Leído

FÓRMULA 1

A casi 7 años del accidente, un neurocirujano advirtió que Schumacher: “No está como lo recordamos”

Mar, 21/01/2020 - 5:27pm
Enviado en:
Por Urgente24

El prestigioso neurocirujano italiano, Nicola Acciari, aseguró este martes (21/01) que el ex piloto alemán campeón mundial de Fórmula 1, Michael Schumacher, “no está como lo recordamos”. Con su centro clínico en Bolonia, el profesional advirtió que el físico del alemán sería “muy diferente” y afirmó que tendrá una “estructura orgánica, muscular y esquelética deteriorada”. Hace casi siete años, es decir, un 29 de diciembre de 2013, el ex piloto alemán de Fórmula 1 Internacional sufrió un grave accidente en los Alpes Franceses mientras esquiaba con su familia. Desde entonces, su entorno ha guardado absoluto secreto sobre su estado de salud. El alemán, siete veces campeón de Fórmula 1, padeció un fuerte golpe contra una roca y el casco que utilizaba se rompió en el impacto. Esto le generó una grave lesión cerebral traumática por la que tuvo que ser operado de urgencia. A partir de allí, quedó internado en una clínica para luego ser trasladado a su casa en Ginebra para continuar con su recuperación.

Michael Schumacher sufrió un terrible accidente en los Alpes Franceses en diciembre de 2013 mientras esquiaba con su familia. Desde entonces, su entorno ha guardado un absoluto secreto sobre su estado de salud.
Contenido

La prensa italiana reprodujo este martes (21/01) declaraciones del prestigioso neurocirujano italiano, Nicola Acciari, quien aseguró que el ex piloto alemán campeón mundial de Fórmula 1, Michael Schumacher, “no está como lo recordamos”.   

En un reportaje que concedió al periódico italiano Contro Copertina, el profesional advirtió que el físico del alemán sería “muy diferente” y afirmó que tendrá una “estructura orgánica, muscular y esquelética deteriorada”.

“Debemos imaginar a una persona muy diferente de la que recordamos en la pista, con una estructura orgánica, muscular y esquelética muy alterada y deteriorada”, sentenció Acciari, argumentando su diagnostico “como resultado del trauma cerebral que sufrió” en 2013. 

Desde su accidente en Los Alpes, la familia de Schumacher no se pronunció mucho sobre el estado de salud del deportista. Su esposa, Corinna Betsch, fue la primera que rompió el silencio y dio algunos datos sobre la salud del ex piloto.

“En este momento está en las mejores manos posibles y nosotros estamos haciendo todo lo posible para ayudarlo. Puede estar seguros de ello”, le declaró Corinna a un medio de Alemania.

Algunos datos indican que Michael Schumacher eligió el centro médico Europeo Georges Pompidou, de París para realizar un tratamientos que incluye infusiones de células madre para mejorar las funciones cerebrales. 

Por otro lado, Jean Todt, presidente actual de la FIA (Federación Internacional del Automóvil) y jefe de Ferrari cuando Schumacher competirá, se pronunció sobre esta situación: “No hay más noticias excepto que Michael está luchando diariamente para mejorar la situación”, le expresó diario italiano La Repubblica.

El 29 de diciembre del 2013 Michael Schumacher estaba  esquiando junto a su hijo en la estación alpina de Méribel, cuando golpeó su cabeza contra una roca. La consecuencia inmediata fue un traumatismo craneoencefálico severo, con hematomas intracraneales y edema cerebral difuso. Un helicóptero lo llevó directamente a la clínica de Moutiers, para luego ser trasladado a un nuevo centro médico en Grenoble: “Ha necesitado inmediatamente una intervención de neurocirugía. Se encuentra en estado crítico”, fue el primer parte médico oficial después de practicar una doble cirugía en la cabeza del corredor.

Un coma profundo mantuvo en vilo al mundo hasta junio del 2014, cuando “Schumi” fue derivado al hospital universitario de Lausana, Suiza. El alemán estuvo poco más de 250 días entre hospitales hasta que finalmente su esposa Corinna y su representante Sabine Kehm tomaron una medida extraordinaria para proteger al ex piloto.

El oriundo de Hürth fue trasladado a su hogar en Gland, Suiza. Una mansión a orillas del Lago Geneva que fue reconstruida para mantener con vida al múltiple campeón de mundo. Una fortaleza que privó a todas las personas ajenas a su círculo íntimo de saber qué ocurría con el ídolo. 

En agosto de 2018, una revelación impactó al mundo: “Cuando lo pones en su silla de ruedas frente al hermoso panorama de las montañas que miran al lago, Michael a veces llora”, confesó un familiar a la revista Paris Match.

Desde su llegada a la mansión de Suiza, el alemán recibe visitas de personas cercanas y avaladas por su mujer. Entre ellos estuvo su ex compañero en Ferrari Luca Badoer, el presidente de la FIA Jean Todt y el arzobispo Georg Ganswein, quien fue entrevistado por la revista Bunte y detalló: “Me senté frente a él, lo toqué con ambas manos y lo miré. Su cara, como todos sabemos, es la típica cara de Michael Schumacher; sólo se ha vuelto un poco más rellena”.

“Siente que a su alrededor hay gente que lo ama, que se preocupa por él y, gracias a Dios, mantiene alejado al público demasiado curioso”, continuó, para finalmente asegurar que “la familia es el nido protector que Michael necesita desesperadamente. Su esposa es el alma de la familia”.

Aún se aguarda por un comunicado oficial por parte de la familia para tener más información acerca del estado de salud de Schumacher. 

El alemán ha sido el piloto con más grandes premios en su haber, con 91 victorias. Logró sus dos primeros títulos mundiales con Benetton en 1994 y 1995 y después otros cinco con Ferrari entre el 2000 y el 2004.

El pasado enero, su familia dio a conocer un comunicado en el que decía que estaba “en las mejores manos”.

Su hijo, Mick Schumacher, ha debutado recientemente como piloto con Ferrari y ha logrado victorias en Fórmula 2.