DEPORTES Russo > Riquelme > Boca

MUNDO BOCA

A casi 1 año de su polémica salida, Russo habló de Riquelme

Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme.

Miguel Ángel Russo concedió en el mediodía de este martes (18/01) un extenso reportaje al canal de cable ESPN a casi un año de su polémica salida de la dirección técnica de Boca aunque elogió al vicepresidente Juan Román Riquelme a quién considero que es “influyente” en su rol de dirigente en el club y aseguró que fue “el mejor jugador” que dirigió en su carrera.

“Román fue el mejor jugador que dirigí. Fue muy importante en los títulos que Boca ganó y como dirigente también es influyente. Todo lo que vive le da más experiencia y hará que mejore permanentemente”, indicó Russo a ESPN.

https://twitter.com/ESPNFutbolArg/status/1483501680780099592
riquelmejpg.jpg
Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme.

Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme.

https://twitter.com/ESPNFutbolArg/status/1483506871877124096

Miguel Ángel Russo, actual DT de Al-Nassr de Arabia Saudita, dejó Boca en 2021 luego de una serie de resultados adversos a pesar de haber conquistado la Superliga Argentina 2019/2020 y la Copa de la Liga Profesional de Fútbol 2020.

https://twitter.com/ESPNFutbolArg/status/1483506369965744130
https://twitter.com/ESPNFutbolArg/status/1483488096855498753

Hay que mencionar que Riquelme es quien, en reiteradas ocasiones, según los comentarios periodísticos y de dirigentes de Boca Juniors, condicionó o influyó en las formaciones que anunciaba Russo y en la estrategia de juego, más allá de definir las contrataciones de jugadores.

miguel-russojpg.jpg
Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme.

Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme.

En ese entonces, Riquelme había exhibido como éxitos la vuelta olímpica en la Superliga 2019/2020 y la Copa Maradona (2021). Sin embargo, todos los boquenses consideraron a esos éxitos como la base para construir lo que desean, la Copa Libertadores de América. Y Boca había quedado nuevamente eliminado en octavos de final, demasiado rápido.

¿Por qué sería el fracaso de Russo y no el de Riquelme?, se preguntaban muchos, sorprendidos por la hipocresía que es el estilo del fútbol en estos casos, no sólo en Boca Juniors sino en otras entidades deportivas también.

El presidente de Boca, Jorge Amor Ameal, no quería la salida de Miguel Ángel Russo pero la Comisión de Fútbol Profesional, que responde a Riquelme, fue la que decidió el despido.

MIGUELANGELRUSSOSOBRERIQUELMEYTEVEZ.jpg
Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme.

Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme.

Así, un club con historia como Boca Juniors quedó reducido a Deportivo Riquelme, tal como le sucedió a River Plate durante la horrible gestión de Daniel Passarella.

Todo previsible

Russo venía en picada pero logró un período de gracia con la victoria agónica ante River Plate, en un partido cuyo desarrollo no fundamentó el triunfo de Boca Juniors pero sus jugadores patearon mejor los penales que los de su rival.

La derrota ante Estudiantes de La Plata fue definitiva.

En la noche del lunes 16/08/2021, se dio a conocer que Miguel Ángel Russo dejaría su puesto de Director Técnico de Boca Juniors.

Russo, “Miguelo”, acumuló malos resultados, un equipo sin funcionamiento, errada elección de ciertos jugadores, bajísima cantidad de goles y de volumen de juego.

“Boca genera muchas cosas. Ponen todo en otro tono porque es Boca y son las reglas del juego. Y Riquelme tiene capacidad, no tengo ninguna duda”, agregó en su momento Miguel Ángel Russo.

El ahora ex DT de Boca declaró a ESPN que tuvo “la mejor relación” con Carlos Tevez, quien se retiró a mediados de 2021: “Me alegro que su última etapa en Boca haya sido muy importante. Tuvo una decisión sabia y tengo el mejor recuerdo de él. Conmigo tuvo un alto rendimiento, se preocupó por mejorar”.

https://twitter.com/ESPNFutbolArg/status/1483502744543666179

Tevez, capitán e ídolo del club, había firmado en 2020 por un año con una extensión de seis meses más y una cláusula de salida en los primeros seis meses de 2021, si Boca dejaba de participar en la Copa Libertadores.

carlos-tevezjpg.jpg
Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme.

Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme.

En julio de 2020, Carlos Tevez recibió el martes 14/07/2020 la copia de su contrato por parte de la secretaría de fútbol de Boca que había acordado de palabra con Riquelme y había firmado su renovación vía digital.

El ídolo “Xeneize” había llegado a un acuerdo por un vínculo de un año con una cláusula de extensión por seis meses más, y otra en la que figuraba que si a los seis meses Boca dejaba de participar de la Copa Libertadores el jugador podría rescindirlo, algo que finalmente ocurrió.

Así, se cerró una historia que tuvo varios episodios, con un fuerte cruce mediático con los ex jugadores Jorge “El Patrón” Bermúdez y Raúl Cascini, integrantes del departamento de fútbol boquense, y que tuvo final feliz con la llamada de Juan Román Riquelme a Tevez para destrabar la situación.

También, en julio de 2020, Carlos Tevez había hecho estallar la interna en Boca luego de anunciar que continuaría en el club hasta diciembre de ese 2020 y que su nuevo contrato sería donado con fines benéficos. Ante estas declaraciones, el “El Patrón” Bermúdez, miembro de la Secretaría Técnica del “Xeneize”, había rechazado el lunes 29/06/2020 “el oportunismo político” de Tevez.

El “Patrón” también había cuestionado “que se le mienta al hincha y al socio que tanto ama al club” como la gestión que encabeza el presidente Jorge Amor Ameal, acompañado de Riquelme, responsable máximo del fútbol boquense.

“Claro que nosotros como todo el mundo Boca espera la renovación de (Mauro) Zárate y (Carlos) Tevez. Son símbolos y bastiones deportivos. Lo que no podemos aceptar es el oportunismo político y que se le mienta al hincha y al socio que ama el club como nosotros”, había escrito en ese momento el colombiano en su cuenta de Twitter.

No había sido la primera declaración de este tipo que había hecho el ex futbolista y actual dirigente. En las horas previas, había escrito un mensaje del mismo tenor. “La verdad prevalece siempre donde la mentira hace muchos esfuerzos por aparecer”, señaló un tuit en el que citó una nota del medio Expediente Político que hablaba de las supuestas intenciones de Tevez de lanzarse como candidato a presidente del “Xeneize” en el futuro, con Daniel Angelici como aliado. Pero no. Como en sus épocas de recio defensor, jugaba fuerte. Al límite del reglamento. Con un dato extra: en el texto de ese mismo lunes 29/06/2020 puso al Nº 10 (proveniente de las inferiores xeneizes y ganador de 10 títulos, entre los que se destacan la Libertadores y la Intercontinental de 2003) a la misma altura de Mauro Zárate, que había llegado en 2019 a Brandsen 805, según una nota publicada en el diario La Nación.

Había sido llamativo el mensaje de Bermúdez, mano derecha de Riquelme en el consejo de Fútbol. Como socio y con la antigüedad correspondiente, si así lo quisiera Carlos Tevez podría postularse a presidente del club de la “Ribera”. Pero recién en diciembre de 2023. Serán los socios, en las urnas, quien lo elijan o no. Tal vez Riquelme no comparte las formas del Patrón, pero comparte los pensamientos, según reveló el diario La Nación.

imagepng.png
Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme y Carlos Tévez. (Foto: Noticias Argentinas)

Miguel Ángel Russo concedió un reportaje a casi un año de su polémica salida de Boca pero elogió a Juan Román Riquelme y Carlos Tévez. (Foto: Noticias Argentinas)

La contraoferta propuesta por Tevez (un contrato por seis meses y donar todo su salario), había descolocado a más de uno, que se había sorprendido con esa jugada. “Boca le ofreció A y Tevez respondió B”, habían comentado. En un contexto donde aún no estaba claro cuándo se volvería a jugar profesionalmente al fútbol en la Argentina, ni en qué estado físico volvería el capitán del campeón vigente, parecía hasta ideal la renovación semestral, según lo publicado por La Nación.

No lo consideraban así. Y se mantenía en el vínculo de 12 meses, con la opción de extenderlo a 18. Para al mismo tiempo marcarle la cancha al futbolista y dejarle en claro quién tomaba las decisiones. Con un tema central y que todavía no tenía resolución fue la cotización del dólar que se tomó en cuenta en el hipotético caso de que finalmente concretara la firma por 12 meses a cambio de poco menos de US$ 1.500.000, según La Nación.

Desde el club sospechaban que algo o alguien lo habían hecho cambiar de parecer al ídolo. Y no les había gustado nada que lo anunciara en los medios antes de proponerlo puertas adentro. A la vez, hubo un tema legal en el medio: el nuevo acuerdo entre la AFA y Futbolistas Argentinos Agremiados estipulaba que los contratos deberían ser de enero a diciembre. En ese contexto, era imposible firmar hasta el 30 de junio, como hasta ese entonces. Cerca de Tevez daban por descontado que el mismo lunes 29/06/2020 se firmaba el nuevo contrato semestral. Lejos se estuvo de eso.

Una nueva voz oficial se había sumado en el mediodía del lunes 29/06/2020 al conflicto. Había sido la del entonces vicepresidente Mario Pergolini, que había intentado bajarle el tono a la situación, aunque no se había mostrado de acuerdo con la mediatización de los hechos. “No colabora que se hable tanto ahí”, había declarado el vicepresidente, en TyC Sports.

“Hablé ayer con Román, ojalá que la renovación sea por un año”, había expresado el directivo, dejando a la vista la firmeza de la postura del club acerca del tiempo de contrato. Con risas y chistes, había tratado el tema a contramano de lo que estaba a la vista: un clima caliente en la que los egos de los ídolos se confrontaban y no otorgaban certezas de lo que terminó sucediendo.

“Bermúdez es grande y sabe lo que tiene que decir. No hay problema con Tevez, es ídolo del club, lo queremos. Simplemente hicimos una oferta, él contraofertó y se está analizando”, había señalado Pergolini antes de ser más profundo. Porque se había diferenciado del discurso que había dado el viernes 03/07/2020 el “Apache”, en el cual había afirmado no querer saber nada de plata estando en Boca y que lo que ganara lo donaba a una entidad benéfica: “¿Con un café? ¡Ja!. Esto se soluciona con plata y un contrato. Hay un poco de política en el medio, pero nada más, no pasa nada”. En tanto, Juan Román Riquelme permanecía en silencio, como desde el día en que había ganado las elecciones.

Desde su cuarentena familiar en Rosario en 2020, el DT Russo esperaba con ansiedad noticias positivas al respecto. Para él, era fundamental la continuidad del “Apache”.

El objetivo de Boca parecía ser que Tevez bajaría la cabeza y aceptaría las condiciones iniciales propuestas por el club, o bien que reaccionaría y sea él quien anunciaría la no renovación del vínculo para así la dirigencia ahorrarse el costo político de echar a un ídolo. Más allá de que el propio futbolista había relativizado los dichos en radio la Red con lucidez: “Si nos tenemos que decir las cosas en la cara, nos las diremos... Le diré 'Raúl, ¿sos boludo? Eso no se lo digas a la prensa, decímelo a mí' y él me agarrará la oreja como siempre y ya está. Confrontar ahora con él y con el Patrón no es bueno para Boca, tenemos que estar todos juntos, ése es el mensaje. Por eso me rompo el culo, por la felicidad de la gente de Boca. Yo juego por ellos. Ni por Bermúdez, ni por Cascini ni nadie”.

En el momento en que Boca negociaba la renovación del contrato del “Apache”, resultaron, al menos, sorpresivas las palabras de Ricardo Centurión de las últimas horas del jueves 25/06/2020, en las que el futbolista había reconocido que lo habían contactado desde Boca para conocer cómo estaba y con la idea de pensar en un retorno a la Ribera. “Si se da, lo tomaré como que es el momento (de volver); y si no, son cosas de la vida. El hincha y los dirigentes actuales saben lo que pienso y siento, creo que no hace falta más nada y está todo dado, tengo un cariño muy grande por Boca”, había declarado Centurión en La Oral Deportiva.

Ahora bien, la realidad era que Riquelme no se había puesto en contacto con el futbolista, pero hubiera sido él uno de los interesados en el talento de Centurión. Si bien sabían que el retorno sucedería con una buena cantidad de condiciones, lo real es que necesitaban contar con la aprobación de Miguel Ángel Russo que estuvo tan convencido de esta contratación. No tenía que ver con la capacidad del futbolista, que ya había probado que podía jugar en Boca, sino que uno de los puntos centrales era conocer puntualmente cómo estaba futbolísticamente Centurión, ya que no se podían permitir sumar un jugador que necesitaba demasiado tiempo para ponerse en ritmo, reveló La Nación.

Pese a las versiones que habían circulado de un hipotético regreso a Boca, se había sumado la versión en esas semanas de que Racing negociaría con Argentinos Juniors la cesión del atacante con un posible trueque con el delantero Gabriel Hauche, que en enero de 2019 estuvo a punto de volver a la “Academia”.

Cabe recordar que Mauro Zárate y Tevez tenían una mala relación que se había visto reflejada en el partido que el “Xeneize” le había ganado a Godoy Cruz de Mendoza 2-0 en la Superliga 2018. Desde ese momento, había explotado el debate en Boca porque el entonces entrenador Gustavo Alfaro había decidido poner a Carlos Tevez como bandera de su nuevo equipo, pero los hinchas no estaban tan de acuerdo.

El nivel futbolístico del jugador del pueblo no era el mejor y estaba lejos del que alguna vez tuvo y desentonaba bastante con el resto del equipo. Para colmo, en el banco, tenía como reemplazante a un jugador como Mauro Zárate, que estaba bastante inspirado.

En la temporada 2018, Tevez pasó mucho tiempo relegado de la titularidad del plantel boquense. Algo que había quedado muy en evidencia cuando Boca había perdido la punta tras caer ante Estudiantes de la Plata 2-0 luego de 47 jornadas consecutivas y 617 días en el torneo 2018/2019.

En consecuencia, Carlos Tevez no había formado parte del equipo titular ni del banco de suplentes del “Xeneize” que había empatado el fin de semana siguiente 0-0 con Huracán. La ausencia del “Apache”, según la versión oficial, podría explicarse en que el entonces técnico Guillermo Barros Schelotto había decidido preservarlo para el partido de vuelta que Boca animó frente a Libertad de Paraguay de los octavos de final de la Copa Libertadores de América 2018.

Uno de los motivos habría sido que existía un “pacto” que el jugador y Guillermo que habían acordado cuando volvió de China. Aquella vez, en una charla que tuvo la presencia del entonces presidente Angelici, el mellizo le había dicho en la cara “vas a jugar solo si yo creo que tenés que hacerlo”.

Ante tremenda sinceridad, Tevez había respondido “pongo en riesgo mi idolatría porque creo que estoy a la altura”.

Pero los meses pasaron y había perdido lugar con la llegada de Mauro Zárate, el crecimiento de Ramón “Wanchope” Ábila y el retorno, en ese entonces, de Darío Benedetto. Todos estos hechos, entonces, lo habían dejado lejos de la consideración de Guillermo que por el momento entendía que Carlos Tevez no estaba para jugar en ninguna de las competiciones importantes que tuvo Boca por delante en 2018.

En el 2018, el atacante tuvo escaso rodaje. Solo había sido titular en un partido: fue en la primera fecha de la Superliga, ante Talleres de Córdoba en la Bombonera. Ese día erró un penal, pero el equipo igual había ganado por 1-0.

En total, Boca había jugado cinco partidos en la temporada 2018-2019, incluyendo el de la Copa Joan Gamper ante Barcelona. “El Apache” había sido titular en uno y había estado en el banco en los cuatro restantes (entró en tres). Hasta ese momento, había convertido un solo gol (ante Alvarado de Mar del Plata, por la Copa Argentina).

A pesar de no estar en la lista de concentrados, Tevez había acompañado al plantel hasta el estadio Tomás Adolfo Ducó. Había viajado en el micro de Boca y se había ubicado en un palco del estadio para ver el partido.

La ausencia del “Apache” se había convertido en uno de los temas más comentados del fútbol argentino y había provocado la opinión hasta del presidente de la AFA -y amigo personal del jugador-, Claudio “Chiqui” Tapia. “Él es un luchador, se sobrepone a la adversidad siempre. Debe querer jugar como todo futbolista”, había opinado el dirigente en una entrevista con Crónica TV.

Carlos Tevez regresó a Boca a finales de 2017 luego de haberse despedido del club de la “Ribera” el domingo 18/12/2016 en medio de una Bombonera que clamó por su continuidad. Tévez se fue de la entidad “Xeneize” a causa de su mala relación con Guillermo Barros Schelotto, en medio de los rumores de un pedido de licencia por parte del delantero en el mes de septiembre de 2016. Fuentes internas habían afirmado que Guillermo no estaba de acuerdo con esta postura y que buscaba seducirlo armándole un equipo a su medida. Inclusive, como una prueba de la mala relación, Guillermo Barros Schelotto había manifestado luego de la victoria en el Superclásico ante River por 4-2 en ese 2016 en el Monumental disgustado “tiene un equipo a su medida”.

El Shanghai Shenhua fue la séptima camiseta que vistió Tevez como profesional. Debutó con la de Boca ante Talleres en octubre de 2001, y luego lució la de Corinthians en Brasil y las de West Ham, Manchester United y Manchester City en Inglaterra y la de Juventus en Italia.

Salvo con West Ham, Carlos Tevez salió campeón en todos los clubes que jugó. Y dos veces fue campeón del mundo: Boca en 2003 y Manchester United en 2008.

En tanto, su paso por China no fue para nada fructífero debido a que no mostró el nivel esperado. En su último partido en China, Tévez bajó seis kilos en el final de la temporada la Superliga de ese país.

Su equipo, el Shanghai Shenhua, el que pagó casi 80 millones de dólares por dos años de contrato, terminó más cerca de la línea del último de los descendidos a 19 puntos abajo del último clasificado a la Champions asiática y a 29 del campeón, el Guangzhou Evergrande.

Semanas atrás, el “Apache” había confesado su malestar por el arribo de Mauro Zárate en junio del 2018 y había revelado que Guillermo Barros Schelotto lo había fichado para dejarlo en el banco de suplentes: “No sé si Guillermo habrá querido mi vuelta. Yo charlé con él, dejamos las cosas bien claras y ahí quedó. Yo siempre peleé por el puesto, nunca llegué tarde ni tuve rebeldía, cuando me tocó jugar 10 o 15 minutos nunca puse mala cara. Yo sabía que la llegada de Zárate era para sacarme a mí”.

Lo cierto es que durante el segundo tiempo del partido frente al conjunto mendocino en ese 2018, Carlos Tevez había seguidos mostrando muchos errores en el juego que no había sabido modificar. Cuando iban 11 minutos, había perdido una pelota en la salida de su equipo y todo había terminado en un contraataque que Alejandro Mazza, el asistente N°2, había cortado por un supuesto offside. Igual, Esteban Andrada había estado ahí para contener la embestida. La cuestión había provocado la reacción de la gente: murmullos, reproches y manos a la cabeza, no podían creer cómo Tevez había puesto en peligro la ventaja.

Gustavo Alfaro, inteligente y rápido, había entendido que la tarde de Carlos Tevez ya se había terminado con esa jugada. Entonces, había decidido reemplazarlo por Mauro Zárate. Y ahí se había producido otro momento imposible de dejar pasar. Porque la gente había aplaudido muy fuerte la salida de Tevez, entre el reconocimiento al jugador y la tranquilidad de su salida del campo de juego. Y había estallado de alegría con el ingreso del ex Vélez.

Para su desgracia, Zárate seguía dando muestras de que quería ser titular. Y, cada vez, exponía más a Carlos Tevez. Si bien no había podido aportar demasiado en el ataque, debido a que el equipo se había desdibujado con el correr de los minutos, él se las había rebuscado para marcar presencia: en el tercer minuto de descuento, había convertido un golazo de tiro libre.

El hincha ya no solo no exigía su titularidad. Ni siquiera lo ovacionaba. Alfaro había tenía en bandeja la posibilidad de que Tevez pasara rápido de “abanderado” a prescindible. Y, más allá de quedar preso de sus palabras, no sería su culpa: el futbolista, de 36 años, había estado haciendo mucho mérito para que eso terminara sucediendo más temprano que tarde. Luego del 2-0 final, la cámara, de inmediato, había enfocado a Carlos Tevez, que desde el banco había mostrado una cara que decía más que mil palabras: seriedad pura.

Tevez fue una de las figuras en los últimos siete partidos de 2020 para que Boca pudiera lograr la Superliga y había convirtido el gol que le había dado el título ante Gimnasia en la última fecha.

En el club de que es hincha, el “Apache” logró 10 títulos oficiales, entre ellos una Copa Libertadores y una Copa Intercontinental; jugó 246 partidos y convirtió 85 goles.

Mauro Zárate, de 34 años, había llegado a Boca libre de Vélez en junio de 2018. Había jugado 22 partidos (14 como titular y 5 completos) y había convertido cuatro goles en la gestión de Russo, con el que había sido campeón en Vélez en 2005.

El viernes 04/06/2021, Tevez había activado la cláusula de su contrato que le permitía marcharse inmediatamente del club. Y fue la crónica de una despedida más que anunciada.

“Pensé que nunca iba a llegar este momento. Estoy acá para decir que no voy a jugar más en Boca. No hay nada mejor que retirarse en el club que uno ama. Boca es el mejor equipo del mundo. Pero no estoy mentalmente para seguir. Y no tengo más para dar como jugador”, había confesado casi quebrado el último ídolo de la era dorada “xeneize” con Carlos Bianchi como entrenador.

“Nunca voy a olvidar ese día del Boca campeón en la Bombonera ante Gimnasia, con mi papá en el palco, con Diego Maradona en el banco rival y con toda la gente en la cancha. Nací de Boca y moriré de Boca. Mi sangre no es roja, es azul y amarilla”, había afirmado con emoción.

Carlos Tevez había continuado su despedida así: “No tuve ni tiempo de hacer el duelo por mi padre. Boca exige demasiado. Miguel Russo sabe todo lo que sufrí en el último mes, él me decía que yo hablo mucho con mi cara y con mi cuerpo. Quiero agradecer a todos mis compañeros, al cuerpo técnico, dirigentes, utileros. Diego (Maradona) me decía siempre que sea feliz. Y yo me voy feliz, pese a que es un día muy duro para mí. Todavía no saludé a mis compañeros de equipo, pero ya iré para darles el abrazo que corresponde”.

El futbolista de 38 años había pasado por la oficina del presidente Ameal para cerrar los últimos detalles legales de su salida. “Primero lo llamé a Román y al presidente para comunicar esto. Hablé una hora con Román, pero eso queda entre él y yo. Mi entorno me decía 'por qué no te vas cuando termine la Libertadores, cuando vuelva la gente a la cancha'. Pero me voy lleno, me voy pleno, no tengo más para darle al club como jugador. Mi corazón dice que tengo que estar con mi familia. Ni mi mujer, ni mis hijos se opusieron. Mi mamá me había pedido en su momento que siguiera, y ahora me apoya en esta difícil decisión”, había remarcado Tevez.

“Físicamente estoy para seguir, pero mentalmente no, sobre todo con esta pandemia. Hoy me retiro, pero en tres meses por ahí me levanto y vuelvo a jugar, aunque no en Boca, que me necesita al 120%. Pero puedo hacerlo en otro rol. Y no jugaría en otro equipo en la Argentina”, había confesado el ídolo.

“Estoy feliz con la decisión que tomo, a pesar de que es un día triste porque ya no voy a ponerme la camiseta de Boca. Es que no puedo fallar y por eso doy un paso al costado. No tengo más para dar como jugador. Hoy sólo quiero ser padre, marido y amigo de mis amigos. Yo estoy para el hincha y para lo que necesite el pueblo boquense. Esto no es un adiós, es un hasta pronto. Me voy en paz”, había concluido Carlitos, que se había ido caminando abrazado a Riquelme en medio de aplausos.

La salida del Apache de Boca había marcado un alejamiento de otra representación macrista en la estructura xeneize. El vínculo del oriundo de Fuerte Apache con el entorno del ex presidente de la nación, Mauricio Macri, es algo que el oficialismo boquense nunca terminó de digerir. Incluso este síntoma se extiende a una buena cantidad de hinchas que tampoco vieron con buenos ojos esta unión, según una nota publicada por el portal Doble Amarilla.

La relación de Macri con Tevez data desde 2001, cuando en aquel entonces el esposo de Juliana Awada era el presidente de la institución de Brandsen. Épocas gloriosas para el club, que venía de ganar dos Copa Libertadores y se destacaba un tal Juan Román Riquelme. También fue el mismo año en el que el “Torero” había hecho el festejo del “Topo Gigio” frente al palco de Macri, en señal de rebeldía. Al igual que en las recurrentes peleas de Riquelme como futbolista, todo era una cuestión de dinero.

Para el “Apache”, el ex jefe de Estado fue un pilar importante en su vida. Ya de chico le “aconsejaba” qué hacer con el dinero y de qué forma invertirlo para seguir generando ingresos. “Él siempre me ayudó con el tema de la plata, de invertir. 'No inviertas con los amigos', siempre me daba esos consejos”, le había dicho Tevez a Alejandro Fantino en una entrevista.

Casualmente lo de “invertir con los amigos” no terminó siendo del todo respetado. Macri y Tevez hicieron y todavía hacen negocios juntos. Uno de ellos es el de los Parques Eólicos, hoy con una causa en la Justicia que está en manos del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi y que investiga si en eso negociado hubo por “defraudación”, “negociaciones incompatibles con la función pública” y “tráfico de influencias”. El futbolista fue socio de la conocida empresa Sideco y tuvo el 10 % de las acciones de Sideli SA, una de las compañías creadas por la familia Macri para la incursión en el mundo de las energías renovables.

Es un Tevez que seduce en el mundo empresario que rodea a Mauricio Macri. Es el mismo que nació sin zapatillas en el barrio y ahora presenta medidas cautelares en la Justicia para no pagar el Aporte Solidario a las Grandes Fortunas que fue sancionado en el Congreso con aprobación de ambas cámaras.

Con quien también tiene una muy buena relación es con Daniel Angelici, con el que también se cree que tiene sociedades. Es el “Tano” quien fue a buscarlo a Italia cuando venía de jugar con Juventus una final de UEFA Champions League frente al Barcelona de Lionel Messi, Luis Suárez y Neymar. Una jugada política del ex oficialismo que necesitaba encontrar en Tevez lo que no hallaba en el terreno del juego: resultados para mantener el poder. El “Xeneize” ya venía sufriendo varias eliminaciones directas frente a River, entre ellas Copa Sudamericana y Libertadores (ambas ganadas por el Millonario). La vuelta del oriundo de Fuerte Apache a sus orígenes boquenses y con una Bombonera llena produjo una amnesia en el hincha xeneize que terminó votando nuevamente a Angelici con los ojos cerrados, según publicó Doble Amarilla.

El Apache ganó campeonatos locales, pero no tuvo actuaciones descollantes de las que se esperaba de un ex ídolo que volvía con mayor experiencia y con sabiduría tras chocar durante más de 10 años con los mejores defensores del mundo. Es más, el mejor ciclo futbolístico de Carlos Tevez en Boca post vuelta se había dado casualmente con la presencia de Jorge Amor Ameal y Riquelme. “No vamos a ir al mercado, nuestro 9 está acá y es Tevez”, había repetido hasta el hartazgo el actual presidente de la institución de la Ribera.

Sin embargo, los resultados deportivos no podían tapar la interna política que generaba la presencia de “Carlitos” en el club. Cada renovación de contrato fue una polémica y mereció aclaraciones públicas de ambas partes. El último episodio que evidenció la interna fue cuando en las vacaciones de 2021, el ahora ex 9 de Boca posaba en una foto informal con el principal operador de Mauricio Macri en la Justicia.

Después de esa foto, el clima se había encendió todavía más cuando el ex atacante le concedía una entrevista al periodista Gastón Recondo para encender con fuerza la polémica. Un reportaje que había crispado los nervios del Consejo de Fútbol y que los había obligado a tomar una estrategia para encarar el asunto de manera pública.

“Son personas libres. No están pesos y no son delincuentes, al menos socialmente. Se pueden ver y se pueden tomar un café. Nosotros no podemos atacar a Tevez porque se junte con Macri, Angelici o los dos juntos. Hay que ser inteligentes y transparentes. Nosotros seguimos en lo de nosotros, papa; él que siga haciendo sus cosas, pero deja en claro cuáles son sus intenciones”, había dicho un audio de Jorge “El Patrón” Bermúdez que se había terminado de filtrar a la prensa.

Por último, Russo indicó que extraña muchas cosas de la Argentina, pero que vive “el día a día” y que su profesión lo mantiene “vivo”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario