ARCHIVO >

Unasur se tomará un tiempo para elegir al sucesor de Kirchner

El canciller venezolano Nicolás Maduro anunció que la Unasur acordó hacer uso de un período de reflexión para elegir al nuevo secretario general.

Los países de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) acordaron un período de reflexión para evaluar quién sucederá al fallecido Néstor Kirchner en la Secretaría General de la organización, según lo informó el ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro, a su salida de la reunión de cancilleres de la XX Cumbre Iberoamericana, que se celebra en Mar del Plata, Argentina.
 
Maduro indicó que fue muy positiva la reacción de los países de Unasur ante la candidatura de su compatriota Alí Rodríguez Araque, ex secretario general de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (Opep) y ex canciller de Venezuela.
 
Pero reconoció que también fue buena la aceptación de la postulación de María Emma Mejía, ex ministra de Relaciones Exteriores colombiana.
 
Los gobiernos de Venezuela y Colombia fueron reservados con respecto a sus postulaciones y hasta ahora sólo se especulaba sobre la posible candidatura del mandatario saliente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, la ex presidenta de Chile Michelle Bachelet y el ex presidente uruguayo Tabaré Vásquez.
 
Sin embargo, el Jefe Estado venezolano, Hugo Chávez Frías, dijo que Unasur tendría como aspirantes “no sólo a ex presidentes”. Y ahora Madura 'blanqueó' esa situación.
 
En la más reciente cumbre de Unasur, que se realizó en Guayana, los mandatarios del bloque acordaron reunirse de manera extraordinaria al margen del encuentro iberoamericano, en Mar del Plata.
 
El bloque ha extendido sus deliberaciones para elegir por consenso al candidato que ejercerá el cargo que ocupó Kirchner hasta su repentino fallecimiento, el 27/10.
 
La reunión
 
La presidente Cristina Fernández reclamó el viernes 03/12 repensar "la arquitectura financiera mundial" ante la crisis, pidió para la región "modelos propios con más igualdad" y se preguntó qué hubiera pasado si se hubiese respaldado el Alca, proyecto que impulsaba Estados Unidos y que tuvo a Néstor Kirchner como principal opositor.
 
Cristina hizo la declaraciones ayer durante el acto inaugural de la XX Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y presidentes, que finalizará hoy cuando se firme la "Declaración de Mar del Plata", en la que habrá un fuerte respaldo a la educación de la región, se avanzará con la "claúsula democrática" y se insistirá con la soberanía argentina en las Islas Malvinas
 
Los cancilleres reunidos en la XX Cumbre Iberoamericana avanzaron en el Salón Versalles del Hermitage Hotel en la "Declaración de Mar del Plata", que le dará un fuerte impulso a la educación, acordaron la creación de la "cláusula democrática", que rechaza los golpes de Estado, y respaldaron el reclamo de la Argentina por la soberanía de Malvinas.
 
Los cancilleres aprobaron la llamada "Declaración de Mar del Plata", un documento de 57 puntos centrado en las necesidades de promoción educativa en una región que cuenta con 15 millones de niños no escolarizados y un 8,7% de analfabetos.
 
En su primer punto, el documento condena explícitamente el "intento de golpe de Estado perpetrado el 30 de setiembre en Ecuador", en referencia a la sublevación policial de ese día, y "hechos e intentos similares de subvertir el Estado de derecho y el orden legítimamente constituido".
En tanto, también respaldaron el pedido argentino de "no innovar" por parte del Reino Unido en la cuestión Malvinas.
 
"La reunión fue muy positiva y los cancilleres dieron el visto bueno a todo lo que debíamos analizar, por lo cual todo será entregado a los presidentes en la reunión plenaria de la Cumbre para que lo analicen", dijo el subsecretario de Política Latinoamericana de la Cancillería, el embajador Diego Tettamanti.
 
Durante la reunión los cancilleres recibieron los detallados informes que elaboraron los coordinadores nacionales que se estuvieron reuniendo en las últimas 48 horas, y hasta largas horas de la noche, para establecer los principales documentos a analizar, y que quedarán comprendidos, muchos de ellos, en la que se denominará la "Declaración de Mar del Plata".
 
Paralelamente, los cancilleres también aprobaron la "cláusula democrática", un texto de carácter político sin precedentes en el mecanismo iberoamericano, que establece respuestas ante situaciones que amenacen el orden constitucional y el estado de derecho en los países miembros para tratar de evitar intentonas golpistas.
 
El "proyecto de declaración especial sobre la defensa de la democracia y el orden constitucional en Iberoamérica" responde a una propuesta de Ecuador y es consecuencia del reciente intento de desestabilizar al gobierno de Rafael Correa y del golpe de Estado contra Manuel Zelaya en Honduras, el pasado año.
 
"Manifestamos nuestro rechazo y condena a todo intento que pretenda trastocar o subvertir el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones en cualquier Estado miembro de la Conferencia Iberoamericana", señala.
La Cumbre adopta una "cláusula de compromiso con la promoción, defensa y protección del estado de derecho, del orden democrático, de la soberanía de los pueblos, de los derechos humanos y las libertades fundamentales".
 
El documento establece que si un gobierno "constitucional" considera que existe amenaza de ruptura o alteración del orden democrático, podrá notificarlo a la Secretaría pro tempore, que informará al resto de miembros para adoptar medidas concretas de cooperación y un pronunciamiento para la defensa de la institucionalidad.
 
En caso de ruptura del orden constitucional, la Secretaría pro tempore convocará una reunión extraordinaria de cancilleres para que, por consenso, decidan las medidas a adoptar.
 
Esas medidas van desde las gestiones diplomáticas hasta la suspensión del derecho del Estado a participar en los órganos de la Conferencia Iberoamericana, así como "del goce de los derechos y de los beneficios" que se derivan de pertenecer a esta comunidad.
 
La cláusula establece el fin de estas medidas "cuando se determine, sobre la base de evaluaciones periódicas de la situación, que las causas que motivaron su adopción fueron plenamente superadas".
 
Esa fórmula, que no alude directamente a sanciones comerciales, es mucho más ambigua que las aprobadas en otros foros de integración regional, como Mercosur y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
 
El acuerdo aprobado por Unasur en la reciente Cumbre de Guyana incluye sanciones más contundentes como el cierre de fronteras y la suspensión del comercio con el país que sufra una asonada.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario