ARCHIVO >

Massa en la polémica pero también Zannini (y Blejer)

¿Quiénes fueron los 'informantes' sobre los Kirchner en la embajada de USA. Aníbal Fernández es considerado el funcionario más accesible. Pero también los documentos oficiales mencionan a Carlos Zannini, a Sergio Massa y a Mario Blejer.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Sergio Massa, alcalde de Tigre, insiste en que "jamás se refirió a Néstor Kirchner en esos términos" (los conceptos aparecen en los documentos oficiales del Gobierno estadounidense difundidos por Wikileaks).
 
El diario francés Le Monde publicó las declaraciones de Sergio Massa muy críticas hacia Néstor Kirchner, cuando el de Tigre había dejado de ser jefe de Gabinete de Ministros.
 
Según un cable de la Embajada estadounidense en Buenos Aires, en noviembre de 2009, ya fuera de sus funciones como jefe de Gabinete de Cristina Fernández, Massa habría dicho que la Presidenta "se llevaría mucho mejor" sin su esposo.
 
Massa: "Jamás me referí en estos términos a Néstor Kirchner. No tuve charlas políticas con nadie de la embajada de Estados Unidos", dijo Massa pero obviamente es difícil creerle. 
 
Una complicación para Massa, cuando venía recibiendo tanto apoyo de la Casa Rosada para sus ambiciones de gobernar la provincia de Buenos Aires.
 
Massa desafió: "Me gustaría que la Embajada me cuente quién habló conmigo porque yo no estoy enterado", y agregó que la última vez que estuvo en la embajada fue para renovar su visa. 
 
De todos modos, Massa siempre fue considerado un buen interlocutor de la embajada estadounidense, por lo que no debería exagerar.
 
Una traducción doméstica de parte de lo publicado por Le Monde, de París, es:
 
"(...) Mucho antes que la "pareja presidencial" despertara la curiosidad de la Secretaría de Estado, diplomáticos de USA estacionados en la Argentina habían tratado de captar la personalidad de Néstor Kirchner. En junio de 2006, un memorándum confidencial obtenido por Wikileaks y revisado por Le Monde intenta describir el procedimiento "único" del líder peronista, el "estilo K".

A menudo "errático", que se caracteriza por la "extrema tensión en el corto plazo. Apelando a la retórica ocasional de la izquierda, populista, Kirchner ha demostrado en la práctica que sus inclinaciones ideológicas fueron siempre menos importante que la necesidad política local". Y para aclarar: "eso no quiere decir que Kirchner no tiene simpatías por la izquierda, pero son completamente subordinadas a intereses políticos y ambiciones personales".

"La política exterior del gobierno de Kirchner siempre está sujeto a consideraciones políticas internas", añadió. "El presidente Kirchner no es bueno en la diplomacia, y, a menudo hace caso omiso de las reglas básicas del protocolo. Para tomar decisiones, Kirchner tiene un grupo de asesores, cada vez más reducido, la mayoría de ellos sin un experto en asuntos internacionales o la economía."

En un terreno más personal, "el perfil psicológico de Kirchner entiende la necesidad de mantener siempre el control de la situación, tomar decisiones rápidas y definitivas, la lucha constante contra los que percibe como enemigos, y la tendencia a responder desafíos a través de la confrontación en lugar de negociación".

En este sentido, la nota cita una confidencia del secretario Legal y Técnico del Jefe de Estado, Carlos Zannini: "El Presidente y yo, nos levantamos cada mañana, mirarmos los periódicos, y tratamos de imaginar cómo sobrevivir ese día". 

De "los rápidos cambios en el temperamento" caracterizar el comportamiento como presidente. 

"El estado de salud y determina Kirchner exacerba quizá sus emociones y la psicología. El presidente Kirchner sufre de colon irritable durante años".

Según médicos estadounidenses, a menudo trae una personalidad "rígido, metódico, concienzudo, con tendencias obsesivo-compulsivo". 

"De ahí la falta de atención a las ceremonias de protocolo largo o las horas inflexible, que no permitiría Kirchner tener un acceso rápido a los baños. "

Un memo de julio de 2006 acredita a Kirchner "gran éxito" en lo político y económico, pero que había fortalecido inmensamente el Poder Ejecutivo a expensas de los otros 2 poderes. Él había "debilitado el sistema argentino de contrapoderes" y "las instituciones democráticas frágiles ya".

En cuanto a las relaciones con los Estados Unidos, el Presidente argentino es una reminiscencia de "Dr. Jekyll y el señor Kirchner". Al igual que el personaje de la novela de Robert Louis Stevenson, el (entonces) Presidente argentino muestra "ambas partes": una "pragmática", otro "populista", al adoptar una "auto independencia a lo Charles De Gaulle, que busca "mantener el equilibrio" entre Washington y Caracas.

Cristina Kirchner parece "un mejor socio para los Estados Unidos", dice el memorando de septiembre de 2007. Sería "más segura, más confiable y accesible" que su marido. Esta expectativa ha sido empañada por el descubrimiento de una maleta de los petrodólares de Venezuela para capturar Buenos Aires durante la campaña electoral. Un tribunal de Miami que participan Mme Kirchner en el caso y emitir un enfriamiento en las relaciones bilaterales.

Pero pronto, diplomáticos de USA encontraron una nueva "oportunidad de establecer una relación constructiva" (febrero 2008). La propia Presidente "mostró un interés personal por los vínculos permanentes con el gobierno de USA". En este nivel, "quiere cambiar las prácticas pasadas del gobierno argentino" (de su marido). Sería más cerca del Presidente Lula, de Brasil que de su homólogo venezolano, Hugo Chávez. "CFK parece más interesada en la buena gobernanza y la longevidad de los proyectos políticos de la familia que por las diatribas gratuitas antiyankees".

En 2009, el enfrentamiento entre el gobierno de Cristina Kirchner y los productores rurales plantea preguntas: "¿Cristina llegará hasta el final de su mandato?" (junio de 2009). Estas especulaciones son de "expresión de deseos" optimistas. Se acercó hace unos meses un posible ministro de Economía, Mario Blejer, que atribuye la crisis rural de Néstor Kirchner: "Néstor no sabe nada acerca de la economía. Para empeorar las cosas, hay una conciencia cada vez mayor por lo que nadie escucha", dice el Sr. Blejer.

Otros allegados a la "pareja presidencial" se sinceran con los diplomáticos estadounidenses. El jefe de gabinete, Aníbal Fernández, asegura ser "el más pro-americano" del gobierno: La embajada reconoce que es el más "accesible" (septiembre de 2009). De acuerdo con su antecesor Sergio Massa, Cristina Kirchner, "sería mucho mejor sin Néstor" (noviembre de 2009).

Después de la derrota de la mayoría de las elecciones presidenciales de junio de 2009, el Sr. Massa se ha referido a Néstor como "psicópata, un monstruo y un cobarde, cuya búsqueda de la confrontación política se esconde una profunda inseguridad y un sentimiento de inferioridad". 

"Kirchner no es un genio del mal", es la conclusión de Massa, "sólo un pervertido". (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario