Leído

EL NEGOCIO PUERTAS ADENTRO

El Superclásico de los US$6 + US$7 millones en juego y la definición electoral

Mar, 01/10/2019 - 11:08am
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

No quedan dudas: si Boca queda afuera de la Copa Libertadores o pierde en una eventual final contra Gremio o Flamengo, la suerte para Christian Gribaudo estará echada. En tanto, además del honor, Rodolfo D'Onofrio necesita los US$6 millones de piso (más sponsoreo y apuestas) para relanzar su gestión en River.

Contenido

Más allá del honor, River y Boca buscan salir victoriosos de esta fase para concretar distintos objetivos puertas adentro.

Sólo uno pasará a la final. Boca, por un lado, necesita sacarse la mufa, recuperarse de la dura derrota en Madrid y ganar la Copa Libertadores para encarar el desafío electoral de diciembre. El oficialismo apuesta todo a esta copa porque sabe que el resultado en ella será directamente proporcional a lo que ocurra en las urnas en la primera quincena del último mes del año.

Tal como informó Urgente24, el presidente del club de la Ribera estuvo en Casa Rosada para hablar sobre la estrategia electoral de aquí en más, además de la causa Correo que tanto preocupa al presidente Macri. El problema central es que si no gana a River y queda afuera de la Libertadores o pierde la final en Santiago de Chile contra Gremio o Flamengo, la derrota de Christian Gribaudo será un hecho.

En tanto, en River la necesidad no pasa puertas adentro por lo político sino por lo económico. Rodolfo D'Onofrio no pudo hacer grandes incorporaciones en los últimos tiempos, salvo al arquero Franco Armani, aunque eso no lo imposibilitó para hacer frente a desafíos importantes que logró sobreponerse. Lo cierto es que necesita seguir equilibrando las cuentas para poder relanzar la gestión con una incorporación rimbombante.

En el club estiman que la recaudación de esta noche (01/10) estará entre los 110 y los 120 millones de pesos y será la más alta de los últimos tiempos, claro está por la inflación.

Contundente el repaso de lo números que propuso Doble Amarilla:

Por el hecho de disputar la semifinal, embolsan U$S 1.750.000 (poco más de $100 millones). ¿Pero cuánto sumarán si pasan a la final del próximo 23 de noviembre?

En caso de disputar el partido que se jugará en Santiago de Chile, todo dependerá del resultado obtenido ante Gremio o Flamengo: de ser River o Boca subcampeón, embolsará US$ 6 millones. Pero de ganar, incorporarán la friolera de US$ 12 millones.

Hasta ahora, con los US$ 1.750.000 que corresponden por semifinales, River y Boca suman la misma cantidad: U$S 7 millones, ya que entraron US$ 3 millones por los tres partidos que disputaron en condición de local en fase de grupos, US$ 1.050.000 por jugar los octavos de final y otros US$ 1.200.000 por disputar los cuartos de final.

El ganador de las semis se asegurará, entonces, otros US$ 6 millones de piso. Además, según marcó la Conmebol antes del inicio del torneo, los clubes finalistas se quedarán con el 25% neto de la recaudación del partido que se jugará el 23 de noviembre en Santiago de Chile. 

21:30, el brasileño Raphael Claus pitará en el Monumental para comenzar la primera hora y media de la verdad.

Según La Página Millonaria, River saldría así: Franco Armani; Montiel, Martínez Quarta, Díaz o Pinola, Casco; Pérez; Fernández, Palacios, De La Cruz; Suárez y Borré. El banco de suplentes tendrá al defensor que no sea elegido, sumado a Enrique Bologna, Robert Rojas, Nahuel Gallardo, Bruno Zuculini, Jorge Carrascal, Julián Álvarez, Pratto, Benjamín Rollheiser e Ignacio Scocco.

Según Planeta Boca, la base defensiva no cambiará: Andrada será el arquero y López e Izquierdoz, los centrales. Mas es el elegido para ocupar el lateral izquierdo. En el medio, Marcone y Capaldo estarán en el eje, con Reynoso y Mac Allister más sueltos.

Las dudas tienen nombre propio. Weigandt y Buffarini se disputan el lateral derecho, con una leve ventaja del juvenil. Y Ábila y Zárate son las opciones para el centro de la delantera: todo indica que Wanchope ocupará ese lugar.

Por último, la gran incógnita es Salvio. Si llega, será un jugador clave para el esquema de Alfaro. Si no puede jugar, su puesto estará entre Soldano y Villa.