Con escenario postpandemia y JJ.OO austeros, Pignatiello especuló con 'dejar de nadar”

La nadadora bonaerense Delfina Pignatiello especuló este jueves (04/06) en declaraciones periodísticas con la posibilidad de “de dejar de nadar” a la vez que puso en duda su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, debido a que lleva “11 semanas sin entrar a una pileta”, a raíz de la cuarentena por la pandemia de coronavirus y pidió que la dejen volver a entrenarse. Por eso, su entrenador, Gustavo Roldán, rogó que le habiliten a Pignatiello la posibilidad de entrenar en unas piletas y afirmó que están en contacto permanente con el Enard y el Comité Olímpico Argentino para alcanzar una solución. “Peligran los Juegos, ya no vamos a poder competir de la misma manera. Nuestros adversarios están entrenando”, afirmó el entrenador. Tras este pedido, el ministerio de Deportes y Turismo de la Nación anunciará un esquema de permisos de entrenamiento específico para los deportistas argentinos clasificados a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, tras los reclamos públicos por la inactividad sufrida en el marco de la pandemia del coronavirus Covid-19. Por otro lado, Japón está considerando varias opciones para que los Juegos Olímpicos del próximo año sean más reducidos, con una limitación de espectadores y un menor tamaño de las ceremonias, según informes de medios de comunicación locales.
jueves, 4 de junio de 2020 · 23:27

Mientras el mundo entero se prepara para el escenario postpandemia del coronavirus que causó duras pérdidas económicas en todos los ámbitos de la sociedad y que motivó la paralización de la actividad deportiva en general, los deportistas de todo el mundo se preparan para competir en los Juegos Olímpicos de Tokio que fueron pospuestos para 2021.

Tras la parálisis mundial, la nadadora bonaerense Delfina Pignatiello especuló este jueves (04/06) en declaraciones periodísticas con la posibilidad de “de dejar de nadar” a la vez que puso en duda su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, debido a que lleva “11 semanas sin entrar a una pileta”, a raíz de la cuarentena por la pandemia de coronavirus y pidió que la dejen volver a entrenarse.  

“Día por medio sueño con volver a entrenar. Quiero estar en los Juegos Olímpicos y para eso tengo que volver a entrenarme. Hace 11 semanas que no entro a una pileta, es un récord mundial. Durante el año me tomo una semana de vacaciones de no entrar al agua y ahora voy 11 semanas”, expresó.

La joven deportista señaló además: “La natación es un deporte que no se puede reemplazar con ejercicios afuera del agua. Todas mis rivales están entrenando y estoy en total desventaja. Yo tengo ganas de ir a los Juegos Olímpicos para representar a mi país y ponerme mi bandera, pero me gustaría hacerlo bien y no ir mal preparada. Para eso tengo que entrenarme”.

“Mi cuerpo tiene que estar preparado. No es que un mes antes me puedo preparar. El último año de la preparación para un Juego Olímpico es esencial. Saber que ni siquiera llegue preparada, me frustra muchísimo y entra en consideración ni siquiera prepararse para estos Juegos. También entra en consideración dejar de nadar si esto se sigue extendiendo”, expresó en diálogo con TN.

Y añadió: “Me toma por lo menos tres meses recuperar el estado físico y mental para poder competir o estar a nivel, imaginen lo que sería once semanas. Si es que en algún momento llego a recuperar el estado. Mi sueño olímpico siempre fue más fuerte que todo, pero pasaban las semanas y me empecé a preguntar por qué me estaba entrenando. Sentí que no tenía ningún objetivo”

“Quiero ir a los Juegos Olímpicos a representar a mi país de la mejor manera posible, que es para lo que me estoy preparando hace tres años, pero me gusta hacerlo bien y para eso mi cuerpo necesita estar preparado. No quiero a hacer solo un jueguito”, comentó Pignatiello. 

Por lo tanto, su entrenador, Gustavo Roldán, rogó que le habiliten a la nacida en San Isidro la posibilidad de entrenar en unas piletas y afirmó que están en contacto permanente con el Enard y el Comité Olímpico Argentino para alcanzar una solución. “Peligran los Juegos, ya no vamos a poder competir de la misma manera. Nuestros adversarios están entrenando”, afirmó el entrenador. 

“Hace cerca de 9 semanas que la CADDA presentó los protocolos y no hay respuestas. No encontramos el por qué. Después de 75 días de aislamiento, para que vaya Delfina en su auto, entrene con su entrenador y no se cruce con nadie, hay cero posibilidad de no contagiarse”, declaró.

En el mismo sentido, Roldán explicó por qué no hubo ninguna movilización masiva de parte de los atletas argentinos para impulsar el regreso a los entrenamientos de cara a la cita olímpica que tendrá su estreno oficial el próximo 23 de julio en el estadio Olímpico de Tokio.

“Creo que es un miedo al escrache. Los atletas son muy respetuosos. Siempre estuvimos callados y alineados, pero lo pedimos desesperadamente. Aunque se hagan los Juegos, no vamos a poder competir de la misma manera”

Tras este pedido, el ministerio de Deportes y Turismo de la Nación anunciará un esquema de permisos de entrenamiento específico para los deportistas argentinos clasificados a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, tras los reclamos públicos por la inactividad sufrida en el marco de la pandemia del coronavirus Covid-19. 

El ministro Matías Lammens encabezó una reunión este jueves (04/06) en la que se ultimaron los detalles del anuncio que se hará público “en estos días”.

En los hechos, se entiende que se esperarán los alcances generales de la nueva fase de la cuarentena que brindará el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y luego se abordarán situaciones específicas, como la del deporte.

Esta situación surgió como respuesta al reclamo que, públicamente, realizaron entre otros Santiago Lange, medallista dorado en vela en Río de Janeiro 2016, y la nadadora Delfina Pignatiello, una de las máximas esperanzas rumbo a Tokio 2020.

El nuevo esquema incluiría tanto a aquellos deportistas clasificados para Tokio 2020 como a los que todavía deben buscar su plaza en los próximos meses. 

Por otro lado, Japón está considerando varias opciones para que los Juegos Olímpicos del próximo año sean más reducidos, con una limitación de espectadores y un menor tamaño de las ceremonias, según informes de medios de comunicación locales.

La prueba obligatoria de PCR para todos los atletas, oficiales y espectadores es una de las medidas que se están analizando para controlar la propagación del coronavirus que obligó la postergación de los juegos de este año, informó el diario Yomiuri, citando a varios funcionarios no identificados del Gobierno y del comité organizador. La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, señaló a periodistas que le gustaría alinear y simplificar el evento, donde sea posible.

No se ha decidido nada entre el Gobierno y los organizadores de los Juegos Olímpicos, sostuvo el secretario jefe del gabinete de Japón, Yoshihide Suga, en respuesta a una pregunta sobre el informe.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se pospusieron en marzo para el próximo verano, debido a que las infecciones por coronavirus se extendieron por todo el mundo. Es la primera vez que los juegos se posponen desde que comenzaron a celebrarse en el siglo XIX, aunque juegos anteriores han sido cancelados.

“El aplazamiento de un año, por supuesto, significa costos adicionales”, manifestó a periodistas Seiko Hashimoto, ministra del gabinete a cargo de los juegos. “Teniendo en cuenta estos costos y los de contención de la pandemia, el Comité Olímpico Internacional y el Comité Organizador tomarán una decisión adecuada y racional”.

La especulación de que los juegos de Tokio también podrían terminar siendo cancelados por completo ha aumentado. Algunos expertos dicen que es poco probable que ocurran y miembros del COI han aludido a esta posibilidad frente a varios medios. Un funcionario gubernamental no identificado en el informe de Yomiuri aseguró que es de suma importancia evitar el “peor de los casos” de una cancelación.