ARCHIVO >

¿Adiós al euro? (2): New York Times mira a Zapatero

La Unión Europea ya debate doblar el importe del fondo para rescates, hasta € 800.000 millones, por España y Portugal.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Las declaraciones del presidente del Bundesbank, Axel Weber, han creado cierta confusión. El banquero germano adelantó que la UE estaría encantada de ampliar la cuantía del fondo de rescate, pero poco después el portavoz económico comunitario matizó que no existen negociaciones en este sentido. 
 
Sin embargo, la Comunidad Económica estaría presionando para que los países de la zona euro doblen su aportación al fondo de rescate, que se elevaría de los actuales € 440.000 millones a € 880.000 millones, según informa el diario estadounidense The Wall Street Journal citando a fuentes conocedoras de la situación.
 
En cuanto al resto de participantes en el mecanismo de ayuda, el FMI y los países europeos que no comparten la divisa comunitaria, ese diario especializado en finanzas no indica si están por la labor de dar o no el mismo paso. Ellos son los que aportan el resto del dinero hasta los famosos € 750.000 millones.

"Si esta cantidad no es suficiente, podríamos incrementarla", afirmó Weber. "No hay posibilidad de que un ataque al euro triunfe", indicaba.
 
Sin embargo, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Amadeu Altafaj, ha asegurado que el fondo de rescate "está bien financiado y preparado para ser utilizado si es necesario y se pide. No hay discusiones en este momento en esa dirección", apuntó.
 
El fondo de ayuda a países en apuros se creó en mayo, para terminar con las turbulencias que azotaban los mercados tras el estallido de la crisis en Grecia. Sin embargo, Irlanda ha vuelto a hacer saltar las alarmas meses después al tener que recurrir a este mecanismo.
 
Así, las dudas se centran ahora en si habrá dinero suficiente para dar cobertura a los otros 2 países en el punto de mira por el riesgo de contagio: Portugal y España. 
 
 
El matutino estadounidense plantea el escenario de un hipotético rescate a España y las consecuencias que acarrearía. Un artículo en portada que analiza una problemática que hace temblar al continente. 
 
Debido a que España es más grande y tiene más peso en la economía de la eurozona que Grecia o Irlanda, "un rescate haría a Europa replantearse su capacidad para ayudar a las economías débiles, a la vez que pondría en un aprieto a la moneda única".
 
El artículo alerta de que "si el sistema financiero acaba por retratarse como más débil de lo que el Gobierno piensa, -igual que ha ocurrido en Irlanda- esto pondría nerviosos a los inversores". 
 
Y cita a Pablo Vázquez, un economista  de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada: "Europa puede afrontar el colapso de Irlanda, incluso quizá el de Portugal, pero no el de España. Por eso, nuestra última línea de defensa es el conocimiento de que somos demasiado grandes para caer, y que eso representa un riesgo sistémico para el euro".
 
Alguna de las  "relativas" fortalezas de España también se ven reflejadas en el análisis: "Una gran cantidad de la parte de la deuda pública se debe a sus propios bancos, en lugar de a prestamistas extranjeros. Así, si la situación fiscal empeora, las entidades podrían tener un mayor incentivo para relajar las condiciones de los créditos".  Claro que, puntualiza NYT, esta es un arma de doble filo, ya que "si los bancos se ven obligados a rebajar las condiciones, sus balances podrían acabar perjudicados y asumiendo pérdidas".
 
El circulo vicioso no acaba ahí, y el parche español a su crisis puede tornarse en problema. 
 
El diario exlica que el plan de recortes del Gobierno, "que Zapatero aprobó empujado por el Parlamento y además meses después del momento más adecuado para su aplicación", puede no ser efectivo .Y la comparación con Irlanda vuelve a ser inevitable, ya que el Gobierno del país también realizó recortes y ajustes, y aún así ha tenido que ser rescatado.
 
Para el periódico, el \'lío\' viene en el momento en que la banca se encuentra con más dificultades de lo que el Gobierno había podido prever, así que la pregunta clave que surge al pensar en una posible ayuda a España es "si los bancos españoles están realmente tan sanos como el Gobierno y los propios bancos dicen que están".
 
El análisis  toma como referencia para valorar la situación económica en la eurozona los trest de estrés, aunque tampoco confía demasiado en su credibilidad, puesto que la banca irlandesa también aprobó las mismas pruebas, y aun así se ha hundido.
 
Además, Irlanda no es la única pieza que puede golpear a España en su caída. También Portugal puede hacernos sufrir, si sus problemas económicos van a peor. "España no es sólo el socio comercial del país vecino, sino que es su mayor acreedor, nuestros bancos tienen en sus carteras € 78.000 millones de deuda portuguesa".
 
Otra cuestión que España deberá resolver es que el tijeretazo del Gobierno central podría no ser secundado por las comunidades, que acumularon el 57% del gasto público el año pasado, según el diario. Las elecciones en Cataluña este domingo y el pulso que el Ejecutivo mantiene con el Ayuntamiendo más endeudado, el de la capital, marcan el camino para forzar una mayor disciplina fiscal y quizá eludir un nuevo caso de rescate.
 
El empleo
 
La Comisión Europea considera que España es el único país de la Unión Europea donde todo el ajuste de la crisis se ha hecho destruyendo empleo, lo que se ha traducido en un aumento de la tasa de paro desde el 8,3% en 2007 hasta el 20,8% en la actualidad, el doble que la media comunitaria.
 
Aunque en menor medida, también Irlanda y Portugal han afrontado la recesión incrementando el paro, según se destaca en el informe anual de empleo publicado este jueves por el Ejecutivo comunitario.

"En contraste con los patrones de ajuste en la mayoría del resto de Estados miembros, sólo España ha hecho frente a la recesión únicamente a través de reducciones de empleo, mientras que Irlanda y Portugal estaban casi en esta situación", asegura el informe.
 
En el extremo contrario, Alemania, Austria y Bélgica reaccionaron a la crisis reduciendo las horas por trabajador y la productividad por hora, lo que ha tenido un "efecto positivo" en el empleo y permite a estos países "empezar la recuperación en la mejor posición", ha explicado el comisario de Empleo, László Andor, en rueda de prensa.
 
En un tercer grupo se encuentran Reino Unido y Países Bajos, que se han ajustado reduciendo el empleo y la productividad por hora en lugar de disminuir la media de horas trabajadas por empleado.
 
El comisario de Empleo ha admitido que estas diferencias se explican "por las diferentes condiciones financieras y económicas" pero también a que "algunos países han sido más previsores que otros" en las reformas para aumentar la flexibilidad del mercado laboral y atajar el aumento del paro.
 
Según Bruselas, un "factor clave" que explica el mayor aumento del paro en algunos Estados miembros es "la importancia de la construcción, uno de los sectores golpeados con más fuerza por la crisis económica y que acapara una proporción especialmente alta del empleo en países como Irlanda o España".
 
En este sentido, las diferencias entre los Estados miembros reflejan también los niveles de productividad en los sectores más afectados.
 
"Por ejemplo, en Alemania el sector manufacturero se vio gravemente afectado por el desplome de las exportaciones, pero los altos niveles de productividad llevaron a una caída del empleo menor en comparación con la caída del PIB, mientras que en España la gran contracción en un sector con bajo nivel de productividad como la construcción ha llevado a una gran reducción del empleo en comparación con la caída del PIB", señala el informe.
 
Otro motivo del mayor impacto de la crisis en el empleo, según el Ejecutivo comunitario, es la alta temporalidad. "En el caso de España la alta tasa de trabajadores con contratos temporales, que pueden ser despedidos fácilmente, también explica en parte su mayor reacción a la crisis en términos de empleo", apunta Bruselas.
 
"El uso extensivo de contratos de trabajo temporales en países con contratos indefinidos muy regulados (como España) amplifica la volatilidad del empleo en respuesta a las crisis económicas", afirma la Comisión.
 
Por ello, el Ejecutivo comunitario ha recomendado esta semana generalizar el contrato único indefinido con indemnización creciente para los países con alta temporalidad, como España, con el objetivo de reducir la brecha entre trabajadores fijos y temporales.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario