ARCHIVO >

Domingo harto complicado en Corea

Un comandante militar de Corea del Sur prometió el sábado 27/11 una venganza “mil veces mayor” días después de un ataque norcoreano que dejó 2 soldados muertos, mientras manifestantes exigen medidas más duras del Gobierno contra su vecino del norte.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Los 2 infantes de Marina surcoreanos fueron honrados con un saludo de armas ante un soleado cielo otoñal, mientras las familias lloraban y soldados de rostro sombrío saludaban al cortejo funerario, días después de que Corea del Norte lanzó un ataque de artillería contra una pequeña isla en el mayor ataque contra Corea del Sur desde la guerra civil de 1950 a 1953, reportaron todas las agencias de noticias desde Corea del Sur.
 
“Todos los Marines, incluidos los Marines en servicio y los Marines de reserva, vengarán a los dos a cualquier costo, manteniendo la ira y la hostilidad de hoy en sus mentes”, dijo el teniente general Yoo Nak Joon, comandante del cuerpo de Marines de Corea del Sur, frente a la carroza fúnebre levemente cubierta por nieve.
 
“Pondremos nuestras emociones de ira y rencor en nuestros huesos y cobraremos venganza contra Corea del Norte”, agregó.
 
El funeral fue seguido por 3 protestas separadas contra Corea del Norte en Seúl, mientras un portaaviones nuclear estadounidense se dirige a la Península para realizar maniobras conjuntas con la armada surcoreana el domingo 28/11, enfurenciendo a Pyongyang y motivando una advertencia de su mayor aliado, China.
 
Corea del Norte afirmó que “nadie puede prever las consecuencias” de la participación de un portaaviones estadounidense en las maniobras aeronavales conjuntas con Corea del Sur en el mar Amarillo, según un comunicado difundido por la agencia oficial KCNA.
 
“Si Estados Unidos trae su portaaviones al mar occidental (Mar Amarillo) nadie puede prever las consecuencias”, indicó Pyongyang, según la agencia AFP.
 
Corea del Norte dijo también que “si es verdad”, la muerte de civiles surcoreanos en los bombardeos del martes 23/11 sobre una isla de Corea del Sur, sería “muy lamentable”, pero de todos modos responsabilidad de Seúl, que ha recurrido a “escudos humanos”.
 
“Es hora de actuar. Hora de venganza. Ataquemos el palacio presidencial en Pyongyang”, gritaron 1.000 veteranos de los marines en el centro de Seúl.
 
El presidente Lee Myung-bak sostuvo una reunión de funcionarios de seguridad, informó la agencia de noticias Yonhap. El nuevo ministro de Defensa de Corea del Sur pidió acciones más severas contra Corea del Norte, informaron medios locales.
 
Un diario de Seúl también informó planes del Gobierno para aumentar fuertemente el gasto de defensa el próximo año.
 
“Necesitamos lidiar con las provocaciones de Corea del Norte con fuerza”, dijo el ministro de Defensa, Kim Kwan-jin, a asesores presidenciales, según lo citó el periódico Chosun Ilbo. “Necesitamos responder múltiples veces más fuerte”, agregó.
 
El diario Korea Economic Daily dijo que el Gobierno había propuesto un aumento del 5,8% en el presupuesto de Defensa 2011, hasta cerca de US$ 27.000 millones para comparar más artillería autopropulsada y cazas bombarderos, mucho más que el aumento de un 3,6% de este año.
 
El matutino agregó que el Parlamento podría aprobar un monto incluso mayor, dado el ataque de artillería de fuerzas norcoreanas de esta semana contra la isla de Yeonpyeong, al sur de una disputada frontera marítima.
 
En Seúl, legisladores han criticado al Gobierno del presidente Lee Myung-bak por no responder con la fuerza necesaria. El ministro de Defensa renunció, asumiendo la responsabilidad, y Kim, un soldado de carrera, fue nombrado en su lugar.
 
En tanto, China afirmó que evitará una escalada de la violencia, pero advirtió que no deben realizarse acciones militares cerca de su costa, mientras las fuerzas de Estados Unidos y Corea del Sur se preparan para realizar ejercicios en el Mar Amarillo.
 
Es evidente que China intenta el conflicto regional para marcar su territorio, pero enfrenta la alianza entre USA y Corea del Sur.
 
En definitiva, el conflicto es entre China y USA por la influencia en un territorio que China reivindica como de su área de predominio estratégico.
 
Un sitio de internet norcoreano operado por la agencia de propaganda del Gobierno dijo que los ejercicios de guerra eran “otra provocación militar imperdonable”.
 
“(El Norte) convertirá al bastión del enemigo en una pila de llamas si violan su territorio incluso por 0,01 milímetro”, agregó.
 
El Ejército de USA dijo que los ejercicios, planificados mucho antes del ataque del martes 23/11, fueron diseñados para disuadir a Corea del Norte y no apuntaban contra China.
 
Estados Unidos envió un grupo de buques liderado por el USS George Washington para las maniobras.
 
“Nosotros hemos operado rutinariamente en las aguas frente a la Península de Corea”, dijo el capitán Darryn James, un portavoz del Pentágono. “Estas recientes provocaciones han sido realizadas por el Norte y ellos deben hacerse responsable de ellas, no nosotros”, agregó.
 
El almirante estadounidense Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto, dijo que las ambiciones nucleares de Corea del Norte y lo imprevisible de su líder Kim Jong-il aumentan la amenaza de inestabilidad regional.
 
“Es difícil saber por qué China no presiona con mayor fuerza”, dijo Mullen a Fareed Zakaria GPS de CNN en comentarios que serán emitidos el domingo. “Mi impresión es que ellos tratan de controlar a este tipo. Y no estoy seguro de que sea controlable”, agregó.
 
Corea del Norte ha entrado en un período impredecible de transición de liderazgo con la asunción del hijo menor de Kim Jong-il, Kim Jong-un, al rango de general en septiembre, una clara señal de que es el escogido para ser su sucesor.
 
Mullen ha dicho que cree que el ataque de artillería y el hundimiento en marzo de una corveta surcoreana, que Estados Unidos y Corea del Sur atribuyeron a una acción de Corea del Norte, posiblemente estén relacionados a la posible sucesión de Kim Jong-il.
 
Pidiendo calma después del ataque, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Yang Jiechi, se reunió con el embajador norcoreano Ji Jae Ryong en Pekín y habló por teléfono con la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, y el canciller surcoreano, Kim Sung-hwan.
 
“La máxima prioridad ahora en mantener la situación bajo control y asegurarse de que tales eventos no se repitan”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de China en un comunicado.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario