ARCHIVO >

Los mails de Jaime arruinan el homenaje a Nestor

Una injusticia que Néstor Kirchner se muriese tan temprano. En especial porque así zafó de la densa historia de los correos electrónicos, que recién comienza. El ladriprogresismo resultó que es más ladri que progresista. Y que la contradicción es enorme.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El ladriprogresismo no consigue reaccionar. Intenta presentarse indiferente ante la difusión de los correos electrónicos de Manuel Vázquez, el íntimo colaborador de Ricardo Jaime, pero está perdiendo esa batalla mediática con sus odiosos adversarios de los diarios Clarín y La Nación, que no cesan en el empeño de extraer todo el escándalo posible de ese 'filón' mediático-judicial.
 
El ladriprogresismo quería concederle a Néstor Kirchner un gran homenaje al cumplirse 1 mes de su muerte, pero le arruinaron el fetejo.
 
No es lo mismo victimizar a la viuda Cristina Fernández que a Néstor, ahora envuelto en un escándalo multimillonario de corrupción.
 
Es difícil presentar a Néstor Kirchner como un patriota cuando es el mismo Néstor Kirchner al que reportaba Ricardo Jaime con cotidianeidad. En definitiva, Manuel Vázquez era parte del sistema reprochable de negocios políticos del kirchnerismo.
 
Y esto no termina porque los problemas para la ética de Cristina son enormes a medida que los escándalos comienzan a rozar sus propios anuncios.
 
Luego, son ya 3 los escándalos por la recaudación de fondos para la campaña proselitista de Cristina Fernández en 2007:
 
> Héctor Capaccioli-droguerías de operación irregular;

> Guido Alejandro Antonini Wilson-dinero irregular de Pdvsa;

> Manuel Vázquez-Ricardo Jaime;
 
¿no es hora de que Cristine exprese algo al respecto?
 
Aqui algunos recortes:
 
 
"Como trajes a medida, el entorno del entonces secretario de Transporte, Ricardo Jaime, le ofreció un menú de proyectos aún reservados a Indra, la empresa española que hace los escrutinios en todas las elecciones nacionales de la Argentina desde 1997 y que también figura en un listado de firmas por ser contactadas para pedirles fondos para la campaña kirchnerista de 2005, según consta en los mails que recuperó la Justicia y que La Nacion verificó en esta capital.

Las tratativas de Indra con el lobbista y asesor de Jaime, Manuel Vázquez, y su socio en España, Miguel Angel Lorente, abarcaron múltiples negocios durante el kirchnerismo, los que señalaron que podían acomodarse a los gustos de la empresa o, también, crearse desde cero, como detalló el propio Vázquez.

"Si no existe el producto, tal vez hasta es posible desarrollarlo", le clarificó a Lorente para que pujara en esta capital. "Cosas que se me ocurre que pueden ser vendibles: sistemas de ticketing para las diferentes líneas de FFCC [por ferrocarriles] y un control centralizado para el Gobierno. O algo parecido para todas las líneas de colectivo y buses", enumeró
 
Lo escribió en mayo de 2005, cuando aún faltaban cuatro años para que la presidenta Cristina Kirchner anunciara el Sistema Unico de Boleto Electrónico (SUBE), en el que Indra terminó por ganar una licitación como parte de una UTE.

El SUBE no fue el único proyecto que les propusieron Vázquez y Lorente a los ejecutivos de Indra. También discutieron, entre otros, el Belgrano Cargas, y un sistema para el control de las emisiones de radio y televisión para el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), según detallaron en los correos electrónicos cuya veracidad confirmó Lorente a La Nacion.

De un lado y del otro del Atlántico, la premisa era ampliar y diversificar los negocios. Así, en otro correo electrónico en el que Vázquez le detalla a Lorente los "gastos políticos" para cobrar por el negocio ferroviario, le aclaró que contaban con "una gran oportunidad con este gobierno y no sólo en el área de Transporte", es decir, de Jaime.

"Tenemos la capacidad de contactar a diferentes señores ministros, secretarios, etcétera, y venderles proyectos factibles", le señala a su socio de Madrid, aunque de inmediato admite cuál es su punto fuerte: "En el área de Transporte, todo es posible por mi relación con el secretario".

Consultados por La Nacion, voceros de Indra en esta capital manifestaron "de manera contundente" que la compañía "nunca hizo negocios con estos señores", en alusión a Vázquez y Lorente, como tampoco aportaron a la campaña kirchnerista de 2005.

Pero también en España, Lorente aportó detalles en sus mails con Vázquez sobre cómo era su relación con Indra y, en especial, con su consejero delegado, Regino Moranchel, aunque también con su presidente, Javier Monzón, a quien detalló que conoció en diciembre de 2001. (...").
 
 
 
"El 9 de junio de 2006 a las dos y catorce de la tarde, Manuel Vázquez, el asesor principal de Ricardo Jaime, escribe un correo electrónico en portugués que, traducido, dice así: “Caro Luciano, como te anticipé Argentina está en proceso de contratar un tren bala (…). Ya están interesadas diferentes empresas del mundo como por ejemplo: Alstom, Bombardier y Siemens. La persona que está monitoreando el proceso y colaborando con el Secretario de Transporte soy yo mismo”.

Apenas tres meses después, Vázquez, a través de su consultora CAESA, firma un contrato millonario con Alstom Brasil, la sede paulista de la fabricante francesa de trenes que finalmente se quedó con la licitación de uno de los principales proyectos argentinos de infraestructura motorizado personalmente por Néstor y Cristina Kirchner: el tren bala que uniría a alta velocidad Buenos Aires con Rosario y Córdoba.
 
Si se siguen las coincidencias cronológicas, es llamativo que -según consta en los varios de los 20 mil mails incautados por la justicia de las computadoras de Vázquez (Ver página 9)-, el asesor del ex secretario de Transporte facturó al menos unos 500 mil dólares a Alstom Brasil apenas un tiempo después de que esa compañía, agrupada en un consorcio de empresas, presentara su oferta para la licitación.

Este dato se desprende de tres facturas emitidas por CAESA entre el 9 y el 11 de junio de 2007, donde consigna la firma de un contrato por “servicios de levantamiento y análisis de proyectos ferroviarios en la República Argentina según acuerdo de consultoría asignado el 18 de septiembre de 2006 entre las dos empresas (por Alstom Brasil y Caesa). En los tres casos especifica que se realicen los depósitos en el Banco Supervielle de Plaza San Martín.

El seguimiento de Vázquez era tan personalizado que hasta la consultora de medios, Doris Capurro, le envió un mail con el título: “Adjunto comunicado — confidencial” el 26 de marzo de 2007. Adentro, está incluido un archivo institucional donde dice “La oferta del grupo de empresas Veloxia (el consorcio donde estaba Alstom) ofrece una financiación privada por el 100 por ciento para el proyecto COBRA (el tren bala)”

El documento, de doce páginas, tiene la fecha del día siguiente, cuando habría sido distribuido como información oficial de la empresa.

Con el argumento de la crisis financiera y el agregado de la fuerte polémica que se abrió durante y después de esa licitación, el tren bala nunca se subió a los rieles. Pero mientras duró el proyecto (hoy suspendido, pero con el contrato aún vigente), los Kirchner lo impulsaron personalmente.
 
Otro correo de Vázquez, del 3 de abril de 2006, lo dice de manera explícita: “anoche hubo una reunión con el Presidente de la Nación por el tema del tren Rosario/Córdoba. Este proyecto él lo ha tomado como propio”, en alusión a Néstor Kirchner.

Cuando ya estaba al mando de la Rosada, Cristina anunció la adjudicación en un acto multitudinario en la casa de Gobierno el 16 de enero de 2008. Con el salón Blanco colmado y la Presidenta eufórica por el avance del proyecto, confirmó que el consorcio Veloxia se quedaría con un negocio de 1.320 millones de dólares que insumiría tres años de ejecución. 

“No es sólo una obra pública con altísima tecnología, sino que estamos dando un salto importante hacia una Argentina diferente que viene a completar un desarrollo y articulación en materia vial para el país”, dijo entonces. (...)".
 
 
 
"Algo de la transparencia que tanto se le ha reclamado al kirchnerismo finalmente ha hecho su aparición. No la transparencia de procederes, sino la que permite ver en forma directa y casi tridimensional una buena porción de la enorme red de corrupción del oficialismo.

A medida que se va conociendo el contenido de algunos de los más de 20.000 mails secuestrados en las computadoras de Manuel Vázquez, el hombre de confianza y asesor del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, no cesa el asombro ante la desfachatez con que se hablaba de coimas y de aportes ilegales a las campañas del kirchnerismo, al tiempo que aumentan las sospechas sobre un voluminoso e irregular financiamiento de esas campañas, que también pudo haber albergado negociados personales de altos funcionarios.
 
Por lo pronto, ya aparecieron mails en los que Vázquez menciona a Néstor Kirchner: "Tengo un encargo del presidente para ver si lo puedo ayudar a juntar dinero para la campaña, pues esta elección es estratégica para él. Como sabe de mi relación con ciertos países, me ha dado una lista de empresas locales a las cuales solicitarle una contribución para esto", escribió Vázquez, en julio de 2005, a Miguel Angel Lorente, su socio español en una consultora que intermedió en algunos negocios turbios.

Se refería a las elecciones parlamentarias de octubre de ese año en las que Cristina Kirchner obtuvo su banca de senadora por la provincia de Buenos Aires y desplazó a Hilda Duhalde y, con ella, al duhaldismo.
 
A continuación, Vázquez tipeó una lista de grandes empresas españolas muy vinculadas con la Argentina, como Edesur, Repsol, Telefónica, Aerolíneas Argentinas, etcétera. "Supongamos 20 empresas que pongan a un promedio de US$ 500.000 a 1.000.000", siguió, para luego agregar: "Podríamos hablar de 7,5/10% en «derechos» sobre esos aportes".

Derechos serían las eventuales comisiones de Vázquez y su socio español por recaudar.

A su vez, Jorge Molina, ex director de Aerolíneas Argentinas y ex representante de la empresa española Marsans, confirmó que Jaime lo llamó por teléfono para pedirle 1.500.000 dólares para la campaña y anunciarle que Vázquez iría a verlo.

Molina explicó que, finalmente, Marsans Internacional hizo un aporte de 380.000 pesos y agregó que Jaime era "un recaudador oficial de Néstor Kirchner, no actuaba en forma independiente". Según Molina, Jaime se mostró insatisfecho y luego Aerolíneas Argentinas sufrió las represalias.

Como ya hemos dicho en esta columna, no hay novedad en los procedimientos que revelan los mails de Vázquez. Es sabido que otros partidos, además del peronismo, recurren a aportes muy superiores a los permitidos por ley. Y es sabido también que no todo el dinero recaudado para las campañas se destina a tal fin y que una parte queda en manos de dirigentes.

La virtud de los mails de Vázquez, si puede hablarse de virtud en medio de la cuasilegalidad de los textos, es la franqueza con la que explica, planifica y pide lo que la ley no le permite. No hay aquí alusiones ni medias palabras, no hay elipsis ni lenguaje cifrado. (...)".
 
 
 
"Todos saben que Néstor Kirchner estaba en todos los detalles. Nada escapaba a su control: desde el valor del dólar día por día hasta la negociación particular con cada intendente, sin intermediarios. Esa dedicación tiempo completo a la política y a la estrecha supervisión de todo lo que tuviera que ver con el poder ha sido presentada, en este nuevo relato que escribe hoy el oficialismo, como una virtud más que como una objeción o, más allá, como la expresión de una necesidad de que la política pasara por sus manos. Era una expresión de centralismo extremo o, también, de desconfianza o inseguridad.

Así fue la vida de Néstor Kirchner en el poder de Olivos. Primero como Presidente y luego como el supremo hacedor de la política oficial.

Aceptada esa conducta como una verdad indiscutible, ¿cómo suponer que Kirchner ignoraba los negocios montados por su secretario de Transporte y hombre de confianza, Ricardo Jaime? ¿Acaso el hoy procesado ex funcionario actuaba con una autonomía llamativa que era una condición que el ex Presidente le negaba a cualquiera que integrara su administración? ¿Podía acaso Jaime intentar comprar Aerolíneas Argentinas, negociar precios inflados de material ferroviario en desuso de España o Portugal, sin que Kirchner supiera ? ¿A quién se refiere el asesor de Jaime, Manuel Vázquez, cuando menciona al “número 1” en sus mails? 

En la jerga política, el “número 1” siempre es el primus inter-pares, es una manera coloquial de evitar llamar por el nombre al “jefe” . Y no hay duda, entonces, a quién aludían Vázquez o Jaime, aunque ya se sabe que los hacedores de negocios muchas veces quieren aparecer más importantes de lo que realmente son, invocando contactos al más alto nivel. Sin embargo, el asesor de Jaime usaba el alias en contactos privados con socios de su confianza, algo que arrima más certeza sobre el perfil del innombrado.

Quien examine el cuerpo de mails en poder de la Justicia llega fácilmente a una conclusión sobre el patrón de negocios utilizado. A veces comisiones directas en base a precios inflados y otras a la utilización del peso estatal, por un lado, y al activismo sindical, por el otro, para avanzar sobre empresas -o porciones de ellas- con empresarios amigos. 

Además, la “tradicional” contribución para las campañas políticas en base a un doble juego de condicionamientos y promesas de mejores negocios en el futuro . La mayoría de los pedidos fueron a empresas que tienen una fuerte relación con el Estado, directa o por medio de regulaciones oficiales. Nada nuevo y, peor aún, nada que se parezca a la nueva política prometida por el kirchnerismo y sus conductores.

Esta radiografía, triste, hace que el relato oficial se parezca más a los mails de Jaime y sus asesores que a la épica iconoclasta que está en construcción."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario