Leído

NEGOCIOS EN PANDEMIA

Buffett se arrepiente del aerocomercio y Wall Street demora 'data' para que no se derrumbe el mercado

Lun, 04/05/2020 - 10:27am
Enviado en:
Por Urgente24

Buena noticia para el mercado aerocomercial: la aerolínea de bajo costo, Norwegian Air Shuttle, llegó a un acuerdo de última hora con tenedores de bonos para un canje de deuda por capital, acercándose a la obtención de un paquete de rescate del gobierno necesario para evitar el colapso financiero. El presidente ejecutivo, Jacob Schram, dijo que la aerolínea ahora estaba "un paso más cerca" de obtener la calificación NKr3bn en garantías de préstamos del gobierno noruego. El próximo obstáculo será convencer a los grupos de alquileres para que respalden los planes de la aerolínea antes de una reunión extraordinaria de accionistas el lunes 04/05. Norwegian Air advirtió que faltan semanas para quedarse sin efectivo, pero el gobierno de Oslo condicionó su asistencia a que aumente su índice de capital, tanto al convertir 15% de su deuda total en capital como con otras herramientas. Pero hay otras malas noticias.

Warren Buffett.
Contenido

En tanto, el administrador de inversiones Warren Buffett admitió que se había equivocado invirtiendo tanto en el negocio aerocomercial, del que se apartó durante la pandemia de coronavirus vendiendo en forma apresurada las participaciones de su empresa, Berkshire Hathaway, en 4 aerolíneas estadounidenses, anticipó Eric Platt, desde Nueva York, para Financial Times.

Buffett dijo en abril vendió la reunión anual virtual de Berkshire que endió las participaciones en American Airlines, Delta Air Lines, Southwest Airlines y United Airlines.

"Resulta que estuve equivocado", dijo el hombre ícono de Wall Street. "El negocio de las aerolíneas -puedo estar equivocado y espero estar equivocado-, ha cambiado de una manera muy importante".

Berkshire vendió más de US$ 6.000 millones en acciones relacionadas con el negocio aerocomercial.

Decano del mundo inversor, Buffett realizó por videoconferencia su popular reunión anual de inversores en Berkshire Hathaway, y culpó a su anterior decisión de invertir en el negocio aerocomercial la baja en la rentabilidad de Berkshire .

"No sé si dentro de 2 o 3 años si tantas personas volarán tantas millas como lo hicieron el año pasado", dijo.

“Si el negocio vuelve al 70% u 80%, el negocio no desaparece. Tienes demasiados aviones", dijo él.

Buffett también dijo que había decidido no prestar grandes sumas de dinero tal como sí lo hizo durante el capítulo profundo de la crisis financiera 2008 porque Berkshire no estaba encontrando oportunidades atractivas donde incursionar.

"No hemos visto nada atractivo", dijo él. La Reserva Federal hizo lo correcto y con prontitud y los aplaudo por ello".

Según él, los jefes corporativos y los financistas le deben a los responsables de las políticas de la Reserva Federal un agradecimiento por la velocidad y la ferocidad con la que respondieron a la congelación del mercado crediticio en marzo, cuando las empresas dejaron de ingresar el dinero necesario para mantener sus operaciones.

La Fed se movió rápidamente para ayudar a descongelar los mercados de capitales, acordó comprar bonos corporativos de grado de inversión e intercambiar fondos negociados invertidos en 'créditos basura' al mismo tiempo que trabajaba para respaldar los fondos del mercado monetario y el mercado de papel comercial.

Esas acciones, agregó Buffett, significaron que las compañías que en el pasado habrían necesitado recurrir a Berkshire para obtener fondos han podido conseguirlo en otro lugar. Los rendimientos de los bonos corporativos tanto de grado de inversión como de alto rendimiento han caído desde los picos alcanzados en marzo, cuando la reciente caída del mercado fue más severa.

"Estábamos empezando a recibir llamadas", dijo, refiriéndose a las empresas que buscan inversiones. "Algunos de ellos pudieron obtener dinero en el mercado público francamente en términos mejores que los que podríamos haberles dado".

Según el proveedor de datos financieros Refinitiv, las compañías de todo el mundo pidieron prestados más de $ 1,1 billón a través de los mercados de bonos en marzo y abril, 2 meses récord. 

S&P Global Market Intelligence informó que las compañías habían retirado líneas de crédito renovables por un valor de más de US$ 250.000 millones.

MiPymes

Una 2da. ronda de rescate para pequeñas empresas estadounidenses ha otorgado más de la mitad de su financiación total en días, y el gobierno busca ahora ayudar a las "pequeñas empresas más pequeñas" (microemprendientos).

El tramo otorgó US$ 175.000 millones, o más del 55% de su financiamiento total en sus primeros 6 días, dijo la Administración de Pequeñas Empresas, que supervisa la aplicación de los fondos por los bancos.

El préstamo promedio otorgado en esta ronda fue de US$ 79.000, en comparación con el tamaño de préstamo promedio de más de US$ 200.000 para el primero, mostraron datos de la SBA.

La reducción del tamaño del préstamo en las 2,2 millones de compañías que ayudaron en la 2da. ronda fue "otro indicador de que el programa tiene una base amplia y ayuda a las pequeñas empresas más pequeñas", dijeron el jefe de la SBA, Jovita Carranza, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado conjunto.

La 1ra. ronda incluyó escándalos porque llegó a otorgar millones a grandes empresas que no fueron los beneficiarios previstos de un plan para ayudar a las empresas más pequeñas a mantener al personal.

Desde entonces, el Tesoro ha prometido revisar todos los préstamos por más de US$ 2 millones para efectivamente priorizar el acceso a empresas que se ajusten al perfil de la asistencia

Fervor nacionalista

No obstante, es notable el contraste del presente de falta de adquisiciones e inversiones en acciones preferentes por parte de Berkshire con sus inversiones en la crisis financiera de 2008 en Goldman Sachs, General Electric y Bank of America. 

"No todas las oportunidades llegarán en los primeros 2 o 3 meses", dijo James Shanahan, un analista que sigue a Berkshire en Edward Jones. “Vendrán con el tiempo y si Berkshire no puede prestar en condiciones que les sean favorables, no pondrán la capital a trabajar. Solo puedes concluir que es paciente y disciplinado".

Buffett estuvo junto a su vicepresidente Greg Abel, pero sin su habitual compañero de combate Charlie Munger y los más de 40.000 accionistas que normalmente llegan a Omaha, Nebraska, cada año para este evento. 

Berkshire aconsejó a los accionistas quedarse en casa. 

El llamado 'Oráculo de Omaha' comenzó la reunión con una lección de historia de 1 hora, recordando a sus seguidores que USA había resistido y prosperado después de otras crisis: la Gran Depresión, la Guerra Civil y el estallido de la 'gripe española', con una serie de diapositivas en blanco y negro con leyendas escritas en letra Times New Roman, informó FT.

Por ejemplo: "Nunca apuestes contra América". 

Otra: "Pero nunca, nunca, apuestes contra Estados Unidos".

"Enfrentamos grandes problemas en el pasado", dijo. “No hemos enfrentado problemas exactamente como éste pero enfrentamos problemas más difíciles y el milagro estadounidense, la magia estadounidense siempre ha prevalecido y lo volverá a hacer".

La compañía ha perdido US$ 49.700 millones en el 1er. trimestre después de que su cartera de acciones se vio afectada en el marco de una venta masiva en el mercado. Las ganancias generadas por el negocio de seguros de Berkshire ayudó a elevar las ganancias operativas generales en 6% pero cayeron las ganancias en las subsidiarias involucradas en transporte, energía y manufactura.

El mercado con salvavidas

Más de 160 compañías en el S&P 500 han retirado o suspendido su proyección financiera, según Wells Fargo Securities. En una reciente llamada de ganancias, Evan Greenberg, director ejecutivo de Chubb Ltd., dijo que si bien la compañía de seguros no brinda orientación, la crisis económica provocada por la pandemia afectará a las empresas, aunque "el grado de impacto en los ingresos es simplemente desconocido."

Sin embargo, todavía Wall Street intenta no darse por notificado.

Karen Langley y Caitlin Ostroff explicaron en The Wall Street Journal

"La pandemia de coronavirus ha superado las expectativas de ganancias corporativas y crecimiento económico, oscureciendo la perspectiva de los mercados financieros que algunos inversores dicen que es como si estuvieran ciegos.

En tiempos ordinarios, muchos inversionistas consideran que las proyecciones de ganancias son un factor crítico para determinar qué acciones valen y buscan pronósticos para métricas como el producto interno bruto para medir la salud de la economía.

Ahora, a medida que la pandemia interrumpe las industrias, desde los viajes hasta la fabricación y el comercio minorista, el único consenso es que esas medidas están condenadas a caer.

Aun así, las acciones continúan subiendo, con el S&P 500 subiendo un 27% desde su mínimo de marzo. Los administradores de dinero atribuyen gran parte de la recuperación al estímulo de la Reserva Federal, pero la desconexión entre el aumento de los precios de las acciones y la falta de visibilidad en la economía ha dado un tono inestable a la recuperación.

Muchos inversores dicen que dudan en volver al mercado cuando aún queda mucho por aclarar, pero también temen perderse si las acciones siguen subiendo.

Hasta qué punto caerán las ganancias es un tema de gran debate. El desacuerdo entre los analistas se ha disparado, y la dispersión de las estimaciones para las ganancias de la compañía S&P 500 durante el próximo año fiscal completo alcanzó el nivel más alto en marzo desde mayo de 2009, según BofA Global Research.

"Estamos volando en la oscuridad aquí", dijo Ted Chang, gerente de cartera de Thornburg Investment Management, que tiene US$ 38.000 millones en activos bajo administración. "Todo lo que cualquiera puede decir con certeza es que las estimaciones tienen que bajar, y nadie puede decir que necesitan bajar por la cantidad X, Y o Z".

Los inversores analizarán los informes de ganancias esta semana de compañías como Walt Disney Co., General Motors Co. y Hilton Worldwide Holdings Inc. y buscarán pistas sobre el pronóstico para el resto del año en el informe de empleo de abril.

La visión nebulosa de las perspectivas para las empresas estadounidenses presenta un desafío para los administradores de dinero que ya han sufrido un viaje salvaje este año. El S&P 500 cayó un 34% entre el 19/02 y el 23/03, pero desde entonces se ha recuperado bruscamente, reduciendo sus pérdidas del año al 12%.

Los analistas que pronostican resultados para compañías individuales esperan que las ganancias del S&P 500 disminuyan un 18% este año, según FactSet, un cambio radical respecto de su pronóstico a principios de año para un crecimiento del 9.2%. Esa estimación ha continuado bajando en las últimas semanas a medida que los resultados del primer trimestre han llegado desde aproximadamente el 55% de las compañías en el índice.

Aun así, algunos inversores sospechan que los analistas han demorado en recortar sus pronósticos.

"Esa es una señal un poco preocupante para los mercados, de que iremos a fines de año y solo veremos este goteo lento y constante de noticias negativas a medida que las perspectivas empeoran", dijo Matt Forester, jefe. oficial de inversiones en Lockwood Advisors de BNY Mellon.

Algunos grandes bancos han pronosticado caídas más pronunciadas, y Bank of America pronostica que las ganancias caerán un 29% en 2020 y Goldman Sachs Group Inc. anticipa una caída del 33%.

En BMO Capital Markets, el estratega jefe de inversiones Brian Belski suspendió su pronóstico para las ganancias del S&P 500 en el transcurso de 2020. Dijo que los resultados del primer semestre de 2020 no muestran la condición fundamental de una empresa.

"Planeamos restablecer un número de ganancias de fin de año y un precio objetivo de fin de año a mediados de año, una vez que el polvo se asiente", dijo.

La visión opaca ha dejado a los inversores descontando las expectativas para el 1er. semestre del año. En cambio, muchos han adoptado un enfoque individualista, evaluando qué compañías tienen suficiente efectivo disponible para soportar una recesión prolongada y cuáles pueden verse obligadas a cerrar.

Las 5 compañías más grandes de USA (Microsoft Corp., Apple Inc., Amazon.com Inc., Alphabet Inc. y Facebook Inc., que juntas representan aproximadamente el 20% del valor de mercado del S&P 500), informaron resultados la semana pasada que mostraron que a Silicon Valley le está yendo bien. Mientras tanto, compañías de otras industrias, incluidas Hertz Global Holdings Inc., Neiman Marcus Group Inc. y Diamond Offshore Drilling Inc., han buscado concursos preventivos o están preparándose para posibles presentaciones.

"Definitivamente habrá algunos huevos que se romperán", dijo Anik Sen, jefe global de renta variable de PineBridge Investments.

Los inversores dijeron que la amplia dispersión de las estimaciones ha hecho que sea especialmente difícil valorar las acciones. El S&P 500 se cotiza a niveles similares de forma progresiva y progresiva a 19.4 y 20.46 veces las ganancias, respectivamente. Eso se compara con los promedios de cinco años de 20.18 y 16.92.

Las previsiones para el PIB —el valor de todos los bienes y servicios producidos en todas las economías— se han revisado considerablemente a la baja y varían ampliamente entre bancos y economistas. 

JPMorgan Chase & Co., por ejemplo, espera que la economía global se contraiga en un 4.8% y que USA caiga un 7.6% año tras año en 2020, mientras que Credit Suisse proyecta una disminución más modesta del 1.9% a nivel mundial y una caída del 3.3% para USA.

La falta de datos y precedentes históricos ha llevado a los economistas a buscar nuevas fuentes de información, como Google Trends y la empresa de reservas de restaurantes OpenTable. (...)".