ARCHIVO >

La causa por las importaciones tomó impulso pero el Gobierno las sigue defendiendo

El ex secretario de Energía Alieto Guadagni declaró ante la Justicia sobre las irregularidades en las compras del combustible al gobierno de Venezuela. A raíz de esto, desde el ministerio de Planificación sostuvieron que el acuerdo "es muy ventajoso" para el país.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Aunque parecía sumida en el olvido, la causa por las supuestas compras irregulares de fuel oil por parte del gobierno argentino al venezolano tomó un nuevo impulso con la declaración ante la Justicia del ex secretario de Energía Alieto Guadagni.

El ex funcionario estuvo el pasado miércoles (10/11) en Tribunales, según la agencia Noticias Argentinas, donde declaró ante el juez federal Julián Ercolini que hubo una compra "innecesaria" del combustible destinado al funcionamiento de las centrales termoeléctricas y que se obtiene a través de un acuerdo con la estatal bolivariana Pdvsa.

Dada la escasa trascendencia mediática que tuvo la declaración del ex funcionario horas después de su presentación, no fue hasta que el diario Clarín se hizo eco este lunes (15/11) que el Gobierno salió a defenderse. De eso se encargó la mano derecha del ministro Julio De Vido, el subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del Ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta.

El funcionario dijo este lunes que la importación de fuel oil de Venezuela "es muy ventajosa" para el país. "Nadie ofrece un financiamiento de esas características", dijo Baratta a la agencia Télam. Baratta agregó que "además Venezuela utiliza esos recursos para adquirir productos argentinos de alto valor agregado, permitiendo un incremento sideral del intercambio comercial".

Guadagni, ex secretario de Energía durante el gobierno interino de Eduardo Duhalde y miembro del colectivo de ex titulares de esa dependencia que cuestionan la política energética del Gobierno, se refirió a la compra de fuel oil durante el período 2004-2010 y dijo que previo a efectuar la operación "se debería haber llamado a licitación pública".

Guadagni tildó de "extraño" el hecho de que "se haga un acuerdo estratégico con Venezuela donde el punto central era el fuel oil". "Desde el año 2004 para acá la Argentina aumentó fuertemente las exportaciones de fuel oil y también las importaciones", dijo el economista en su declaración testimonial.

Guadagni sostuvo, además, que se pagaron unos US$320 millones por la importación de fuel oil, lo que consideró "innecesario" ya que la Argentina debía abastecerse las reservas de combustible local.

Al respecto,  Baratta sostuvo que no tiene sentido hablar de pérdidas millonarias porque si bien es cierto que nuestro país es exportador neto de fuel oil, no lo es todo el año y en invierno para abastecer el mayor consumo de gas residencial se reemplaza por fuel oil el gas que abastece a las centrales térmicas.

El funcionario de Planificación también dijo que por lo tanto no tiene ningún sustento calcular sobrecostos en base a esa diferencia porque no hay suficiente fuel oil en el mercado en ese período.

También recordó que "Venezuela ofrece condiciones de pago que no son las habituales en el mercado; el primero se realiza a los 45 días de recibido el embarque mientras que el resto se abona en 12 cuotas mensuales con un interés del 2%anual, siempre a precios internacionales".

Por último, destacó que la calidad del fuel oil se ajusta a la normativa vigente desde 2002, cumpliendo las especificaciones para que se comercialice en territorio nacional y son las mismas que estaban vigentes durante el breve lapso que Guadagni estuvo a cargo del área de Energía.


La causa

Citado como testigo por el juez federal, Julián Ercolini,  el ex secretario de Energía Alieto Guadagni precisó que “las injustificadas importaciones de fuel oil de Venezuela le han provocado al país en los últimos seis años un quebranto fiscal que supera los US$ 332 millones”, según consigna este lunes el diario Clarín, lo que mereció la respuesta del Ministerio de Planificación.

Guadagni explicó el miércoles en Tribunales que “tal como le demostramos al secretario de Energía, Daniel Cameron, los ocho antecesores en el cargo, el 60% de las importaciones de fuel oil resultaron innecesarias porque se podía haber cubierto la demanda con la producción local que fue vendida al exterior en el período 2004-2010”.

Junto con su declaración testimonial, Guadagni le aportó al fiscal, Gerardo Pollicita, 19 anexos documentales que, entre otros aspectos, pusieron de manifiesto que las compras a Venezuela que podían haberse sustituido con fuel oil local alcanzan a 2,7 millones de toneladas.

Según los cálculos del ex titular de Energía, el sobrecosto de la innecesaria importación se ubica en US$ 120 la tonelada , con lo cual la pérdida económica que ha sufrido hasta ahora el Tesoro supera los US$ 332 millones.

Agregó que “los registros del comercio exterior de fuel oil muestra que varios meses al año los mismos barcos que ingresan al país con ese combustible salen cargados con el mismo producto que exportan las petroleras locales”.

Guadagni indicó que, pese las denuncias que se han efectuado, el Gobierno sigue adelante con esta operación negativa para el país. Indicó que paradójicamente en el primer semestre de 2010 subieron tanto las exportaciones (24,3%), como las importaciones de fuel oil (86%). Por último, el ex funcionario sostuvo que “para permitir el ingreso de combustible de menor calidad enviado por Venezuela, hace dos años el Gobierno congeló la entrada en vigencia de las normas ambientales previstas para reducir la contaminación de azufre”.

La causa donde se investigan las compras sin licitación al gobierno de Hugo Chávez tuvo su origen en la denuncia por enriquecimiento ilícito y defraudación al Estado que habían presentado los legisladores de la Coalición Cívica contra el ex presidente Néstor Kirchner, la actual jefa de Estado, Cristina Fernández, el ministro Julio De Vido y un grupo de empresarios que tienen llegada directa a la Casa Rosada.

El expediente se reactivó a principio de año , luego de que el ex embajador en Caracas Eduardo Sadous declarara ante Ercolini que empresarios argentinos debían pagar coimas del 15% para poder exportar sus bienes y productos a Venezuela bajo el paraguas del fideicomiso creado a partir de las compras de combustibles.

Tras el testimonio de Sadous, el magistrado orientó la investigación hacia dos actores clave que participaron en los negocios bilaterales . Por un lado, el ex funcionario Claudio Uberti. Según el ex agregado comercial en Caracas, Alberto Alvarez Tufillo; Uberti y De Vido manejaron la mayoría de los negocios y la relación comercial con Venezuela al margen de la Cancillería. Y por otro lado, las firmas intermediarias Palmat Internacional, Palmat Trading y Madero Trading que, con el aval implícito de los dos gobiernos, llegaron a cobrar hasta el 15% de comisión por las ventas de equipos agrícolas a Venezuela.

 

 

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario