ARCHIVO >

Mujica busca un rédito doméstico de su disputa con Philip Morris

Uruguay demostró en la 4ta Conferencia Internacional para el control del tabaco, organizada por la Organización Mundial de la Salud, que mucho le interesa su lucha contra la empresa tabacalera, Phillips Morris, probablemente por cuestiones domésticas: una disputa con una multinacional ayuda cuando el Frente Amplio tiene tantas fricciones internas.

PUNTA DEL ESTE (Especial para Urgente24). Este lunes 15/11, Uruguay, demostró porque le interesa tanto que la 4ta reunión de la Conferencia de las Partes (COP4) del Convenio Marco de la OMS para el Control de Tabaco, se realizara en Punta del Este: resulta una cuestión estratégica de política doméstica, probablemente originada en las fricciones domésticas del Frente Amplio. Un conflicto con una multinacional ayuda a estrechar filas y darle otro giro al discurso político.
 
Ocurre que en su lucha contra la empresa Philips Morris, necesita "arrancarle" a los  171 países que firmaron el tratado internacional, una declaración política que apoye los intereses de Uruguay ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI).
 
Con estas intenciones, Uruguay presentó la propuesta de una declaración, incorporada en la orden del día de este martes 16/11, gracias al apoyado de Brasil, Perú y la Unión Europea.
 
La declaración es redactada minuciosamente para buscar el consenso de todos los países que ratificaron el Convenio Marco de la organización Mundial de la Salud.  
 
"Nosotros sabemos que la pulseada contra las tabacaleras se gana, primero, con voluntad política, segundo con conciencia ciudadana y tercero con normas legales que de alguna manera generen las condiciones para ello”, dijo el ministro de Salud Pública, Daniel Olesker en una conferencia de prensa improvisada de la que participó Urgente24.
 
Pero para muestra, sobra un botón. Hoy (15/11), tanto el presidente José Mujica como el ex presidente, Tabaré Vázquez, ratificaron su lucha contra la empresa Philips Morris.
 
"Nuestro pequeño país es un laboratorio de enfrentamiento con una multinacional que tiene que ver mucho con el comercio del tabaco y con todo lo que significa", aseguró el presidente José Mujica, sin nombrar a Philips Morris.
 
Según Mujica, la demanda entablada ante Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, es "una prueba" de los medios jurídicos "para complicarle la vida y la soberanía a una pequeña Nación que tiene la osadía de defenderse e intentar defender la salud de su pueblo". 

"El tabaquismo como la  guerra, mata a algunos, pero enriquece a otros", afirmó el ex presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez. Agregó que a Philips Morris, "no le interesa la salud de sus consumidores, lo único que le interesa es intimidar a Uruguay. No ahorrará recursos para perjudicarnos, tienen mucho dinero  y el dinero es poder".
 
Tabaré Vázquez fue contundente: "Hay cosas que no se negocian, menos la salud pública que hacen a la soberanía y al órden constitucional de un país. No se negocia la salud de los uruguayos. La salud es la vida y la vida es todo", dijo Tabaré Vazquez que sin embargo pidió buscar alternativas a la producción del tabaco, porque hay personas que viven de la producción y tienen que trabajar 
 
Vázquez dijo confiar "en toda mi gente de Uruguay" y a la Philips Morris "le decimos que no le temenos miedo y tampoco tenemos precio", los mismos conceptos que le dijo a Urgente24, en una improvisada rueda de prensa.
 
Urgente24 pudo saber que la estrategia de Uruguay en su lucha contra la tabacalera Philips Morris ante el CIADI, tendrá tres vectores fundamentales
 
1) Apoyo político
2) Apoyo financiero
3) Apoyo técnico
 
Así, Uruguay buscará que los 171 países que ratificaron el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMCT), emita una declaración de apoyo en su lucha contra Phillips Morris. También aceptará los 200 mil dólares ofrecido por la organizacion Tabacco Free Kids para la apertura del juicio ante el CIADI. Por último buscará que la Organización Mundial de la Salud le de el apoyo técnico necesario para la redacción de la defensa ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), contra la empresa tabacalera.
 
Antecedentes
 
La empresa tabacalera Philip Morris Internacional presentÓ el 19 de febrero contra el Estado uruguayo ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (CIADI), órgano del Banco Mundial. 

La compañía, con sede en Estados Unidos pero con su centro de operaciones en Suiza, se basa en el Acuerdo de Protección de Inversiones firmado entre Uruguay y ese país europeo en 1988 y vigente desde 1991.
 
Philip Morris argumenta que hay tres normativas del gobierno que afectan su negocio: la Resolución 514 de marzo de 2009, que dispuso una única presentación por marca de cigarrillos de venta al público, y el decreto 287 y la  Ordenanza 466, que impusieron nuevas imágenes de advertencia sobre el riesgo de fumar y que las  mismas ocupen el 80 por ciento de la caja de cigarros.
 
La tabacalera considera que se están violando las disposiciones del Acuerdo de Protección de Inversiones entre Uruguay y Suiza vinculadas a los Derechos de Propiedad Intelectual. Explica que al exigir etiquetas contra el tabaco de un tamaño que no permiten mostrar las marcas, Uruguay está indirectamente expropiando -sin compensación- una inversión de origen suizo, protegida por el Acuerdo. Señala además que la disposición de una sola presentación por marca es un “trato injusto” que la obligó a dejar de comercializar varios de sus productos.
 
El CIADI deberá decidir ahora si acepta la demanda contra Uruguay para dar lugar al caso. Como expresa el dossier, los 28 Acuerdos de Protección de Inversiones que tiene vigentes Uruguay, y la  participación del país en el CIADI, hacen que las empresas transnacionales tengan a su alcance un conjunto de posibilidades muy claras para intentar adecuar las políticas públicas a sus intereses particulares.
 
Estos acuerdos le permiten además a las empresas intentar torcer disposiciones gubernamentales ya adoptadas, mediante la amenaza de la demanda o la demanda propiamente dicha. Esto es lo que viene ocurriendo con varios países en desarrollo y es de esperar que siga pasando de no cambiar las condiciones impuestas en los convenios.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario