Leído

PANDEMIA

Tras la cancelación de 10 GP, la F1 quiere arrancar la temporada 2020 en julio y en Austria

Lun, 27/04/2020 - 9:44pm
Enviado en:
Por Urgente24

El CEO de la Fórmula 1 Internacional, Chase Carey, anunció este lunes (27/04) que el campeonato 2020 de la máxima se iniciará a principios del segundo semestre del año en el Red Bull Ring de Austria, tal como se venía rumoreando desde hace semanas. Carey explicó a través de una carta que la suspensión del Gran Premio de Francia, previsto a finales de junio, no alterará los planes del campeonato de arrancar la temporada en Europa. En julio, agosto y principios de septiembre la Fórmula 1 prevé desarrollar la primera parte de la actividad competitiva. Cabe recordar que el Gran Premio de Francia había sido el décimo de los 22 previstos para esta temporada en ser cancelado como consecuencia de la pandemia de coronavirus. Hace un par de semanas, la Fórmula 1 había confirmado que habían sido pospuestos los Grandes Premios de Países Bajos, España y Mónaco debido a la propagación mundial del virus Covid-19, con lo que se complica aún más el calendario de la competición. Los aplazamientos de estas citas se sumaron a la cancelación del Gran Premio inaugural de Australia y a los ya confirmados retrasos de los Grandes Premios de China, Bahrein y Vietnam.

Con 10 Grandes Premios cancelados, la Fórmula 1 pretende arrancar con la temporada 2020 en el mes de julio y en Austria. (Foto: Twitter).
Contenido

Mientras el mundo entero continúa en estado de cuarentena por la pandemia del coronavirus que mantiene paralizada a la población de todo el planeta, el CEO de la Fórmula 1 Internacional, Chase Carey, anunció este lunes (27/04) que el campeonato 2020 de la máxima se iniciará a principios del segundo semestre del año en el Red Bull Ring de Austria, tal como se venía rumoreando desde hace semanas. 

Carey explicó a través de una carta que la suspensión del Gran Premio de Francia, previsto a finales de junio, no alterará los planes del campeonato de arrancar la temporada en Europa. En julio, agosto y principios de septiembre la Fórmula 1 prevé desarrollar la primera parte de la actividad competitiva.

Así, la primera cita se disputaría en Austria entre el 3 y el 5 julio. La temporada continuaría en Europa, Asia y América y concluiría en diciembre en Abu Dabi, habiéndose completado entre 15 y 18 carreras.

“Las primeras carreras se disputarían sin seguidores, pero esperamos que puedan ser parte de nuestros eventos según avance el calendario. Todavía tenemos que trabajar algunos procedimientos con los equipos y con nuestros socios para entrar y poder operar en cada país”, indicó Carey.

En su misiva subrayó que la “única” prioridad sigue siendo garantizar “la salud y la seguridad” de todas las personas involucradas en los Grandes Premios.

“La Federación Internacional de Automovilismo, los equipos, los promotores y nuestros socios han estado trabajando con nosotros en estos pasos y queremos agradecerles su apoyo y esfuerzo durante este tiempo desafiante. También queremos reconocer el hecho de que los equipos nos hayan apoyado, al tiempo que hacían esfuerzos enormes y heroicos para construir ventiladores para ayudar a los infectados por la COVID-19”, afirmó el director general de la Fórmula 1.

 La disputa del Gran Premio de Bélgica, el 30 de agosto en Spa-Francorchamps, está comprometida, tras la decisión del gobierno de este país de prohibir los eventos con público hasta el final de ese mes. 

Cabe recordar que el Gran Premio de Francia había sido el décimo de los 22 previstos para esta temporada en ser cancelado.

La cita, originalmente programada para el 28 de junio en Le Castellet, había quedado en serias dudas tras el anuncio del presidente francés, Emmanuel Macron, de extender el período de aislamiento forzado hasta el 11 de mayo en este país.

Francia siguió los pasos de Australia, Bahrein, Vietnam (que debía hacer su estreno en la máxima categoría), China, Países Bajos, España, Mónaco (cancelado), Azerbaiján y Canadá.

El Gran Premio de los Países Bajos, que volvía al Mundial por primera vez desde 1985, se iba a celebrar en Zandvoort del 1 al 3 de mayo, con la carrera en el Circuit de Barcelona-Catalunya una semana después y el histórico Gran Premio de Mónaco del 21 al 24 de mayo, mencionó un despacho de DPA.

“Debido a la naturaleza continua y fluida de la situación de Covid-19 a nivel mundial, la Fórmula 1, la FIA y los tres promotores han tomado estas decisiones para garantizar la salud y la seguridad del personal, los participantes en el Campeonato y los aficionados, que siguen siendo nuestra principal preocupación”, confirmó la F1 en un comunicado.

La Fórmula 1 y la FIA continúan trabajando estrechamente con los promotores afectados y las autoridades locales para monitorear la situación y tomarse el tiempo apropiado para estudiar la viabilidad de posibles fechas alternativas para cada Gran Premio más adelante, en este 2020, “si la situación mejora”.

El último miércoles 18/03 la Fórmula 1 adelantó el descanso que suele programar en verano para los meses de marzo y abril, para poder ganar tiempo al calendario debido a la pandemia de coronavirus que ha detenido el deporte mundial y, por ende, el Mundial de la máxima categoría del automovilismo. 

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que provoca la enfermedad conocida como Covid-19, ha infectado a más de 2,9 millones de personas en todo el mundo, mientras que la cifra de decesos en todo el mundo supera los 210.000 y la de los recuperados, los 865.000.

Estados Unidos, España, Italia, Alemania, Reino Unido, Francia y Turquía son, en este orden, los países más afectados por la pandemia en cuanto a número de contagios confirmados y son los únicos donde se ha superado la barrera de los 100.000 casos. Los siete países han adelantado a China, el epicentro original de la epidemia.

Tan solo en Estados Unidos se han confirmado más de 983.000 casos de Covid-19, es el país más afectado y con mayor número de muertes contabilizadas, más de 55.000. España, con más de 209.000 casos, es el segundo país con más contagiados, seguido de Italia, con más de 199.000; tras ellos se sitúan Alemania, con más de 158.000; Reino Unido, con más de 154.000; Francia, con más de 124.000; y Turquía, que ha sido el último en superar la barrera de los cien mil.

Millones de ciudadanos en todo el mundo viven confinados mientras miles de vuelos en todo el mundo han sido cancelados, los negocios y la economía mundial global se paralizan, salvo las actividades consideradas esenciales. Mientras los países de Europa empiezan a pensar en el desconfinamiento, aunque a ritmos diferentes y sin un criterio común en la Unión Europea, el foco de la pandemia de coronavirus empieza a desplazarse al continente americano.