ARCHIVO >

Homenaje a Néstor en Unasur cuando explota escándalo que mancha su imagen

Cristina Fernández participa en Guyana de la Cumbre de la Unasur que homenajeará a su marido Néstor Kirchner a un mes de su muerte. Pero en España ya trasciende que Kirchner 'invitó' a 20 grandes empresas españolas a financiar sus gastos electorales.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). La presidente Cristina Fernández arribó anoche (jueves 25/11) a Guyana para participar hoy de la IV Cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Suramericana de Naciones. 
 
La sesión de los presidentes comenzará a las 11:00 (hora argentina) con 1 minuto de silencio en homenaje a Néstor Kirchner, y luego los presidentes de Guyana, Bharrat Jagdeo, y de Ecuador, Rafael Correa, recordarán la figura del ex secretario general del organismo.
 
A su término, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se dirigirá a sus colegas de la región y luego no se descarta que otros presidentes evoquen al ex mandatario argentino.
 
Luego intercambiarán opiniones sobre el sucesor de Kirchner, con la candidatura del uruguayo Tabaré Vázquez y de la chilena Michelle Bachelet en primer plano.
 
También aparece en escena Marco Aurelio García, el asesor de política exterior del presidente Luiz Inacio Lula da Silva y enérgico impulsor de la integración regional.
 
Pero justo en ese contexto, aparece una mancha que se extiende sobre la memoria de Néstor Kirchner.
 
 
Los recaudadores del ex presidente argentino Néstor Kirchner, siguiendo instrucciones directas de éste, elaboraron en 2005 un listado con 20 grandes empresas españolas para invitarlas a financiar las campañas electorales del mandatario ya fallecido y de su esposa, la actual presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Entre las firmas a las que supuestamente se exigió esa contribución, todas con presencia en Argentina, figuran Banco Santander, Telefónica, Repsol, BBVA, Indra o El Corte Inglés.

El nombre de José Luis Rodríguez Zapatero aparece en uno de los correos electrónicos que Manuel Vázquez, uno de los más influyentes asesores del entonces presidente argentino, envió en 2005 a su contacto en Madrid, el lobbista Miguel Ángel Lorente, dándole instrucciones precisas sobre cómo presionar a las empresas españolas más importantes para que aportaran fondos a la campaña electoral de la esposa de Kirchner, que aspiraba a ganar un escaño como senadora por la provincia de Buenos Aires.

En uno de los e-mails que Vázquez envió a Lorente, fechado el 4 de octubre de 2005, aquél asegura que "el número uno", en supuesta alusión al ya fallecido ex presidente argentino, "está dispuesto a hacer lo que sea" porque, según Vázquez, "es mucho el dinero que necesita para mantener la presión en la campaña". Y añade: "Ya dijo que, si es necesario, habla con Rodríguez Zapatero pidiéndole que presione a quien sea necesario". La justicia argentina investiga ahora los supuestos pagos de empresas españolas, ya que la legislación de aquel país prohíbe que firmas extranjeras financien campañas electorales.

"Tengo un encargo del presidente"

En otro de los correos electrónicos que el asesor de Kirchner remitió a su hombre en Madrid -facilitados a El Confidencial por el diario argentino Clarín- se afirma: "En el próximo mes de octubre [de 2005] hay elecciones en el país y tengo un encargo del presidente para ver si lo puedo ayudar a juntar dinero para la campaña, pues esta elección es estratégica para él. La lista de empresas españolas que me dio [Kirchner] son...". Vázquez detalla a continuación las firmas que, a juicio del entonces presidente argentino, aportarían fondos para la campaña; y las cantidades que podrían reclamarse a cada una de ellas.

Según los e-mails intervenidos por la policía argentina y puestos a disposición judicial, Vázquez comunica a Lorente las cantidades que debe exigir a las grandes empresas españolas. Así, Repsol aportaría tres millones de dólares para la campaña de los Kirchner; Telefónica, dos millones; Dragados, entre 1,5 y dos millones; BBVA y Codere, 1,5 millones; Gas Natural, 1,25 millones; Banco Santander e Iberia, un millón cada una... Y así hasta alcanzar una cifra cercana a los 20 millones de dólares.

"Supongamos 20 empresas que pongan a un promedio de 500.000 a un millón de dólares", le dice Vázquez a Lorente. "Estamos hablando de una cifra considerable, y no quiero ser estúpidamente optimista, pero empresas como Repsol, Telefónica y tal vez alguna otra, y los bancos, deberían seguramente poner montos mucho más importantes". Luego, el asesor de Kirchner comunica sin rubor a su hombre de confianza en Madrid la comisión que ambos cobrarán por sus gestiones: "No sé lo que te parece a ti, pero podríamos hablar de un 7,5% a 10% de derechos".

Lorente negó ayer a El Confidencial haber transmitido a las empresas españolas la invitación de Kirchner para financiar su campaña electoral. "No digo que los correos electrónicos sean falsos, porque no los recuerdo. Pero ninguna empresa hizo aportaciones económicas, porque a ninguna se le llegó a pedir dinero". Y añadió: "Yo siempre doy la cara, porque puedo hacerlo".

"Podemos jugar con el miedo"

Vázquez recuerda en los correos electrónicos su bagaje en este tipo de operaciones al margen de la ley. "Yo tengo, a esta altura, experiencia de todo, tanto aquí como en Brasil (hace 20 años coordiné una tarea parecida a esta, nada más que del otro lado, grupo Bunge), donde solo nuestra empresa puso US$ 14.500.000 de aquella época", presume el asesor de Kirchner.

Lorente acepta el "delicado-escabroso" asunto que le propone Vázquez y dibuja un plan para persuadir a las empresas españolas. Según los e-mails revelados también por el diario bonaerense La Nación, el conseguidor español no duda en aceptar el trabajo: "No vamos a ganar la simpatía, pero podemos jugar con el miedo". En sus respuestas detalla el modo de llevar a cabo la recaudación: "Recibimos la carta y el nombre de las secretarias del ministro en cuestión. Nos reunimos con los empresarios. Les decimos claramente que estamos recaudando para contribuir a los gastos de campaña, los que ya se han hecho y los que habrá que pagar después. Se nos daría la información de su problemática esencial en la Argentina, la meteríamos en papel de Cyaes [una de las empresas de Lorente] y se lo facturaríamos".

"Después recibirían [las empresas españolas] ese informe sellado por el Ministerio, junto con el agradecimiento por colaborar en el estudio. También tendrían constancia de nuestra entrega ahí. Se dejaría muy claro que es una contribución electoral. Arreglar los problemas sería un fee de éxito. No hay otra vía: o hay una implicación alta o no hay manera de hacer nada, más que perder credibilidad y quemar contactos", concluye Lorente.

El escándalo está copando las portadas de los principales medios de comunicación argentinos, ya que la ley de ese país prohíbe tajantemente que empresas extranjeras financien campañas electorales. La ley de Partidos Políticos y Agrupaciones Municipales deja claro en su artículo 40 que los partidos no podrán aceptar o recibir, directa o indirectamente, contribuciones o donaciones de "países, gobiernos, entidades o empresas extranjeras u organizaciones internacionales". Además, las empresas españolas invitadas a contribuir poseen intereses económicos en Argentina relacionados con la Administración, y la citada ley prohíbe las aportaciones de los "concesionarios de servicios u obras públicas".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario