Filtraron los audios del VAR que hablan del 'roce” de Izquierdoz

La Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) difundió este jueves (07/01) los audios de las conversaciones que mantuvo el árbitro chileno Roberto Tobar y la cabina del VAR durante el partido que Boca Juniors igualó en la noche del miércoles 06/01 0-0 con el Santos de Brasil que correspondió a la semifinal de ida de la Copa Libertadores de América 2020. La situación se produjo a raíz del cruce que protagonizó el defensor “Xeneize” Carlos Izquierdoz contra el futbolista brasileño Marinho dentro del área, que motivó las protestas de Santos por supuesto penal no sancionado. La acción fue interpretada por los responsables del VAR como un “roce de fútbol”, según los diálogos de sus miembros que la Conmebol hizo públicos este mismo jueves (07/01).
jueves, 7 de enero de 2021 · 20:39

El partido de semifinal de ida que animaron en “La Bombonera”, Boca Juniors y Santos de Brasil de la Copa Libertadores de América 2020 quedó en el foco de la polémica a raíz del cruce que protagonizó defensor boquense Carlos Izquierdoz contra el futbolista brasileño Marinho dentro del área, que motivó las protestas de Santos por supuesto penal no sancionado. La acción fue interpretada por los responsables del VAR como un “roce de fútbol”, según los diálogos de sus miembros que la Conmebol hizo públicos este jueves (07/01). 

En la grabación de un minuto y medio, se escucha que la primera reacción del árbitro chileno Roberto Tobar al momento de la acción fue decir “limpio, nada”.

Desde la cabina VOR, el primero que habla es el chileno Eduardo Gamboa, asistente AVAR, que apreció: “Se deja caer”.

A continuación, el paraguayo Juan Benítez, encargado del VAR, advierte que “hay un contacto”, acepta que Izquierdoz le “pone la pierna” a Marinho y pide a Tobar que “no reanude” el juego.

“¿Cómo la ves, Eduardo?”, le pregunta Benítez a Gamboa y el chileno responde: “Roce de fútbol”.

Luego, Benítez descarta la posible falta y le ordena a Tobar seguir. “Roberto continúa, seguimos”, completa.

La Conmebol también publicó el video de una supuesta mano de Lucas Verissimo pero rápidamente fue descartada por el VAR ya que “no amplía el volumen del cuerpo”

Lo que llama la atención es que el Asistente del VAR (Gamboa, compatriota de Tobar) parece tener más injerencia y poder de opinión que el propio encargado de la cabina (el paraguayo Benítez).

Por la no revisión de esta jugada, el club Santos emitió un comunicado en el que advirtió que elevará un pedido de actuación de oficio a la Conmebol. El entrenador del equipo, Cuca, se marchó indignado por la determinación del cuerpo arbitral: “Marinho sufre la falta por encima y por el suelo. Esa jugada podría haber decidido el partido a nuestro favor. El penal no lo podemos dejar pasar porque fue claro. El VAR podría haber llamado, por supuesto”. Y el atacante del elenco santista, comentó sobre la acción: “Me tocaron dentro del área. No sé por qué el árbitro no miró el video del VAR. Podríamos haber ganado, pero jugar contra Boca es muy difícil”.

Muy distante quedó la otra polémica que ni siquiera llegó a ser tal: en el minuto 51, Eduardo “Toto” Salvio cabeceó la pelota en la puerta del área grande y la misma rebotó en el hombro derecho del defensor de Santos Lucas Verissimo. En segundos, la jugada se diluyó, pero el VAR la revisó y advirtió a Roberto Tobar.

Las repeticiones determinaron que no existió mano del brasileño, que inclusive parecía estar fuera de los límites del área penal. “Posible mano, pero accidental”, informó el asistente 1 del VAR, el chileno Eduardo Gamboa. Y enseguida Juan Benítez analizó: “Quiero ver ese contacto, ojo, ojo. Yo veo que el jugador tiene el brazo pegado al cuerpo. No amplía el volumen del cuerpo, seguimos. Todo limpio la jugada del área, seguimos. Todo chequeado, seguimos”.

No hubo difusión de las notas de voz del VAR en una jugada que Boca reclamó: al minuto 57 Marinho le cometió infracción a Frank Fabra, rozando con la suela de uno de sus botines a la altura de la tibia. En el “Xeneize” pidieron amarilla y hasta expulsión, pero ninguna de esas sanciones fueron consideradas por el juez de turno.