Palmeiras goleó a River por los errores de Armani, Rojas y la expulsión de Carrascal

River Plate quedó en la noche de este martes (05/01) al borde de la eliminación de la Copa Libertadores de América 2020 tras caer en el partido de semifinal de ida en el estadio Libertadores de América frente al Palmeiras de Brasil 0-3 con gol convertido en el primer tiempo por Rony, a los 28’ (Palmeiras) y en la segunda mitad anotaron Luiz Adriano, a los 2’ (Palmeiras) y Matías Viña, a los 16’ (Palmeiras). Si bien el “Millonario” tuvo un buen arranque en el primer tiempo, un grosero error de Franco Armani en el primer tanto, otro error de Robert Rojas en el mediocampo y la infantil expulsión de Jorge Carrascal provocaron la goleada del “Verdao” y la inminente eliminación de River.
miércoles, 6 de enero de 2021 · 03:35

Resultado inesperado y, a la vez, sorprendente en el Libertadores de América porque River Plate quedó en la noche de este martes (05/01) al borde de la eliminación de la Copa Libertadores de América 2020 tras caer en el partido de semifinal de ida frente al Palmeiras de Brasil 0-3.

Si bien el “Millonario” tuvo un buen arranque en el primer tiempo, un grosero error de Franco Armani en el primer tanto, otro error de Robert Rojas en el mediocampo y la infantil expulsión de Jorge Carrascal provocaron la goleada del “Verdao” y la inminente eliminación del equipo de Núñez.

River Plate afrontó su tercera semifinal consecutiva y la cuarta de las últimas cinco ediciones siendo el campeón en 2015 y 2018. 

Tras ganar su grupo, el “Millonario” eliminó a Athletico Paranaense (1-1 y 1-0) y en cuartos de final aplastó a Nacional, de Uruguay, con un resultado global de 8-2 (con triunfos 2-0 y 6-2).  

En este compromiso, el elenco riverplatense fue sorprendido ante uno de los rivales más grandes de Brasil que volvió a estar entre los cuatro mejores de Sudamérica luego de 20 años.

Palmeiras conquistó por única vez la Copa Libertadores en 1999 luego de eliminar a River en la semifinal y la última final que jugó fue al año siguiente, en el 2000, cuando cayó con el Boca de Carlos Bianchi.

El “Verdao” superó el grupo que compartió con Tigre como líder e invicto con 16 puntos pero los malos resultados en el campeonato brasileño provocaron la salida del experimentado entrenador Venderle Luxemburgo y la llegada del joven portugués Abel Ferreira

Bajo la conducción de Ferreira, el “Palestra” volvió a los puestos de clasificación a la Copa Libertadores en el campeonato brasileño y también se metió en la final de la Copa de Brasil. 

En la fase eliminatoria de la Libertadores, el equipo paulista superó ampliamente a Delfín, de Ecuador, con un global de 8-1 (3-1 y 5-0) y con Libertad, empató en Paraguay (1-1) y liquidó la serie como local (3-0).

En el primer episodio, River tomó rápidamente el manejo del trámite de las acciones con buen manejo de la pelota y el juego por los laterales. De ahí, Rafael Santos Borré y Jorge Carrascal golpearon de entrada y motivaron la reacción del arquero Weverton. 

Pese al manejo del partido, el “Millonario” sufrió más de la cuenta desde el medio hacía al fondo los contragolpes de Palmeiras que demostró ser efectivo con su delantero Luiz Adriano quien era asistido por Rony, Gabriel Menino y Gustavo Scarpa

Con el correr de los minutos, el elenco de la “Banda Roja” continuó acumulando méritos para intentar abrir el marcador con las corridas de Santos Borré y de Matías Suárez. Hasta esos momentos, el equipo riverplatense estuvo cómodo y demostró tener variantes en la ofensiva. 

No obstante, un grosero error del arquero Franco Armani, le permitió a Rony, a los 27’, poner en ventaja 0-1 al “Verdao” dejando sorprendidos a los comandados por Marcelo Gallardo. Por lo tanto, la defensa de River quedó aún más debilitada permitiéndole a Scarpa anotar el 0-2 tras un centro de Luiz Adriano que rápidamente fue anulado por el VAR a raíz de una posición adelantada. 

A pesar de la desventaja, el “Millonario” nunca se apartó de su idea de seguir apostando a la ofensiva con los centros de Carrascal para Santos Borré que no pudo definir sobre la posición de Matías Suárez.  

Ya en el cierre, Ignacio “Nacho” Fernández dispuso de un peligroso tiro libre que rebotó en el travesaño de Weverton.    

Cuando empezaba a vislumbrarse el segundo capítulo, Luiz Adriano se aprovechó de otro grosero error de Robert Rojas en el mediocampo riverplatense y convirtió el 0-2 para el “Alviverde”. A partir de ahí, River quedó desorientado, conmocionado y no tuvo capacidad de reacción ante semejante impacto. 

Aún con los efectos de la caída, el “Millonario”, con pocos recursos futbolístico, siguió presionando para intentar “arañar” un hipotético empate con las embestidas de Santos Borré sumado a un tiro de esquina de Matías Suárez que Jorge Carrascal cabeceó desviado. 

En medio de este preocupante panorama, River sabía que era consciente de tan “catastrófico” marcador aunque siguió atacando de manera desordenado mientras que Palmeiras se mantenía muy tranquilo sobre su campo. Más allá de la tranquilidad con la que se maneja el cuadro rival, el “Verdao” estuvo cerca del tercero con fuerte disparo de Patrick De Paula que derivó en la intervención de Franco Armani. 

Sin embargo, River, producto de su impotencia, sufrió la tonta e infantil expulsión de Jorge Carrascal por cometerle una infracción a Gabriel Menino. Esta baja provocó la inevitable caída del “Millonario” que se vio materializada por un formidable cabezazo de Matías Viña, a los 16’, que asestó el 0-3 para Palmeiras. 

Por consiguiente, el combinado del “Muñeco” Gallardo quedó desarticulado, sin recursos futbolísticos ante el “Alviverde” que continuó generando peligro.  

En el epílogo, Breno, Raphael Veiga y Menino estuvieron muy cerca de propinarle un “cachetazo” a los riverplatenses. En consecuencia, River quedó herido y con una diferencia irremontable de cara la revancha que se disputará el próximo martes (12/01) ante el mismo adversario en el estadio Allianz Parque de San Pablo y el ganador se clasificará a la gran final única del sábado (30/01) en el Maracaná de Río de Janeiro.