DEPORTES Novak Djokovic > Visa > Australia

CULEBRÓN

Australia ahora canceló la visa de Novak Djokovic

La decisión de cancelar la visa de Novak Djokovic intentó reafirmar el concepto de vacunación obligatoria en Australia pero sepultó al Abierto de Tenis.

Los abogados de Novak Djokovic afirman que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, basó su decisión de cancelar la visa del jugador de tenis N°1 del mundo en que si el serbio permanecía en Australia fortalecería a los grupos antivacunas.

El abogado Nicholas Wood dijo que Hawke había elegido "retirar a un hombre de buena reputación" de Australia y "perjudicar" su carrera por los comentarios que Djokovic había hecho en 2020.

“No tiene una base racional para decir que la decisión que toma es para generar una mayor cantidad de sentimiento antivacunas que está tratando de minimizar”, dijo.

Uno de los desarrollos más significativos de la audiencia fue escuchar la razón del ministro para cancelar la visa de Novak Djokovic y Wood calificó ese razonamiento de Hawke como "evidentemente ilógico", basado en un preconcepto (prejuzgamiento) y dijo que expulsar a Djokovic del país por esos motivos bien podría provocar el efecto inverso: 'excitar' el sentimiento antivacunas.

El equipo legal del Ministro de Inmigración también dijo que el gobierno no expulsaría a Djokovic del país hasta que finalicen los procedimientos.

Wood dijo que un abogado del gobierno australiano informó al equipo legal del tenista que no proponen detener a Djokovic en un centro de detención de inmigrantes.

El juez Kelly señaló que el caso puede ser elevado para ser escuchado por el Tribunal Federal, en lugar del Tribunal de Circuito Federal.

fans-djokovicjpeg.jpeg
Fans antivacunas de Novak Djokovic en Melbourne, Australia.

Fans antivacunas de Novak Djokovic en Melbourne, Australia.

Un comentario

David Crowe en The Age:

"En política, como en el tenis, todos llevan la cuenta, y Novak Djokovic acaba de perder un partido en números políticos básicos.

Scott Morrison tomó la decisión racional de enviar a casa a la rica estrella del tenis después de calcular el enorme costo político de darle un trato especial.

El ministro federal de Inmigración, Alex Hawke, canceló la visa de Novak Djokovic por "motivos de salud y buen orden".

Dejar que se quedara habría sido una forma garantizada para que el Primer Ministro cubra un pastel de errores políticos con una gruesa capa de locura política.

Era insostenible permitir que el tenista no vacunado ingresara fácilmente a Australia cuando había engañado a los funcionarios fronterizos sobre su viaje a España y lo atraparon en público en Serbia mientras estaba infectado con el coronavirus. La sanción es que se le puede negar la entrada a Australia durante 3 años.

Pero los factores políticos fueron fundamentales en la decisión del ministro de Inmigración, Alex Hawke , uno de los aliados más cercanos de Morrison.

El gobierno puede ver que los australianos no están de humor para conceder una exención a Djokovic cuando tanta gente ha soportado reglas estrictas durante tanto tiempo, incluso cuando eso ha significado cerrar la frontera a los propios ciudadanos del país.

Eso significa que la decisión es la llamada correcta. Los australianos están ansiosos por la ola de Omicron y buscan pruebas rápidas de antígenos en un momento en que los suministros de alimentos y comestibles se están agotando en algunos supermercados. Morrison está bajo presión para ayudar a la nación a pasar un verano sombrío. No es momento de ofrecer exenciones especiales a un tenista.

djokovic coria.jpg
Antes del tribunal, Novak Djokovic había entrenado con el argentino Federico Coria.

Antes del tribunal, Novak Djokovic había entrenado con el argentino Federico Coria.

Si bien algunos temen por el estado del Abierto de Australia, el factor decisivo ha sido la experiencia de los australianos comunes, especialmente aquellos que expresaron sus frustraciones a los parlamentarios del gobierno.

A los australianos se les ha prohibido visitar a un padre moribundo en el hospital, se les ha impedido ver a un nuevo nieto y se les ha prohibido celebrar una boda. ¿Deberían aceptar que una estrella del tenis obtenga el margen de maniobra que se les negó?

Enojar a esos australianos habría sido un gran peligro para Morrison cuando está a solo unos meses de las elecciones.

Pero esto no es juego, set y partido. Toda la saga ha puesto de relieve la disfunción pandémica de Australia. Fue una vergüenza nacional y puede continuar a través de los tribunales.

Hubo errores en todo momento, como no prepararse para el problema semanas antes de que Djokovic llegara al mostrador de control de pasaportes en Melbourne. Nadie estaba dispuesto a hacer una declaración clara de que no debería venir.

El gobierno federal parecía pensar que el problema desaparecería. O que alguien más, como el primer ministro victoriano Daniel Andrews, haría la llamada. Solo al final, cuando era obvio que Morrison tendría que hacerse cargo del resultado, comenzó el proceso para rechazarlo.

El asunto se convirtió en otro escenario para el juego de culpas tan común en la pandemia.

En un ejemplo clásico de gobierno superpuesto, todos tenían algo que decir. Tennis Australia, el gobierno victoriano y el gobierno federal tomaron parte. Sin embargo, el panel médico establecido por Victoria no tenía autoridad real sobre la decisión. Al final, el control fronterizo fue y es un trabajo federal.

Morrison y Hawke tomaron una decisión final que parece estar en línea con el sentimiento de la comunidad y, posiblemente, con las encuestas internas del gobierno. A la mayoría de los australianos probablemente les gustaría que la estrella del tenis se fuera a casa. Pero eso no hace que el resultado sea una victoria política fácil.

Si el gobierno pensara que esto estaba jugando bien, Hawke habría anunciado su fallo temprano en el día frente a cuatro banderas. En cambio, emitió la decisión en un comunicado justo antes de las noticias de las 18:00 del viernes 14/01, lo que limita el margen de reacción.

Esto probablemente fue táctico y podría haber reflejado la larga espera de los abogados para verificar la letra pequeña de la decisión, pero tendió a agravar la sensación de que el gobierno estaba luchando por arreglar algo que debería haber previsto. Después de perder la oportunidad de decirle a Djokovic que se mantuviera alejado, el gobierno fue humillado en una derrota judicial y luego tardó días en decidir qué hacer a continuación.

Al final, optó por el control de daños. El cálculo político estaba hecho. Djokovic se tuvo que ir."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario