ARCHIVO >

Vuelve el FMI: "Si aflojamos, que no se note"

Minimizarlo es imposible. Con la excusa del INdEC, vuelve la misión del FMI. ¿Monitoreo encubierto? La versión es firme.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (InC.) El gobierno anunció que ha solicitado asistencia técnica al Fondo Monetario Internacional para el diseño de un índice de precios a nivel nacional.
 
> La supuesta asistencia técnica permitirá enmascarar la visita de los funcionarios del Fondo a efectos de normalizar la situación argentina frente a lo exigido artículo IV del estatuto del organismo.
 
> Además, la capacidad de monitoreo y control del FMI sobre la economía de los países del G-20 fue reforzada en la reunión del año pasado en Pittsburgh, lo que fue rubricado por la C. Kirchner.
 
> De esta forma, si bien el eventual el acuerdo con el Club de París no mencionaría la participación del FMI, en los hechos el país estará sujeto a su monitoreo.
 
> Recúérdese que el ministro de Economía nunca se dispuso a recibir el crítico informe académico sobre el INdEC que él mismo pidió a cinco universidades nacionales meses atrás, y que éstas concluyeron hace ya sesenta días.
 
> El directorio del Fondo tenía listo un documento con objeciones técnicas a las estadísticas oficiales de la Argentina, lo que podía complicar la negociación con el Club de París.
 
> El Articulo VIII del estatuto del organismo establece que “el Fondo puede requerir a sus miembros que proporcionen información como lo crea conveniente para sus actividades”.
 
> El artículo VIII enumera una serie de indicadores económicos, entre los cuales se encuentra el índice de precios. 
 
> De esta forma, el artículo faculta al organismo a pedir modificaciones en la forma que el INdEC elabora las estadísticas.
 
> Las autoridades del Fondo habían dejado trascender que no avalarían un acuerdo de mediano o largo plazo con el Club sin auditoría del FMI. 
 
> La realidad es que para normalizar el INdEC y disponer de indicadores fiables no se necesita de asistencia especial; basta tener la voluntad de trabajar seriamente y apoyarse en los recursos humanos calificados con que ya contaba el organismo.
 
> Asumiendo una normalización estadística —y sin considerar el terremoto que ocasionaría el consiguiente empalme de las series— los títulos ajustables por CER (que replica un IPC hasta hoy desinflado) debieran tener un ajuste al alza mientras que lo contrario debiera ocurrir con los cupones PBI (que hasta hoy incorporan un crecimiento engordado por la subestimación de la inflación).

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario