Leído

RENEGOCIACIÓN DE LA DEUDA

NY Times contra "bonistas tontos" mientras un grupo propone sólo 6 meses de gracia

Mie, 20/05/2020 - 9:26am
Enviado en:
Por Urgente24

En una columna de opinión publicada en el New York Times se apoyó a la Argentina en la renegociación de deuda con bonistas: "Los gobiernos no podrán contener la pandemia si se ven obligados a utilizar la moneda extranjera escasa para hacer pagos de deuda insostenibles".

Negociaciones en Wall Street para aplanar la curva de vencimientos de deuda argentina.
Contenido

Mark Weisbrot, es codirector con Dean Baker, del Centro de Investigación Económica y Política en Washington, D.C. Weisbrot es presidente de Just Foreign Policy, una organización no gubernamental dedicada a reformar la política exterior de los Estados Unidos.

Él fue uno de los que firmó la carta abierta encabezada por el Premio Nobel Joseph Stiglitz.

Ayer (19/05), publicó una columna en el New York Times en el que describió parte de las renegociaciones de deuda argentina por unos US$68.000 millones y disparó: "Si los gobiernos se ven obligados a usar moneda extranjera escasa para hacer pagos de deuda insostenibles, no podrán pagar la atención médica, las pruebas, el equipo médico e incluso medidas de "distanciamiento social" para contener la pandemia del coronavirus. Y si la austeridad prolonga o profundiza las crisis económicas, los problemas de lidiar con la crisis de salud empeoran.

Estos son los tipos de decisiones terribles que las negociaciones de deuda soberana podrían sentar el precedente en los próximos meses".

En este sentido, describió que "el Programa Mundial de Alimentos proyecta que el número de personas que estarán al borde de la inanición este año aproximadamente se duplicará, de 135 millones a 265 millones. En 2020 y 2021, los pagos de los países de ingresos bajos y medianos solo por su deuda externa pública se elevarán a entre $2.6 billones y $3.4 billones. Argentina se encuentra entre los muchos países cuya carga de deuda actual es insostenible. Algunos de los acreedores más grandes rechazaron la oferta inicial del gobierno, pero serían tontos si obligaran a Argentina a dejar de pagar. Esto podría suceder el 22 de mayo cuando expire un período de gracia para el pago de intereses, o antes si las negociaciones se rompen".

Weisbrot apoyó el análisis de deuda del gobierno argentino y el FMI sobre la insostenibilidad e insistió que los peligros por el impacto del coronavirus son mucho mayores para los países de bajos y medianos ingresos, como en América Latina. "La pérdida de ingresos por exportaciones puede conducir a crisis de balanza de pagos porque la economía depende de estos ingresos en dólares para pagar las importaciones y el servicio de la deuda. El resultado puede ser la escasez de importaciones esenciales, incluso que salvan vidas; así como la deuda y las crisis financieras que alimentan recesiones prolongadas e incluso depresiones", analizó.

"De hecho, algunos de estos peligros se materializaron en Argentina antes de la crisis de Covid-19 y la recesión mundial: un acuerdo de préstamo del FMI con el gobierno anterior por un récord de $ 57 mil millones en 2018 requirió un presupuesto más estricto y políticas monetarias. El resultado fueron tasas de interés exorbitantemente altas, una fuerte depreciación del peso y una alta inflación, así como un aumento del endeudamiento externo y la profunda recesión que continúa hasta nuestros días.

Argentina ha presentado una propuesta razonable para reestructurar su deuda en moneda extranjera con acreedores privados. Su última oferta pospone los pagos de la deuda por los próximos tres años. Extiende los vencimientos y reduce las tasas de interés en el futuro de un promedio de aproximadamente 7 por ciento a 2.3 por ciento. Hay una reducción mínima en el capital", concluyó.

Grupo de bonistas

En tanto, el grupo de bonistas llamado Exchange Bondholder Group, integrado por HBK Investments, Monarch Alternative Capital LP, Oaktree Capital Management, LP, Pharo Management (UK) LLP, Redwood Capital Management, LLC y VR Capital Group, detalló parte de su propuesta.

Ellos primero detallaron que sus Bonos de Intercambio están compuestos por bonos Par y Discount. "Los bonos Discount aceptaron una reducción del 67% en el monto del reclamo en el momento de los intercambios de 2005 y 2010. Los bonos a la par no sufrieron ninguna reducción en el monto del reclamo, pero aceptaron un interés bajo (por debajo de las tasas vigentes en bonos del Tesoro estadounidenses sin riesgo) e incluso extensiones de vencimiento más largas que los bonos con descuento", subrayaron. 

En cuanto a lo concreto, ellos proponen: Los bonos de descuento y par existentes se intercambiarían por nuevos bonos de manera par por par. "Se emitirían dos bonos nuevos: a) un bono 2033 con siete pagos de amortización anuales a partir de 2027, y b) un bono 2040 con siete Pagos anuales de amortización a partir de 2034", agregaron.

A su vez, informaron que, de acuerdo a su propuesta, los nuevos bonos comenzarían a devengar intereses solo en noviembre de 2020 con el primer cupón pagadero en mayo de 2021. Hasta noviembre de 2020, los nuevos bonos estarían libres de intereses. Otras concesiones de tasas de interés en los años siguientes se hacen a través del aumento gradual en la tasa de cupón, así como la tasa de cupón terminal más baja. Los bonos tendrían estructuras de cupones adicionales, con cupones iniciales bajos que subirían a tasas de cupones terminales de 5.875% en USD.

Respecto al valor de los nuevos bonos, comunicaron que "sería determinado en última instancia por el mercado. No hay forma de pronosticar con precisión los rendimientos a los que la deuda de Argentina se negociaría después de la reestructuración, y esos rendimientos fluctuarán con el tiempo. Sin embargo, como punto de referencia, utilizando un hipotético rendimiento compuesto semestral del 10% hasta el vencimiento, estimamos que el valor del bono 2033 en USD sea 62.4% y el bono 2040 en USD sea 52.5%".

En cuanto al interés acumulado, propusieron: "Todos los intereses acumulados impagos de los bonos de cambio se pagarían a los tenedores en efectivo al cierre del nuevo intercambio".

"Los nuevos bonos se emitirían tanto en USD como en EUR, a opción del canje del bono. Los bonos tendrían estructuras de cupones adicionales, con cupones iniciales bajos que subirían a tasas de cupones terminales de 5.875% en USD", concluyeron.