Leído

AMISTOSOS FIFA

Sin los ‘históricos’, Messi entrena en Madrid y sembró el “miedo” de Menotti

Mar, 19/03/2019 - 6:49pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La Selección Argentina, con la vuelta de Lionel Messi, practicó este martes (19/03) en doble turno en el campo deportivo de Valdebebas, el complejo de Real Madrid en la capital española, con miras a los partidos amistosos que jugará el viernes ante Venezuela (17 de nuestro país) y la semana próxima frente a Marruecos. Además de “La Pulga”, regresó al plantel albiceleste Ángel Di María, sumada a las incorporaciones de Lisandro Martínez, de Defensa y Justicia, Juan Musso, ex Racing (actualmente en Udinese de Italia), Domingo Blanco, jugador de Independiente a préstamo en el Halcón, y Matías Suárez, recientemente incorporado a River, entre otros. Por otra parte, no fueron llamados los considerados ‘históricos’ Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín. El Kun, máximo goleador de la Premier League y uno de los pilares de Pep Guardiola, no parece entrar en los plantes del director técnico. El Pipita, por su parte, no encuentra regularidad. Tras un flojo paso por Milan desembarcó en Chelsea. Con la vuelta de Messi, el director de Selecciones Nacionales, César Luis Menotti, tiene “miedo” que el Messi juegue los próximos amistosos antes porque lo nota “muy cansado” debido a sus compromisos con Barcelona y el seleccionado.

Lionel Messi ya concentra en Madrid con la Selección Argentina pero César Luis Menotti tiene “miedo” de que juegue los partidos amistosos frente a Venezuela y Marruecos.

Contenido

Argentina ya se encuentra concentrada en Madrid para la disputa de los encuentros amistosos FIFA frente a Venezuela y Marruecos. Con la mira puesta en estos dos compromisos, el plantel albiceleste que conduce Lionel Scaloni se completó con la llegada de Darío Benedetto, Esteban Andrada e Ivan Marcone, los tres de Boca; Gonzalo “Pity” Martinez, de Atlanta United de los Estados Unidos, y Walter Kanemann, de Gremio de Porto Alegre, Brasil.

 

En este contexto, el director de Selecciones Nacionales, César Luis Menotti, reconoció que tiene “miedo” que Lionel Messi juegue estos próximos amistosos porque lo nota “muy cansado” debido a sus compromisos con Barcelona y el seleccionado. 

 

“Me da miedo que Messi juegue. Lo veo con una fatiga emocional importante entre la Champions y la Selección. Lo veo muy cansado. Si él tiene ganas de jugar con Argentina, mejor”, manifestó Menotti este martes (19/03) en diálogo con el programa “Jogo Bonito” de FM 94.7. 

 

Menotti indicó que Barcelona “no juega bien”, a pesar de su condición de líder en la liga española y la clasificación a los cuartos de final de la Liga de Campeones de Europa, y Lionel Messi se puso “el equipo al hombro” en la temporada.

 

“Tiene muchas obligaciones y carga emocional; mucha responsabilidad en sus espaldas”, expresó el “Flaco”.

 

Al ex entrenador campeón del mundo con Argentina en 1978 le gustaría tener una charla con Messi. “Hasta ahora, nunca lo pude hacer”, aseveró Menotti quien elogió al crack rosarino: “Messi ya no me sorprende. Todos los lunes digo 'otra vez este pibe me dejó helado'. Siempre tiene un milagro para sorprender. Se cruza con un ciego y lo hace ver”.

 

Por otra parte, Menotti opinó sobre la posible convocatoria del goleador de la Premier League Sergio Agüero a la Copa América Brasil 2019.

 

“Supongo que Agüero va a estar en la Copa América. Está en un momento brillante, su mejor momento. Todo lo que toca es gol. Es un goleador excepcional. Nadie puede discutir su capacidad”, aseveró Menotti sobre el ex Independiente, quien no fue convocado por el entrenador Lionel Scaloni para los próximos amistosos.

 

“Siempre dije que Agüero es parecido a Romario. Como sugerencia dije que Agüero y Messi no tenían que estar en esta convocatoria”, deslizó el ex DT de Barcelona, Boca y River.

 

El “Flaco” indicó que “nadie tiene el puesto garantizado” para la Copa América, pero no cerró las puertas para aquel futbolista que deje una buena impresión ante Venezuela y Marruecos.

 

“Quizá algunos de los delanteros ahora la rompe, hace buena dupla con Messi y termina estando. Hay que ver quienes se entienden mejor. Estos partidos no tienen trascendencia. Sirven para probar jugadores y que el técnico los vea”, agregó Menotti.

 

El objetivo del Director de Selecciones Nacionales es que la Argentina se entrene “dos veces por semana” en el predio de la AFA con una selección local.

 

“Seguramente en junio juguemos algunos amistosos en el país. Queremos restablecer la relación con la gente. Que los jugadores sientan la sensación de jugar acá. En su momento vi jugadores con lágrimas en los ojos cuando visitamos otras provincias”, anticipó Menotti.

 

A su vez, Menotti declaró que el actual cuerpo técnico, encabezado por Scaloni, tiene “mucha ganas de aprender”, pero que aún no observó “sus formas de entrenar”.

Messi, cuyo último partido fue ante Francia en el Mundial de Rusia, y la ausencia de Sergio Agüero resaltaron en una lista con varias sorpresas difundida por el DT del seleccionado argentino, Lionel Scaloni, de cara a los presentes amistosos.

 

También volvió al seleccionado el delantero Ángel Di María, otro que no estaba desde la eliminación del Mundial del año pasado.

 

Otras ausencias de renombre son las de Sergio Romero, que es arquero suplente en Manchester United, de Inglaterra; y del atacante Mauro Icardi, peleado con la dirigencia de Inter, de Italia, y sin minutos en las últimas presentaciones de su equipo.

 

Por otro lado, las grandes sorpresas fueron el juvenil Domingo Blanco (Defensa y Justicia), Lisandro Martínez (Defensa y Justicia), Juan Musso (Udinese, de Italia), Matías Suárez (River) y Gonzalo Montiel (River). 

 

En esta nueva etapa, Lionel Messi no tendrá a su denominado “Club de Amigos” que integró con Javier Mascherano y Sergio “Kun” Agüero, de la albiceleste en el que siempre se sospechaba que eran convocados sin importar su nivel y le ‘armaban las listas’ al entrenador de turno.

 

El denominado ‘club de amigos’ surgió durante la dirección técnica de Alfio “Coco” Basile luego de que la Argentina perdiera a manos de Brasil la final de la Copa América de Venezuela 2007.  

 

Este certamen, pese a su frustrante final ante un la ‘Verdeamarelha’ que asistió a la cita venezolana sin la totalidad de sus habituales titulares, entre ellos el propio Ronaldinho, fue un mojón para la historia del seleccionado argentino, porque allí se firmó el acta de nacimiento de esta Generación Lio, que comenzó su recorrido de diez años ininterrumpidos con solamente dos de los integrantes que se mantuvieron vigentes en el equipo nacional hasta fines de 2017, y ellos son nada menos que sus líderes, Messi y Mascherano.

 

Las eliminatorias para Sudáfrica 2010 marcaron un camino que en el arranque Basile no imaginaba resultaría tan pero tan azaroso que le impediría concretar su sueño de volver a una Copa del Mundo con el seleccionado de su país.

 

Al cabo de diez partidos obtuvieron 16 puntos, que dejaron a Argentina en el tercer lugar de las eliminatorias, por detrás de Brasil y Paraguay. Esa cosecha dejó a Basile sin su puesto al frente del seleccionado nacional y sin revancha.

 

Por lo tanto, el preparador físico de Basile, Carlos Dibos, había denunciado que “el club de amigos de Messi” había conspirado en contra del cuerpo técnico para que sea echado.   

 

De ahí, Dibos había acusado a éste grupo en que “nosotros por eso nos tuvimos que ir. Y tener que irte por cosas externas al fútbol te hace sufrir”.

 

En ese entonces, Carlos Dibos había disparado que “hay siete u ocho jugadores que cumplieron un ciclo y no pueden sostener el peso de venir”, señalando principalmente a Mascherano de ser “el que entrega las planillas para asociarte al club de amigos”.

 

“No me parece mal que un jugador tenga diálogo con el técnico en cuanto a quién prefiere o elige para tener al lado de él, pero ese jugador tiene que tener personalidad, coraje, valentía, ponerse el equipo al hombro. Ese era Diego Armando Maradona, había chicaneó.

 

La erupción de un volcán de rumores respecto de un complot orquestado por esos bisoños primeros integrantes de la Generación Lio, a los que ya se había incorporado Sergio Agüero –para facilitar el acceso al cargo de Diego Maradona, curiosamente mentor del anterior paso de Basile por Boca Juniors, empezó a erosionar con su lava la credibilidad de estos jóvenes jugadores, y simultáneamente a alimentar ante la opinión pública la leyenda sobre el “club de amigos de Messi” liderado ideológicamente por Mascherano, que se iría devorando, uno a uno, a todos los sucesores del Coco a lo largo de una década, empezando por él mismo, según una nota publicada en el Diario Perfil.

 

“Messi ni hablaba. Lo único que hacía era jugar. En ese momento tenía 20 años, pero ojo que no era que no hablaba porque era el más chico del grupo solamente, sino que no lo hacía porque directamente no quería. Era el más callado de todos. Tenía mucho respeto por los demás muchachos. Demasiado, diría yo. La verdad es que no me lo imagino imponiendo nada a nadie, como se dice cuando se habla de que la Selección se forma con su ‘club de amigos’. Y yo, que lo conozco bien a Martino, tampoco puedo creer que le impusiera nada. Justo al Tata le va a hacer algo así”, había descrito el Coco cuando había llegado el momento de referirse a Messi.

 

“También se menciona a Mascherano como el cerebro de ese club de amigos, pero así como digo que Messi es un buen pibe, de Masche debo decir que es un chico que juega más por su inteligencia que por sus condiciones. Eso sí, a partir de la cabeza que tiene es que llegó a convertirse en un gran jugador, porque es un tipo ganador mil por mil”, había aclarado.

“Lo que pasó con Messi cuando estuvo conmigo fue que hacía todo bien, pero de tan crack que era. Ahora, tácticamente no sabía nada. Le decías algo, le dabas alguna instrucción, y te hacía todo al revés. Por ejemplo, al principio, yo le decía que se parara detrás del cinco rival y que encarara mano a mano al marcador central de ellos. Pero no había caso. Al ratito de indicarle eso, lo veías parado en la punta, como wing derecho, pero de golpe le caía una pelota, se limpiaba a tres en velocidad y te ganaba el partido solo. Entonces, ¿qué le ibas a reprochar? No podías decirle nada. Solamente aplaudirlo”, había reconocido el Coco con un dejo de devoción futbolera. Y había finalizado: “Por eso, yo, cada vez que tengo que definir a Messi, digo que es un extraterrestre. Aunque la mejor definición que le cabe a ese pibe es que como futbolista es un hijo de puta. Un hijo de puta”.