ARCHIVO >

"Jaime me dijo que me visitaría Vázquez y querían US$ 1,5 millón"

Ambos cordobeses, Jorge Molina conoció a Ricardo Jaime cuando uno era ejecutivo de TBA y el otro, secretario de Transporte de la Nación. Luego Molina fue a Aerolíneas Argentinas y pasó de un vínculo amistoso a ser defenestrado por Jaime. Aquí cuenta algunas intimidades:

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). "(Ricardo) Jaime me llamó y dijo textualmente: 'Te va a ir a ver Manuel Vazquez, estamos juntando guita para la campaña de Cristina'. Teníamos que aportar US$ 1,5 millon", dijo Jorge Molina, ex director de Aerolíneas Argentinas al periodista Martín Pittón, por FM Identidad 92.1.
 
"Desde la Secretaría de transporte hubo una política de desestabilización del Grupo Marsans para que Marsans abandonara el manejo de Aerolíneas Argentinas, porque no encontraban la ventana para hacer negocios en esa compañía. Me hacían sugerencias para aumentar las tarifas. Teníamos que aportar US$ 1,5 millon, y se tomó la decisión de hacer un aporte transparente de $ 388.000. Héctor Capaccioli(ex superintendente de servicios de salud, procesado por la mafia de los medicamentos, hombre de Alberto Fernandez), era el indicado como recaudador oficial de la campaña", dijo Molina. 
 
El ex ejecutivo de Marsans agregó: "Son una banda que hacía negocios, que compraban trenes, subterráneos en China. Ellos plantearon el negocio para que Aerolíneas Argentinas comprara los Embraer 190, que acaba de adquirir el Estado Nacional, sin la autorización del directorio de Aerolíneas Argentinas y de Austral. Me lo ofreció Manuel Vazquez, en nombre de Ricardo Jaime. Lo rechazamos. Estos aviones están sobre facturados. Tengo la sensación de que detrás  de esto hay un gran negocio. Cada uno de estos aviones tiene un sobreprecio de US$ 3,5 millones". 
 
Más adelante, explicó: "Jaime era un oscuro funcionario de Santa Cruz, que vivía en un humilde departamento en Córdoba, y ahora se maneja como un multimillonario. Indudablemente Manuel Vazquez era el operador económico de Ricardo Jaime. En cuanto a las empresas que figuran entre las que Vazquez fue a pedirles una contribución para la campaña, los únicos giles que pusimos dinero en blanco fue Marsans. Obviamente hubo una recaudación paralela a la oficial. Jaime fue convocado por el ex presidente Kirchner y no había cosa que él hiciera que el ex Presidente no supiera. Kirchner tenía un completo control sobre sus funcionarios". 
 
Acerca de la situación presente, Molina reflexionó: "Jaime aprovecha la muerte del ex Presidente para reaparecer públicamente. Es un gran acto de irresponsabilidad, haciendo declaraciones sobre que es un militante y que va a trabajar para que el Frente para la victoria gane. Espero que la presidenta separe la paja del polvo. Él es el responsable directo de que los todos argentinos paguemos US$ 2 millones de déficit por día de Aerolíneas Argentinas. Jorge Perez Tamayo  (secretario general de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas) ha sido el hombre que más conflictos llevó adelante en la época de Marsans, cuando gestionábamos Aerolíneas Argentinas. Cuando él lo desea, paraliza el transporte aéreo en Argentina. A través de la presión, él consiguió que los pilotos tengan convenios colectivos que no se ven en ningún lado del mundo y que atentan contra la viabilidad económico-financiera de cualquier compañía. Un piloto en cualquier parte del mundo vuela entre 80 y 85 horas por mes. En Aerolíneas no están volando más 30 horas por mes. Su jornada laboral comienza cuando el remís de la compañía los va a buscar a su trabajo".

Acerca de los correos electrónicos de Manuel Vázquez, nudo de la nueva investigación judicial, 2 lecturas, obviamente en Clarín y La Nación, que aplican su foco al tema.
 
 
"Lan le pagó a la firma del testaferro de Ricardo Jaime US$ 1.150.000 por trabajos de consultoría en el área de transporte. En las computadoras de Manuel Vázquez se hallaron tres facturas de Controles y Auditorías Especiales de Argentina S.A (CAESA) emitidas entre fines de 2006 y principios de 2007 a nombre de LAN Airlines y una empresa asociada a la firma chilena.

Vázquez recibió el 16 enero de 2007 un mail de Ernesto Ramírez, hombre de la firma Lan Cargo con sede en Miami con el contrato de consultoría en su versión final y estaba fechado en octubre de 2006, época de la emisión de la primera de las facturas. Esa factura, la número 26 del talonario de CAESA, fue emitida el 18 de octubre de 2006 por US$ 300.000 a nombre de la LAN Airlines S.A con sede en Santiago de Chile.

Es imcompatible que un asesor cobre comisiones de concesionarias del Estado.

La segunda factura es del 21 de noviembre de ese año y fue emitida por un monto de US$ 300.000 pero a nombre de la firma Atlantic Aviation Investments LLC con domicilio en Centerville Road suite 400, Wilmington, Delaware, USA. Ramírez aparece como apoderado de esa sociedad.

La última factura, la número 33 del 16 de enero de 2007 fue emitida a nombre de la misma empresa con domicilio en Estados Unidos por un monto de US$ 550.000.

El total del dinero fue depositado en una cuenta que Manuel Vázquez y su mujer Marta Domínguez tenían en la sucursal de la ciudad de Roanoke, Virginia, USA, del Wachovia Bank. Los investigadores que tratan de determinar cómo fue el crecimiento del patrimonio de Jaime y la influencia que tuvo Vázquez en esa situación, apuntan a la cuenta del Wachovia para seguir la ruta del dinero. Vázquez está imputado en la causa en que el juez Norberto Oyarbide y el fiscal Carlos Rívolo investigan el enriquecimiento ilícito de Jaime.
 
 
Desde Madrid, Hugo Alconada Mon entrevistando para La Nación al empresario español Miguel Ángel Lorente quien dice, implícitamente, que el negocio de la compra de material ferroviario en desuso a España tenía como eje la reaparación a precios que habrá que investigar para conocer si dice la verdad:
 
"El empresario español Miguel Angel Lorente admitió ayer la veracidad de los miles de correos electrónicos que recuperó la justicia argentina de las computadoras de su socio Manuel Vázquez, el lobbista y asesor del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, que dan cuenta de múltiples negocios y operaciones polémicas entre Estados.

En contraste con Vázquez, Lorente aceptó hablar con La Nacion para dar su versión sobre los proyectos en los que participó. Dijo que si hubo corrupción ocurrió en Buenos Aires y que él participó en las tratativas para recaudar fondos para la campaña, aunque juró que no se llegaron a concretar los pagos. Quizá, dijo, porque el dinero lo querían para otros fines, no para las elecciones.

Sin perder jamás la calma ni levantar la voz, Lorente planteó que la venta de material ferroviario desde España a la Argentina fue "lícita" y que se concretó por valores "inferiores a los de mercado". Destacó, además, que no se trataba de "chatarra", por lo que "el acto de corrupción", si lo hubo, ocurrió cuando el material llegó a Buenos Aires y se repartió entre las empresas concesionarias, en connivencia con los sindicatos, "esos que andan a los tiros".

Lorente hizo contactos para recaudar fondos para la campaña kirchnerista con las principales empresas españolas con inversiones en la Argentina. Pero sostuvo que ninguna de ellas llegó a desembolsar "un euro" porque faltó que el entonces presidente Néstor Kirchner les enviara un pedido formal y por escrito de dinero, "como se hace en los países democráticos, como en Estados Unidos, España o Inglaterra".

"La posición que teníamos era tan sencilla como esto: todo lo que se pide oficialmente y se tramita legalmente se puede hacer; lo que no, no. Punto", argumentó, respecto del financiamiento de la campaña electoral de 2005. "Por eso es que no se envió ni un euro [a la Argentina]. Probablemente, las personas que lo pedían, pues no lo pedían exactamente para eso. Vete a saber para qué lo pedían."

Sin embargo, Lorente defendió su trabajo y las respuestas que recibió de las empresas españolas, que, según él, se mostraron reticentes a aportar a la campaña por canales informales. "Nadie puso ni un solo peso", insistió. Algo que señaló que era su posición oficial: "Así como usted me graba, yo también estoy grabando nuestra conversación; para que quede claro".

-¿Quién les pidió a ustedes que trabajaran, al menos extraoficialmente? ¿Sólo Jaime?

-[Con tono irónico.] ¡Usted tiene los mails y los ha publicado! ¿Qué le voy a decir? Nosotros lo que dijimos fue "Primero, quiero que la secretaria del señor que lo pide envíe una copia. Segundo, que esa copia la tenga yo. Y en el momento en que esa copia la tenga yo y me den una cita [en la empresa], estaré dispuesto a acompañar a quien sea".

-¿Usted afirma que las empresas españolas, al final, no aportaron a la campaña kirchnerista?

-Así es, como el gobierno argentino no quiso en su momento pedir a las empresas españolas oficialmente [remarcando la palabra] que es como se hace, pues no se recaudó nada. No se llegó a pedir porque el partido peronista no se animó a hacerlo como lo hacen, oficialmente, los partidos norteamericanos o los españoles.

-¿Cómo lo explica?

-Porque nadie lo puso por escrito y nadie vino hasta aquí a pedir nada, entre otras cosas porque supongo que no lo querrían para las elecciones. No sé para qué lo querrían. Y si usted encuentra un solo mail en el que yo diga que se cobró un solo peso, que se haya pedido a las empresas españolas o que se haya enviado a la Argentina, yo soy un mentiroso y un corrupto.

El centro del interés de Lorente al dialogar con La Nacion, sin embargo, no fue su rol en el financiamiento de la campaña electoral de 2005, sino defender su actuación en la venta de material ferroviario que se concretó en un acuerdo entre los gobiernos de la Argentina y de España.

"Yo tengo mi honorabilidad y esa operación fue absolutamente legal, sin nada censurable -dijo-, a tal punto que fui yo quien se quejó de la posibilidad de pagar comisiones políticas. Fue una operación blanca, en la que yo tributé a Hacienda de mis ingresos. Cada uno tiene su honrada manera de ganarse la vida y ésta es la mía."

El socio de Vázquez criticó a la prensa argentina y, en particular, a La Nacion, por su cobertura de aquella operación. "Ustedes picaron el anzuelo y ustedes están contribuyendo a los corruptos que dijeron desde un principio que todo esto era chatarra. Lo decían los sindicatos, algunos de los cuales han estado a los tiros últimamente", afirmó.

-¿Quiénes son los corruptos?

-Yo me fijaría en qué ha pasado con los trenes en el momento en que llegaron a la Argentina. Allí es donde está el negocio. Y, curiosamente, allí se dice que es chatarra. Si ha habido en ese negocio una corrupción, es que ha llegado material desde España a un bajísimo precio, casi regalado, y que el negocio allá era enorme.

-¿Puede ser más preciso?

-El negociado estaba en los trenes. Y ustedes, la prensa, ha hecho el caldo gordo para que los corruptos se hayan hecho de ese material, que se ha repartido entre los concesionarios. El negocio, señor, estaba ahí. Estaba en los trenes. Ese negocio lo hicieron los corruptos argentinos. No puedo entender que la prensa argentina no se dé cuenta de que no había comisiones ilegales aquí ni de que el negocio estaba en cuanto llegaron allí los trenes, porque los concesionarios son privados y ganaba más el que se llevaba esos trenes.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario