ARCHIVO >

Roubini y Krugman anticipan más problemas del euro

Muchos dirán que Paul Krugman y Nouriel Roubini son economistas heterodoxos vinculados al 'área dólar' de influencia. Nouriel Roubini nació en Estambul, Turquía, vivió en Irán, Israel e Italia, pero ya es ciudadano de USA. Paul Robin Krugman nació y vive en USA. Sin embargó, más allá de esas especulaciones, es interesante conocer sus advertencias más recientes.

Buena parte de los graves problemas a los que se enfrenta la economía española tienen su explicación en el euro, que ha situado a España al borde de una crisis de deuda sin poder recurrir a la devaluación de su divisa, afirma el Nobel de Economía, Paul Krugman, que recomienda una "devaluación interna" de precios y salarios para recuperar competitividad.
 
"¿Debería España abandonar el euro y reestablecer su propia moneda?¿Lo hará? La respuesta a ambas cuestiones es probablemente no", apunta el premio Nobel de Economía, Paul Krugman, quien recientemente visitó la Argentina, en su columna de 'The New York Times'.
 
Krugman, profesor en Princeton, afirma que "España estaría mejor ahora si nunca hubiera adoptado el euro", aunque reconoce que actualmente el país es "prisionero" de la divisa europea y "no cuenta con ninguna buena opción a su disposición".
 
De este modo, Krugman afirma que al no poder devaluar su moneda, como es el caso de USA o Reino Unido, España debe realizar una "devaluación interna", mediante el recorte de salarios y precios.
 
"Una devaluación interna es un asunto feo por una razón: es lenta", advierte el economista, quien explica que este proceso normalmente requiere varios años de desempleo para bajar los salarios, lo que representa menos ingresos mientras que la deuda sigue al mismo nivel, empeorando los problemas del sector privado.
 
Krugman reconoce que las perspectivas de crecimiento para España en los próximos años son pobres, y alerta de que, la ausencia de recuperación económica se traduce en incertidumbre sobre el futuro fiscal de España.
 
En este sentido, el Nobel de Economía de 2008 advierte de que en la reciente crisis de deuda en la zona euro España es el plato principal, mientras los otros países (en referencia a Grecia, Irlanda o Portugal) son "tapas".
 
Roubini
 
El economista Nouriel Roubini, profesor en New York University pero más conocido por anticipar la crisis económica del 1er. Mundo, recomendó a Portugal pedir cuanto antes la ayuda internacional para superar sus dificultades y evitar que sus problemas "vayan a más".
 
Roubini le dijo al 'Diario Económico', de Lisboa, que en su opinión, lo mejor para el país sería solicitar cuanto antes la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI) "con carácter preventivo", ya que si se demora y decide hacerlo "en el último minuto", corre el riesgo de parecer "desesperado".
 
"Portugal, se quiera o no, está cerca de llegar a un punto crítico", señaló el economista norteamericano, quien defendió que el Gobierno luso "debería pedir ayuda oficial desde hoy".
 
Roubini explicó que Portugal tendrá dificultades para resolver su déficit presupuestario y que para lograrlo deberá aumentar impuestos y recortar gastos, medidas que, a corto plazo, "agravarán el clima de recesión y dificultarán todavía más la estabilización de la deuda".
 
Roubini señaló que mientras Irlanda y España tienen "una gigantesca burbuja inmobiliaria", Portugal presenta más semejanzas con el caso griego, cuya crisis se debe a "lapsos en política presupuestaria y por problemas en el sector privado que obligaron al Estado a intervenir a través de nacionalizaciones".
 
Sobre España, el economista aseguró que la introducción de medidas para reducir el déficit público es un dato positivo, pero que tiene "un problema mayor -que Portugal- con los bancos en el sector inmobiliario".
 
También alertó de que "cualquier situación de desequilibrio" que ocurra en Portugal "tendrá un efecto negativo en España, independientemente de que tome las mejores medidas", por lo que el Ejecutivo luso debería recurrir a la ayuda internacional "por su bien y por el de España".
 
Roubini reconoció, además, que España "es demasiado grande para caer y demasiado grande para ser salvada", ya que "no hay suficiente dinero" para ella después de los rescates a Grecia e Irlanda.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario