DEPORTES Riquelme > Romero > San Lorenzo

BOCA

Riquelme quiere a Romero ¿le pagará la deuda de San Lorenzo?

Juan Román Riquelme ya puso en marcha la renovación del plantel de Boca y apunta a la contratación de Ángel Romero con pasado polémico en San Lorenzo.

Juan Román Riquelme empieza, como suele decirse, a “mover las fichas” para reorganizar y reforzar el plantel de Boca de cara a la temporada 2022 y uno de los apuntados sería el paraguayo Ángel Romero con pasado polémico en San Lorenzo junto a su hermano Óscar, sin embargo, hasta el momento nadie lo contactó y hay motivos para ello.

De ahí, el periodista Emiliano Raddi confirmó en el noticiero SportsCenter AM. que se emite por el canal de cable ESPN, que el delantero paraguayo es del gusto de Riquelme y que, incluso, se mantiene en contacto. Tanto Ángel como Óscar se desligaron de San Lorenzo hace meses y permanecen libres, por lo que la ficha no costará dinero al “Xeneize”.

El otro punto positivo es que, ahora, según dio a conocer el mismo Emiliano Raddi al noticiero del canal ESPN, es que los Mellizos están dispuestos a separarse: Óscar está a punto de firmar por un equipo de Qatar. Entonces, ¿qué detiene a Boca para empezar a negociar con Ángel?

riquelmeangelromerofoto1.jpg
Juan Román Riquelme ya puso en marcha la renovación del plantel de Boca y apunta a la contratación de Ángel Romero con pasado polémico en San Lorenzo.

Juan Román Riquelme ya puso en marcha la renovación del plantel de Boca y apunta a la contratación de Ángel Romero con pasado polémico en San Lorenzo.

Hay un motivo y es de los más poderosos en estos días en el fútbol argentino: el aspecto económico.

Ángel Romero tiene una claúsula con San Lorenzo, por la que, si firma con otro club del país antes de junio de 2022, deberá resignar la deuda con el “Ciclón”.

Según el cronista de SportsCenter, esto encarecería la llegada del jugador, ya que Boca debería absorver dicha deuda. Y a eso se suma el alto sueldo que suele pedir el atacante internacional.

riquelmeangelromerofoto2.jpg
Juan Román Riquelme ya puso en marcha la renovación del plantel de Boca y apunta a la contratación de Ángel Romero con pasado polémico en San Lorenzo.

Juan Román Riquelme ya puso en marcha la renovación del plantel de Boca y apunta a la contratación de Ángel Romero con pasado polémico en San Lorenzo.

Por otra parte, los mellizos tienen un largo historial de conductas polémicas desde su llegada a San Lorenzo a mediados de 2019. La más resonante ocurrió en septiembre del año cuando Ángel fracturó a su compañero Andrés Herrera por una infracción cometida durante un entrenamiento.

Ese día, los hermanos se retiraron antes de la práctica con recriminaciones del propio Fernando Monetti y el experimentado defensor Fabricio Coloccini. Por aquella actitud, el entonces entrenador Mariano Soso mantuvo al paraguayo separado del plantel durante una semana.

Pese a demostrar su calidad dentro del campo y de ser unas de las figuras del equipo previo al parate por coronavirus, su comportamiento fuera del campo de juego los posicionó en el ojo de la tormenta.

riquelmeangelromerofoto3.jpg
Juan Román Riquelme ya puso en marcha la renovación del plantel de Boca y apunta a la contratación de Ángel Romero con pasado polémico en San Lorenzo.

Juan Román Riquelme ya puso en marcha la renovación del plantel de Boca y apunta a la contratación de Ángel Romero con pasado polémico en San Lorenzo.

A principios de agosto de 2020, el regreso de los entrenamientos parecía estar cerca y Claudio “Chiqui” Tapia se reunía en Casa Rosada con parte del Gabinete Nacional y decretaba la fecha: lunes 10 de agosto de 2020. Se esperaba que los hermanos regresaran el viernes 07/08/2020 al arranque en un vuelo charter que les enviaba el club. No obstante, dos días antes avisaron que no iban a volver de Paraguay.

Las razones que esgrimieron Ángel y Óscar Romero fueron varias. Desde hace casi seis meses de ese 2020 venían entrenándose en Ypané con la selección guaraní y no querían perder el ritmo estando 14 días cumpliendo la cuarentena obligatoria para todos los que regresan del exterior. Sus mujeres y el fisioterapeuta tampoco estaban autorizados a ingresar al país y, además (pero no menos importante), el tema económico.

Óscar y Ángel Romero finalmente retornaron a la Argentina el 26 de agosto de 2020. Los futbolistas aterrizaron en el aeropuerto de San Fernando y tuvieron algunos inconvenientes administrativos con el contingente que los acompañaba. Luego de tres horas de demora, se dirigieron a su domicilio, donde pasaron 14 días antes de sumarse a los entrenamientos del “Ciclón”.

hermanosromerofoto3jpg.jpg
Juan Román Riquelme ya puso en marcha la renovación del plantel de Boca y apunta a la contratación de Ángel Romero con pasado polémico en San Lorenzo.

Juan Román Riquelme ya puso en marcha la renovación del plantel de Boca y apunta a la contratación de Ángel Romero con pasado polémico en San Lorenzo.

Lo cierto es que los hermanos guaraníes no vinieron solos. Llegaron con un contingente integrado por parte del staff de trabajo personalizado y las parejas de ambos jugadores. El problema fue que algunas de las personas que volaron desde Asunción no tenían todos los papeles en regla y se iniciaron los trámites pertinentes al llegar al país en vuelo privado.

La principal traba legal fue la residencia vencida de las parejas de los jugadores, por lo que debieron pagar una multa. La Policía aeroportuaria también les reclamó un permiso de parte del Ministerio de Salud que no poseían. Finalmente, podría solucionar todo y dirigirse a su hogar.

En febrero de 2020, uno de los incidentes con el también exentrenador Diego Monarriz ocurrió en el entretiempo del partido ante Talleres de Córdoba por la exSuperliga. El DT avisó en el vestuario que iba a sacar a Oscar Romero y su hermano Ángel reaccionó. Al final, ninguno de los dos salió a jugar el segundo tiempo, ni siquiera a sentarse en el banco de suplentes. Ese día, San Lorenzo perdió 1 a 0.

Al respecto, Marcelo Tinelli declaró en ese entonces: “Acá no hubo falta de respeto, pero sí algunas respuestas que se pueden obviar. Me parece una barbaridad que se esté hablando de si queda afuera éste o el otro. Le dije a Monarriz que él es el líder del grupo y que tiene que buscar calma”.

En enero de 2020, transcurría con normalidad una práctica en la Ciudad Deportiva. Los hermanos realizaban la entrada en calor cuando un personaje desconocido se presentó en las instalaciones. Era el suegro de Oscar, que había sido invitado por el futbolista para ver el entrenamiento. Eso no cayó bien en el cuerpo técnico, que le pidió al personal de Seguridad que le hicieran saber que no podía estar ahí y lo retiraron.

Como era de esperarse, los jugadores no se quedaron con los brazos cruzados y, después de un cruce verbal a la distancia con Monarriz, se fueron al vestuario. En esa ocasión fue Hugo Tocalli el que puso paños fríos y calmó a los paraguayos.

Los hermanos Ángel y Oscar Romero llegaron a San Lorenzo en agosto de 2019, como futbolistas libres, tras jugar en Corinthians y el Shanghai Shenhua, respectivamente. Ambos eran los refuerzos de lujo del entonces técnico Juan Antonio Pizzi, que generaba altas expectativas en el club. “Esperamos poder devolver toda esta confianza”, fue una de las frases que dejaron en su presentación.

A partir de tal repercusión por lo ocurrido, el delantero Ángel Romero pidió perdón por la lesión que le produjo a su compañero Andrés Herrera.

“Lamento mucho lo sucedido el día de hoy”, encabezó el mellizo paraguayo el comunicado que difundió a través de las redes sociales ante la “fractura infrasindesmal del peroné izquierdo” que le provocó al defensor, de 21 años y por cuyo pase había un avanzado interés de Palmeiras, de Brasil.

Al margen de esta situación, la institución “Azulgrana” se encuentra golpeada por la dura crisis económica y dirigencial debido a que su deuda creció por la suma de 41 millones de dólares entre 2015 y 2020.

Un análisis fino del balance presentado por la gestión oficialista -que no contó con el debido informe de la Comisión Fiscalizadora- arroja también un fuerte incremento en el pasivo del club, que alcanzó la sideral cifra de $ 3.938.825.807 (sí, tres mil novecientos treinta y ocho millones ochocientos veinticinco mil ochocientos siete pesos). Un dólar de $ 70, hablamos de USD 56.000.000 de deuda al cierre del saldo. En 2015, el pasivo de la institución era de 15 millones de dólares; es decir que en los cuatro años de gestión del ahora ministro y los seis meses de gobernanza del conductor televisivo, la deuda de San Lorenzo se disparó en 41.000.000 de dólares, según dio a conocer una nota publicada por el portal Nexofin.

El balance no sólo puso sobre la mesa la situación crítica que afronta el club, sino también desnudó prácticas poco transparentes en el manejo de decenas de millones de pesos. Por ejemplo, tal como muestra el contador e integrante de la oposición, Matías Plescia, en su cuenta de la red social Twitter, hay un apartado del balance que informa una salida de $ 66.701.994 como gastos indeterminados. “No es por sueldos, no es gastos de transferencia, no son impuestos, qué son por ese importe en una Asociación Civil es extraño”, escribió Plescia que reprodujo el sitio Nexofin.

La venta de Adolfo Gaich al CSKA de Moscú por 8,5 millones de euros fue una bocanada financiera para el club.

El 29 de enero del 2020, Marcelo Tinelli había afirmado en diálogo con el programa radial A todo ciclón: “Ya veníamos hablando de mejorar el contrato de Gaich y seguramente vamos a subir la cláusula de venta. Es una de las joyas del club y no estamos desesperados por vender”.

Sin embargo, siete meses después, el club anunciaba la venta del jugador por casi la mitad de la cláusula que el mismo Tinelli había prometido subir. La respuesta a este repentino cambio de parecer está en el balance.

“Teníamos un Pasivo Corriente al 30.06.2020 de $ 2.878.065.008 -es decir deuda cuyo vencimiento tiene un plazo menor al año- y solo contábamos con un Activo Corriente -ya sea en la Caja, Bancos o Créditos a cobrar menor al año- de sólo $ 311 millones. Por eso tuvimos que vender a Gaich a las apuradas”, explicado Plescia, en declaraciones que concedió al portal Nexofin.

Al observar el balance, uno se sorprende al ver un pasivo de $ 3.938.825.807. Al desagregar estas deudas, aparece que las deudas financieras alcanzan los $ 1.431 millones, mientras que $ 517 millones de esos $ 3.938.825.807 pertenecen a deudas comerciales, abajo Nexofin.

Luego, las deudas sociales suman $ 428 millones, las deudas fiscales $ 403 millones y “otras” deudas llegan a $ 581 millones.

Pero hay otro apartado que es fundamental destacar, ya que explica en parte una de las principales razones detrás de estos números en rojo. Dentro del pasivo, 573 millones de pesos pertenecen a juicios que el club da por sentado que deberá pagar. El club acumula deudas multimillonarias con jugadores, que se vieron obligados a iniciar acciones legales ante la falta de pagos salariales. Sólo en 2019/2020, San Lorenzo perdió $ 289.037.911 por juicios. “Tenemos una previsión por juicios futuros que hay una alta probabilidad de perder por $ 573.744.011. Hay una mini industria del juicio en el club”, denuncia Plescia que reproduje Nexofin.

Sobre este punto es necesario detenernos. San Lorenzo, a diferencia de la mayoría de los clubes argentinos, cerró múltiples contratos en dólares con jugadores que lejos están de ser estrellas deportivas que justifiquen el pago en moneda dura de sus contratos. De esta manera, sin ingresos corrientes en divisas, el club fue generando un rojo por deuda con jugadores que tampoco estaban obteniendo grandes resultados deportivos que permitieron visualizar una recuperación de esa inversión.

Esto llevó a que la dirigencia del club se viera empujada a sellar un acuerdo sin antecedentes con Agremiados: para saldar una deuda de diez ex jugadores, San Lorenzo aceptó comprometerse a pagar con derechos internacionales de TV y de futuras ventas de otros profesionales.

Hace casi meses, la institución de Boedo presentó en la noche del lunes 26/04 en la Comisión Directiva el balance 2019-2020 que arrojó pérdidas multimillonarias por $ 637.855.357, el equivalente a $ 1.750.000 cada 24 horas.

No obstante, aprovechando la mayoría con la cuenta el oficialismo en la Comisión Directiva, el balance se aprobó en CD sin problemas, y su aprobación definitiva en Asamblea se pautó para el 14 de mayo, según lo publicado por el portal Nexofin.

San Lorenzo era el único club grande de la Argentina que hasta el momento no había presentado su balance de gestión 2019-2020. Por este motivo, integrantes de la oposición reclamado mayor transparencia, según lo publicado por Nexofin.

Pese a haber mostrado los números rojos que dejó la gestión Lammens-Tinelli en 2019-2020, los opositores denunciaron que el balance fue aprobado a ciegas. “No nos mostramos ni un solo papel”, denunció en declaraciones que reprodujo el sitio Nexofin, Matías Plescia, contador público y socio del club, identificado por muchas hinchas azulgranas por seguir de cerca los números del club.

“Se trató en Comisión Directiva y ni siquiera nos entregaron el Balance que se estaba votando. Es la primera vez que pasa algo así”, agregó Plescia en declaraciones a ese medio periodístico.

Al intentar dar con las razones de las pérdidas millonarias, la gestión actual apeló a la pandemia como la excusa perfecta. No obstante, el balance que arrojó pérdidas diarias de 1.750.000 pesos solo incluyó tres meses de pandemia: abril, mayo y junio del 2020, reveló Nexofin.

“La excusa es pandemia y la devaluación. Este Balance de pandemia tiene sólo 3 meses. Y ya se cobrado todos los abonos del 2020. Y la devaluación no puede ser una excusa, si saben cómo es la economía del país. El problema es que en San Lorenzo hasta jugadores suplentes o que están por retirarse, tienen contratos en dólares (sin tope) como si estuvieran en plenitud”, denunció Plescia en declaraciones al sitio NEXOFIN.

Ante este panorama, hace nueve meses atrás, Marcelo Tinelli, presentó el lunes 22/02 la maqueta del Proyecto Urbano Integral que incluye a su máximo anhelo desde el retorno de la democracia al país: un nuevo estadio en el predio de Boedo recuperado tras la expropiación de la última dictadura militar.

San Lorenzo recuperó las tierras despojadas por los militares a través de la Ley de Restitución Histórica. Con el aporte de sus socios e hinchas le compró el predio a la empresa Carrefour, que desmontó el supermercado, y finalmente hizo posesión del lugar el 1 de julio de 2019.

La presentación se produjo justo tres semanas después que el club del Bajo Flores acordara pagarles a diez ex jugadores una deuda cercana a los 200 millones de pesos con una modalidad que casi no tiene antecedentes. Lo hizo con derechos internacionales de TV y de futuras ventas de otros profesionales como ellos.

El acuerdo mediante escritura pública “casi no tiene antecedentes en la Argentina”, dijo el abogado de Agremiados, Juan Ángel Confalonieri en declaraciones que reprodujo el diario Página/12. Incluso está avalado por la AFA y la Conmebol, que le abonara a la institución de Boedo magros o tentadores ingresos.

Las partes involucradas, dirigentes y futbolistas, definieron el acuerdo como “muy bueno”. Lo elogió Sergio Marchi, el secretario general del sindicato y lo explicado más en detalle el letrado: “No es usual lo que pasó. Se firmó el 1 ° de febrero y si bien hubo una quita en la suma original adeudada, son casi dos millones de dólares”. La cifra global reclamada ascendía a 300 millones de pesos. Se bajó un tercio. Un par de los diez jugadores que acordaron la paga de esta forma se he ido de San Lorenzo entre 2018 y 2019.

Hace tres meses, Marcos Angeleri abandonó el club en junio de 2018. Ariel Rojas en septiembre de 2019. El resto hijo Adam Bareiro, Rubén Botta, Jonathan Herrera –el último en irse a multas de 2020-, Gonzalo Castellani, Gerónimo Poblete, Gonzalo Rodríguez, Alejandro Molina y Rodrigo Tapia, Página/12.

San Lorenzo no hubiera podido contratar refuerzos sin el acuerdo económico. El sistema de inhibiciones vigente -que toma más fuerza en cada apertura del mercado de pases- se lo impedía. Pudo presentar el libre de deuda en la AFA porque adelantó una parte del dinero convenido. Los diez futbolistas que ingresaron en este compromiso de pago apelaron al gremio aunque hay otros que lo hicieron pero siguen en conflicto. El caso más complicado fue el de Ignacio Piatti. Le rescindieron su contrato vigente y mandó una carta documento en la que invocó el decreto presidencial que suspende los despidos en el país. Es posible que todo termine en un juicio. Otros dos jugadores que tampoco están más en el plantel, Fernando Belluschi, de último paso por Lanús, y Ezequiel Ávila, en el Osasuna de España, arreglaron las deudas con el club de manera privada, según Página/12.

El convenio homologado por el cual San Lorenzo cedió sus derechos económicos de TV y de transferencias futuras fue firmado por el secretario general Miguel Mastrosimone y el protesorero Carlos Rosales aunque en las conversaciones con Agremiados también participó el presidente Marcelo Tinelli. “Nosotros sabíamos que los derechos del club estaban en condiciones de cederse y los dirigentes querían darle una solución al problema”, agregó Confalonieri que reprodujo ese medio.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario