DEPORTES Juegos Olímpicos > COVID-19 > Tokio

MALA NOTICIA

Emergencia COVID-19 en Tokio: Juegos Olímpicos sin público

Tokio, la capital japonesa lucha contra una nueva ola de casos de COVID-19, crece la presión para impedir espectadores en los Juegos Olímpicos 2020.

Las autoridades organizadoras de los Juegos Olímpicos rechazaron semanas atrás el pedido de los patrocinadores de volver a postergar el evento y el evento se inauguraría el 23/07 pero el brote COVID-19 impondría que no haya público en los estadios, que sí era un reclamo de los patrocinadores.

Los Juegos Olímpicos deberían extenderse hasta el 08/08, pero deberán ocurrir íntegramente bajo medidas de emergencia: el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, ya declaró un estado de emergencia por coronavirus para Tokio, que se extiende a la sede de los Juegos Olímpicos en la ciudad.

Esta situación anticipa que los organizadores consideran prohibir a todos los espectadores del evento.

El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, dijo que la emergencia irá desde el lunes 12/07 hasta el 22/08.

Esto significa que los Juegos Olímpicos ocurrirán bajo medidas de emergencia, y eso impide la asistencia del público.

Suga dijo que el estado de emergencia era necesario para "evitar el resurgimiento de la futura propagación de casos en todo el país".

Los asesores médicos han dicho durante semanas que no tener espectadores en los Juegos sería la opción menos arriesgada en medio de la preocupación pública generalizada de que la afluencia de miles de atletas y funcionarios alimentará una nueva ola de infecciones.

El problema

Durante semanas los patrocinadores de los Juegos pidieron postergarlos precisamente porque temían un nuevo brote de COVID-19 en un país que ha rechazado la vacunación por motivos socioculturales.

La postergación permitiría Juegos con público, explicaron ellos. Para muchos patrocinadores es esencial la presencia de público en los estadios por su estrategia de marketing, que provocaría el retorno de la inversión.

Sin embargo, los organizadores de los Juegos se negaron a postergarlos nuevamente, y especularon que de todos modos, tal como sucede en eventos deportivos en Europa, podrían ingresar espectadores al estadio, algo que ahora se ha complicado definitivamente.

Sin espectadores

Pero entonces los organizadores hicieron la concesión al reclamo de los sanitaristas de hacer un bloqueo al ingreso de espectadores desde el extranjero y fijaron un límite a los aficionados nacionales al 50% de su capacidad, hasta un máximo de 10.000 personas.

Ahora parece que sería demasiado para un escenario de emergenia sanitaria.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, quien llegó a Tokio para supervisar el último tramo de los preparativos, presidirá las conversaciones.

Otros participantes en las discusiones incluyen a los gobiernos nacionales y de Tokio y a los funcionarios paralímpicos.

Japón no ha sufrido el tipo de brotes explosivos de COVID-19 que se ven en muchos otros países, pero ha tenido más de 810.000 casos y 14.900 muertes.

Es muy lento el proceso vacunatorio: apenas 25% de la población ha recibido una vacuna COVID-19 hasta ahora.

El nuevo estado de emergencia en Tokio se produce cuando la capital anunció 896 nuevas infecciones diarias el jueves 08/07, cerca de los máximos vistos por última vez a mediados de mayo.

El foco principal del estado de emergencia es una solicitud de cierre de bares, restaurantes y salas de karaoke que sirven alcohol.

La prohibición de servir alcohol es un paso clave para atenuar las festividades relacionadas con los Juegos Olímpicos y evitar que la gente beba y salga de fiesta.

Se espera que los residentes de Tokio enfrenten solicitudes de quedarse en casa y vean los eventos en la televisión desde casa.

“¿Cómo evitar que las personas que disfrutan de los Juegos Olímpicos salgan a un bar o un restaurante? Es un tema principal”, dijo la ministra de Salud, Norihisa Tamura.

Elecciones

El aumento de las infecciones también ha obligado al gobierno de la ciudad de Tokio a retirar el relevo de la antorcha olímpica de las calles capitales, lo que le permite funcionar solo en islas remotas frente a la costa de Tokio.

No está claro cómo entrará la antorcha al estadio para la ceremonia de apertura.

La ausencia de multitudes probablemente afectará aún más el presupuesto de los Juegos, cuyo rojo ya se ha disparado a un estimado de US$ 15.400 millones, y se espera que los ingresos por entradas de alrededor de US$ 815 millones se vean afectados.

Hasta esta semana, los funcionarios habían insistido en que podían organizar los Juegos de manera segura con algunos espectadores, pero un revés del partido gobernante en las elecciones de la asamblea de Tokio el domingo 04/07, que algunos de los aliados de Suga atribuyeron a la ira pública por los Juegos Olímpicos, obligó al cambio de rumbo fuentes dijeron a Reuters.

Japón celebrará elecciones parlamentarias a finales de 2021 y la insistencia del gobierno en realizar ya los Juegos, que ya se han pospuesto 1 año debido a la pandemia, podría costarle apoyo en las urnas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario