ella era una 'halcón', que rechazaba las decisiones de Draghi (considerado 'paloma', favorable a políticas monetarias expansivas).

Jens Weidmann, el presidente del banco central de Alemania (Bundesbank), otro 'halcón', ya dijo que, con el nuevo QE, el BCE había ido "demasiado lejos".

Para él, se está premiando a quienes gestionan mal a sus países.

Esto suecede en un momento en el que la renta fija de la Eurozona estaba en mínimos históricos. El interés del bono alemán a 10 años (bund), tomado como referencia en el mercado (ya que la deuda germana se considera la más solvente), se encuentra por debajo del -0,5%. 

Y 2 semanas antes tocó mínimos en -0,712%. 

Ya no es nada habitual que el 'papel' alemán cotice por debajo del 0%. 

El bund volvió a marcar rentabilidades negativas a finales del pasado marzo. No ocurría desde mediados de 2016.

El 70% de la renta fija global marca rendimientos negativos. "Un territorio sin precedentes" al que se ha dirigido el mercado en los 2 últimos meses, aseguran. 

Ellos advierten de que "los inversores basados en euros deben afrontar como una nueva normalidad que los tipos de interés comiencen con el signo menos (-)".

Con este escenario, AXA IM observa una predisposición en el mercado que podría llevar a un escenario en el que Alemania redujera su deuda al 0% del PIB en 2037. 

"La deuda alemana ya está bajando y bajando y bajando", dijo Laurent Clavel en un encuentro con periodistas. El endeudamiento de de Alemania se situó en el 60,9% a cierre de 2018 y se espera que acabe 2019 en el 58%.

"El gobierno alemán está ahorrando dinero. Mucho dinero", afirmó el responsable de AXA IM Research. 

Por tanto, si no se diera una nueva recesión en las 2 décadas venideras, la disminución de la deuda germana, el superávit del país y las compras de bonos del BCE acabarían provocando la desaparición del bund: "Progresivamente habría menos y menos bunds que comprar", indicó.

No obstante, Laurent Clavel, de AXA IM, entiende que la desaparición total de la deuda alemana en menos de 20 años es tan solo una tendencia. Sin embargo, él alerta de la "locura" que ya se vive en el mercado de renta fija y de que "precisamente porque es una tendencia, si (los gobiernos) no hacen nada los intereses (de los bonos) no van a repuntar".

De esta manera, al igual que el presidente del BCE, Clavel señala directamente a los gobiernos como pieza clave para cambiar la situación. O más bien, a las políticas fiscales que considera que deben llevar a cabo. 

"Esta locura va a parar cuando haya más deuda, si hay estímulos fiscales", remarcó el analista.

Pese a ello, desde AXA IM se muestran "escépticos" a que el Ejecutivo germano lleve a cabo un "estímulo fiscal sustancial inminente". 

El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, aseguró a principios de agosto que el país tiene capacidad para inyectar miles de millones de euros a la economía, aunque no se mostró predispuesto a ello.

Asimismo, según informó Bloomberg pocos días después, el Bundesbank se mostró en contra de los posibles estímulos fiscales, a pesar de que la economía germana está a las puertas de entrar en recesión técnica.