Pichot, los negocios mineros y el ‘Manota’ Rodríguez de la UAR que no resiste presiones

Resulta que en la Unión Argentina de Rugby (UAR) se cuecen habas como en la Asociación del Fútbol Argentino, aún cuando una entidad defienda el deporte amateur y la otra se vuelque por el deporte profesional. Influencias, influyentes y presiones con objetivos precisos que tienen costos.
jueves, 3 de diciembre de 2020 · 23:32

El rugby argentino quedó salpicado por el escándalo que tuvo su origen en el polémico homenaje a Diego Armando Maradona en el partido que disputaron Los Pumas frente a los All Blacks en el Torneo Tres Naciones, el pedido de disculpas del plantel y los mensajes xenófobos y discriminatorias del capitán Pablo Matera con la posterior sanción y levantamiento de la misma pusieron en el “ojo de la tormenta” al presidente de la Unión Argentina de Rugby (UAR), Marcelo Rodríguez.  

Rodríguez, peronista de San Juan, quedó en la mira tras llegar al cargo en 2018 cuando una semana antes de la elección, dicen que Agustín Pichot llamó al favorito Gabriel Travaglini e intentó influir en lo que sucedería en la UAR.

Pichot fue nombrado CEO para la América Latina del mayor grupo minero australiano Fortescue Metals Group.

Pichot tenía la misión, como todo buen hombre de negocios, de ampliar los intereses de la minera. El rugby puede ayudar tal como sucede con el fútbol y algunos dirigentes de AFA. 

Es un estilo de diplomacia que suele dar resultados y que Pichot conoce a la perfección como embajador de la Fortescue Metals Group de su amigo Forrest. Gracias a los contactos que le brindó el rugby –donde se anticipó en ese 2019 una reestructuración de los principales torneos internacionales después del Mundial de Japón–, el ex Puma se familiarizó con los yacimientos de litio y cobre. Pero la mala imagen que tiene el sector cuestionado por las graves secuelas que deja la minería es como un campo minado de jugadores rivales que le cierran el paso, según mencionó Página/12. 

Recordar que Pichot intenta presidir la World Rugby, aprovechando el poder de Andrew Forrest. ¿Quién es?

Twiggy

Fortescue Metals Group Ltd (o FMG) es una empresa australiana de mineral de hierro, casi tan importante como BHP Billiton y Rio Tinto, cuyo accionista principal es Andrew Forrest.

Apodado Twiggy, es el propietario de Western Force, que compite en el Global Rapid Rugby y el National Rugby Championship representando a la región de Australia Occidental. 

Algo más sobre la franquicia Western Force: fue restada del Super Rugby donde juegan los Jaguares argentinos, en una reestructuración en la que también quedaron afuera 2 equipos sudafricanos.

Pero Forrest creo una competencia propia, aunque de menor nivel: el Global Rapid Rugby, a la que convocó a rivales de Asia y Oceanía.

De todos modos, Forrest tiene intereses, dinero y poder. Y le fascina el mundo del rugby.

UAR

Pichot intentó reorganizar la UAR. Así, el nombre de Marcelo Rodríguez (presidente de Sudamérica Rugby y Board de Jaguares) empezó a sonar fuerte en los pasillos de la Unión Argentina y... fue elegido presidente.

El rumor, no confirmado: "Pichot fue decisivo en la designación del sanjuanino ‘Manota’ Rodríguez como presidente y a Travaglini como vicepresidente, a la esposa de Rodríguez como asesora legal de su presidencia en la minera y a Gabriel Travaglini le cedió todos los seguros de la minera para que saliera de una dura crisis económica en la que se  encontraba, a su vez, lo convenció de que el cargo de vice lo haría viajar por todo el mundo."

El rugby bonaerense y del resto del país llegaron a un acuerdo y Travaglini (ex jugador del Club Atlético de San Isidro y de la Selección Argentina) es la persona que acompaña a Rodríguez como vicepresidente.

Rodríguez es el primer dirigente nacido en San Juan que ocupa el máximo cargo de la Unión Argentina de Rugby, desde abril de 2018.

Ahora él debe remontar una situación complicada a nivel popular. Afirmar que el brazalete negro en la camisea de Los Pumas es el mayor honor a una persona fallecida, no lo ayudó mucho. No estuvo muy creativo. Pero sancionar a deportistas de élite por expresiones del pasado, y luego de su público arrepentimiento, tampoco.

Sancionados

Ante la ola de repudios por los misóginos mensajes, la Unión Argentina de Rugby (UAR) argumentó este jueves (03/12), tras la decisión de dejar sin efecto las sanciones que había aplicado a los jugadores de Los Pumas Pablo Matera, Guido Petti y Santiago Socino, que “el sostenimiento de las medidas preventivas” resultaba “innecesario”.

Así lo expresó en un comunicado dado a conocer esta madrugada, en el que fundamentó la decisión tomada en la noche de este último miércoles 02/12, que dejó a los jugadores que habían sido sancionados habilitados para integrar el equipo que el sábado jugará ante Australia, en el último partido del Tres Naciones, aunque no fueron incluidos en el equipo por el entrenador Mario Ledesma.

“El proceso disciplinario continúa y la Comisión arribará a una resolución final en los próximos días de acuerdo con los tiempos del procedimiento, en esta primera instancia considera que el sostenimiento de las medidas preventivas resultan innecesarias, por lo cual resuelve levantar la suspensión de los tres jugadores y restituir la capitanía de Pablo Matera”, señaló la UAR en el texto.

La medida había sido adoptada luego de que trascendieran mensajes racistas, xenófobos y discriminatorios escritos en las redes sociales por los tres integrantes del plantel de Los Pumas hace ocho años.

“Los tres jugadores manifestaron su profundo arrepentimiento, reiteraron el pedido de disculpas, ratificaron que no es lo que piensan y que fue un acto imprudente propio de la inmadurez”, justificó la Unión Argentina de Rugby al dar cuenta de manera oficial de su decisión de dar marcha atrás con las sanciones.

Además, indicó que los jugadores sancionados preliminarmente se hicieron “plenamente cargo y responsables, por lo que se pusieron a disposición de la Comisión para que se investiguen las circunstancias y buscar enmendar el daño causado”.

“A la hora de expedirse preliminarmente, la Comisión de Disciplina ha considerado y valorado la actitud de los tres jugadores durante este proceso, y entiende que los mismos no han repetido acciones similares durante estos más de ocho años, y que han demostrado durante este tiempo ser personas de valores firmes e íntegros y dignos de integrar nuestro seleccionado”, fundamentó la UAR.

El comportamiento de los integrantes del seleccionado argentino, dirigido por Ledesma, mereció el repudio generalizado de la mayor parte del arco del deporte. Inclusive hasta figuras retiradas de la disciplina como Agustín Pichot (candidato a presidente de la World Rugby), Hugo Porta, Serafín Dengra y Eliseo “Chapa” Branca exigieron “fuerte autocrítica” a los componentes del plantel argentino.

En febrero de 2015, Matera firmó contrato profesional con la Unión Argentina de Rugby junto a otros 12 jugadores, pero días después protagonizó un fuerte incidente en el boliche La Colmena, en Pilar y todo quedó registrado.

Los Pumas, después del partido del próximo fin de semana, no jugarán hasta julio del año que viene, lo que ayudará a las autoridades a analizar bien el alcance.