Leído

ÍCONO DE LA F1

Inolvidable Niki Lauda en 5 capítulos

Mar, 21/05/2019 - 5:24pm
Enviado en:
Por Urgente24

Hijo de padres adinerados que lo entrenaron para ser un empresario, pero pese a la oposición de los suyos (su abuelo banquero quiso impedírselo), decidió ser piloto de competición, Andreas Nikolaus Lauda falleció a sus 70 años de edad, según informó su familia a través de un comunicado: problemas renales que no ha podido superar. A los 19 años decidió que lo suyo era correr, debutó en 1968 en la Fórmula Vee, luego la Fórmula 3, la Fórmula 2 (con el equipo March que lo llevó a la Fórmula 1, debutando en el Circuito de Österreichring el 15/08/1971, en un March 711), el austríaco devino en ícono de alta competencia.

Contenido

> "Cualquier mono podría conducir una Fórmula 1 actual. Así que yo también";
> "Vistos los salarios de los pilotos en la actualidad, si yo fuese americano probablemente demandaría a mi madre por haberme tenido demasiado pronto";
> "No es fácil ser perfecto, pero está bien que haya alguien que lo sea";
> "El hombre es capaz de admitir todo excepto que es un mal conductor";
> "Dado que mi trabajo depende únicamente de mi pie derecho, mi apariencia física no me importa"
,
Niki Lauda.

 

Para debutar en March en la F1, Niki Lauda necesitaba dinero y fue al banco de la familia a pedir un préstamo.

Su abuelo, dueño del banco, quiso impedirle la vida incierta de piloto de competición, y pretendía que él fuese su sucesor. Por lo tanto, le negó el dinero. Lauda se endeudó con la entidad bancaria rival, Raiffeisen

Le preguntaron qué pasaría si fallecía en un accidente. Entonces, él hizo un seguro de vida a favor de ellos y así le concedieron el préstamo. 

Al final de su 1ra. temporada en la Fórmula 1, que no fue exitosa, no tenía ni coche ni dinero para devolver aquel crédito. De todos modos logró pagarlo y seguir adelante: Lauda se consideraba a sí mismo casi invencible.

Reportaje inédito a Niki Lauda 1978
 

 

En 1976 Niki Lauda iba a revalidar su título de campeón del mundo a bordo de su Ferrari 312 T2. Él tenía solo 27 años y era el Nº1 pero mantenía una enorme rivalidad con el británico James Hunt

El 01/08/1976 se corrió el gran Premio de Alemania (el antiguo trazado de Nurburgring). Había llovido sobre la región de Rheinland-Pfalz y el asfalto de la pista estaba todavía mojado. Habían transcurrido 2 vueltas de la carrera cuando Lauda perdió el control de su bólido y se estrelló contra el guardarraíl, envuelto en llamas, con el piloto atrapado dentro de su monoplaza. Milagrosamente, salvó la vida.

Niki Lauda sufrió graves quemaduras en el rostro y la cabeza, y sus pulmones quedaron muy dañados por inhalación de humo. 

Estaba tan grave que llegaron incluso a darle la extremaunción. 

"Me dije, no va a ser así conmigo, y de golpe esto me motivo para seguir vivo",
Niki Lauda 
(sobre lo que sintió cuando recibió la extrema unción tras su accidente en agosto de 1976).

Daniele Audetto, el director deportivo de Ferrari, llamó a Enzo Ferrari para comunicarle la noticia. 

El 'Commendatore' le ordenó que contratara a Emerson Fittipaldi, aunque acabaron fichando a Carlos Reutemman para continuar corriendo en lugar de Lauda. Antes del accidente, el piloto austríaco aventajaba en 33 puntos a James Hunt, pero no pudo participar en las 3 pruebas siguientes.

Pero, milagrosamente se salvó. Llegó el Gran Premio de Italia en Monza y Enzo Ferrari se negó a que Lauda regresara, a pesar de las intenciones de su piloto, quien 42 días después de su accidente ya estaba en la parrilla de largada. 

Durante aquel fin de semana sufrió vómitos y ataques de pánico al volante. Lauda reconoció en su autobiografía que se quedaba paralizado por el miedo. Pero terminó 4to. y devino en ídolo de los 'tifosi'. Él nunca le perdonó a Enzo Ferrari su actitud e intenciones de desplazarlo.

Lauda llegó con 3 puntos de ventaja a la última cita de la temporada, el Gran Premio de Japón. Un diluvio estuvo a punto de provocar la suspensión de la carrera. Lauda se detuvo en la 2da. vuelta cuando era 17mo.

Mauro Forghieri, director deportivo, le ofreció justificar públicamente el abandono invocando un fallo mecánico. Lauda se negó. Tras una dramática carrera, el "playboy" James Hunt (McLaren-Ford) ganó el título por 1 punto'. La película 'Rush' recuerda la historia.

Lauda ganó el campeonato la temporada siguiente, y se marchó de Ferrari sin correr las 2 últimas carreras. 

"6 meses después volví a conducir al mismo nivel o incluso mejor todavía. Y eso sólo es posible si uno supera un problema al 100%", contó una vez Lauda.

 "El hecho de recuperarme rápido formaba parte de mi estrategia. No podía estar sentado en casa pensando en ello, por qué pasó y por qué a mí", afirmó.

Para Lauda, nunca fue un trauma: "Fue una barbacoa, pero para mí el 01/08 es un día como otro cualquiera. No me pongo delante del espejo y digo: ‘¡Hurra, hurra, hurra, estoy vivo!’".

Él siempre le quitó importancia, pero la realidad es que él nunca más apareció en público sin su gorra roja, que ocultaba los cicatrices de las heridas. Desde entonces, su oreja derecha deformada y una enorme cicatriz en esa zona de su rostro, fue su marca registrada.

Obsesiones

"Nunca vi a nadie con semejante voluntad de hierro y determinación. Era una computadora, no era muy humano, pero no dicho como un insulto. Simplemente era frío, como una computadora".
Steve Nichols
(ingeniero de la F1 que trabajó con Lauda).

 

Sin embargo, no siempre la fuerza de voluntad es sinónimo de éxito. La persistencia también puede resultar un grave error. Le sucedió a Lauda.

Después de ganar 2 campeonatos de F1 con Ferrari, Lauda se marchó al Parmalat Racing Team, más conocido como Brabham, propiedad de Bernie Ecclestone, con quien terminó enfrentado y por eso se marchó de las competencias.

Entonces, él decidió incrementar su dedicación a la compañía de vuelos chárter que había creado en 1978, Lauda Air.

Las grandes deudas que acumuló con Lauda Air le llevaron a volver a la Fórmula 1 en 1982 con el equipo Malboro McLaren.

Ron Dennis empezó a insistir para que volviera. Probó el McLaren y midió igual que el piloto titular, Johh Watson, a pesar de llevar años sin pilotar. Firmó para volver por US$ 3 millones. Hoy día Lewis Hamilton corre por 45 millones de euros por temporada.

En 2001, él logró vender Lauda Air a Austrian Airlines. Pero decidió reintentar el negocio en 2003 creando la aerolínea Niki, que volvió a fracasar y tuvo que cerrar en 2017. 

No contento con sus 2 fracasos, en 2018 Lauda compró Amira Air y la rebautizó Laudamotion. Se la terminó vendiendo a Ryanair.

Boeing

Al frente de Lauda Air, Niki sufrió el accidente de un Boeing 767, en el que fallecieron todos los pasajeros. 

Lauda volaba sus aviones comerciales, por lo que tenía experiencia para sospechar que la causa del siniestro fue una avería mecánica imputable al diseño del avión y no a los pilotos. En el medio estaba el pago del seguro a los familiares damnificados.

Él decidió plantarse ante el coloso Boeing, y fue a la sede en Seattle (USA), exigiendo utilizar el simulador de la compañía, donde ejecutó ante los directivos la misma maniobra que habían realizado los pilotos de su avión y les demostró que una pieza había fallado, que no había sido un problema humano. 

De todos modos, Boeing no quería reconocerlo.

Entonces Lauda amenazó con repetir la maniobra públicamente en un avión real para demostrar lo que afirmaba. 

Entonces, Boeing decidió asumir la responsabilidad de la avería y el accidente, difundiendo un comunicado al respecto.

Lewis Hamilton

Lauda, convertido en mito viviente, logró algo muy importante antes del final.

Tras intermediar con Bernie Ecclestone para que Mercedes se incorporase a la Fórmula 1, fue invitado a ingresar al Consejo Ejecutivo de la escudería en 2012, y lo hizo accionista.

Lauda consiguió algo fundamental para Mercedes: que Lewis Hamilton abandonara McLaren para ingresar a los alemanes, reemplazando a Michael Scumacher.

Mercedes ha arrasado con todos los campeonatos del mundo desde entonces, y Hamilton sigue siendo el campeón.

Pulmones

"Estuve brevemente muerto, pero resucité",
Niki Lauda
(Después de su trasplante de pulmón en 2018).

 

Lauda fue campeón de la Fórmula 1 en 1975, 1977 y 1984. Pero aquel accidente de agosto de 1976, lo marcó para siempre porque afectó sus pulmones. Los problemas de riñón llegarían más adelante.

Él fue sometido a 2 trasplantes de riñón en 1997 y 2015 (en este caso, gracias a la donación del órgano que le hizo su novia de entonces, Birgit, con quien luego se casó y tuvo mellizos).

En 2018 tuvo que interrumpir sus vacaciones en Ibiza para ser hospitalizado en Viena, luego de haber contraído un virus pulmonar.

Los especialistas le indujeron un coma farmacológico y lo conectaron a una máquina que bombeaba oxígeno al torrente sanguíneo y a su corazón, para mantenerlo con vida. Sólo un trasplante de pulmón podía salvarlo. 

"El pulmón ya no funcionaba y Lauda no habría sobrevivido sin uno nuevo", reveló el diario "Osterreich". El protocolo europeo exige que los pacientes sean colocados en un alto nivel de urgencia cuando la supervivencia se estima entre 3 y 7 días. Fue el caso de Lauda.

Justo el día cuando se cumplían 42 años del accidente famoso, en Hamburgo se encontró un pulmón adecuado para el trasplante. Fue llevado en un avión especial a la capital austriaca y un equipo de 10 especialistas liderado por el profesor Walter Klepetko, lo intervino durante 6 horas. 

Toda aquella experiencia fue terrible: "Ha sido la peor experiencia de mi vida", afirmó.

"Nunca estuve a punto de morir como ahora. Por supuesto que no me di cuenta, pero Birgit y mis hijos estuvieron conmigo durante toda la operación, luego me dijeron lo difícil que fue para ellos", declaró Lauda.

Él afirmó que sus sensaciones eran positivas porque había podido volver a manejar un coche: "Conduje 3 veces. Tengo que frenar con el pie izquierdo porque con el derecho no puedo, pero así se pilota en las carreras hoy en día, así que está bien".

También dijo: "Mis pulmones funcionan perfectamente, eso es lo más importante, sólo tengo que recuperar mi fuerza. He estado acostado en cama durante 5 meses, así que mis músculos han desaparecido".

Sin embargo, en el inicio de 2019, su problema sería, otra vez, el de los riñones.

Él tuvo que someterse a diálisis renal días pero la infección pudo más, y esta vez ya no pudo sobrevivir.