ARCHIVO >

Cristina se aferra al lobbyista Mendiguren pero Moyano...

El Consejo Económico y Social como estrategia antiinflacionaria ya fracasó en 2008 y en 2009 (en ambas ocasiones se culpó a la Mesa de Enlace agropecuaria por el fracaso). El lobbyista José Ignacio de Mendiguren hace un guiño a Cristina. Pero en 2010, el problema podría ser Hugo Moyano.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). El pool informativo paragubernamental, tal como hizo en 2008 y en 2009, intenta consolidar la posibilidad de que el Consejo Económico y Social se concrete. El kirchnerismo no tiene otra estrategia antiinflacionaria que un acuerdo de precios y salarios.
 
Radio America, de Sergio Szpolski, difundió declaraciones del lobbyista de la Unión Industrial Argentina, el hiperdevaluador José Ignacio de Mendiguren:
 
"En el marco de la puja distributiva, uno de los principales referentes de la Central industrial, José Ignacio de Mendiguren, aseguró por Radio América (...) "De nuestra parte la mejor predisposición. Lo primero es que existe esa predisposición. La Presidenta fue muy clara al reclamar que hay que darle racionalidad a la puja distributiva. A nosotros nos dijo que el tema no sea trasladado a los precios. Estamos de acuerdo con las palabras de la Presidenta. Que dejo satisfecha a la mayor parte de la gente que allí estaba", señaló De Mendiguren.
 
Además, el secretario de la UIA, calificó como "bueno" el diálogo que la Central Industrial mantiene con el titular de la CGT, Hugo Moyano. "Con el hemos tenido una escalada de desinteligencias. Nos estabamos equivocando en la forma de resolverlas. Hemos vuelto, después de la muerte de Néstor Kirchner, y terminamos con la forma ofensiva con la que nos relacionamos a traves de los medios", reconoció De Mendiguren.
 
En relación a los tiempos para concretar el reparto de utilidades entre los trabajadores, el empresario destacó que "lo hacen varias empresas" y aclaró que el tema de la distribucion de las ganancias en un "campo más amplio", forma parte de la "agenda grande" de la Argentina, que es la redistribución del ingreso. "Los temas de largo plazo no se resuelven por los diarios", dijo."
 
 
Sin embargo, Carlos Pagni, desde el diario La Nación, ofrece un contrapunto:
 
"(...) La razón por la cual Moyano podría negarse a pactar precios y salarios está en el juzgado federal de Claudio Bonadio. Allí avanza la causa por presunto fraude con subsidios para medicamentos que tiene inquieto al camionero y, sobre todo, a su esposa, Liliana Zulet. 
 
El martes pasado, el juez allanó la Administración de Programas Especiales -que entrega los subsidios- y la obra social de camioneros, que tercerizó sus servicios en una empresa que pertenece a Zulet. Cuando Moyano regresó de París, la semana pasada, su mujer prefirió pasar unos días más en Roma, al parecer inquieta por estos movimientos judiciales.
 
Dos días después de los allanamientos, el camionero se reunió a solas con la Presidenta. ¿De qué habrán hablado? ¿Moyano estaría más inquieto por el discurso de Méndez o por los movimientos de Bonadio? Una pista: él sabe que el magistrado viene repitiendo, en charlas informales, que "es raro, pero no aparece nadie del Gobierno interesado en esta causa".
 
No es difícil imaginar el dilema de Moyano: ¿cómo explicar a su esposa que está dispuesto a colaborar con una administración que los deja, a ella y a él, librados a su suerte en un caso tan espinoso? La imagen de la señora de Juan José Zanola, presa en Ezeiza, no ayuda a resolver el acertijo.
 
A Moyano no se le escapa que su problema penal está deviniendo un problema político. Si termina de convertirse en el demonio de la inestabilidad social, corre el riesgo de que alguien dentro del Gobierno considere muy rentable que Bonadio haga su trabajo sin interferencias. 
 
¿Algún ministro encumbrado del gabinete apuesta a reconciliar la imagen de la Presidenta con la clase media sobre el pellejo de Moyano? A la sede de la CGT han llegado algunas informaciones inquietantes en las últimas horas. 

¿Qué hacía Gerardo Martínez, amigo de Carlos Tomada y adversario interno del camionero, acompañando a la Presidenta en Seúl? 
 
¿Por qué el técnico aeronáutico Ricardo Cirielli transmitió a Luis Barrionuevo la solidaridad de Julio De Vido hacia Graciela Camaño en el incidente con Carlos Kunkel? -"Kunkel nos arruinó la victoria que habíamos tenido sobre Carrió", se queja, con razón, De Vido-. Esclavo del monopolio sindical de Moyano, es comprensible que el Gobierno quiera diversificar sus contactos laborales para controlar las próximas paritarias.
 
Las tribulaciones del secretario general de la CGT son el principal obstáculo que encuentra el pacto social de Cristina Kirchner. No es, por supuesto, el único. Los mismos números que impiden negociar el presupuesto en el Congreso hacen que cualquier entendimiento sectorial carezca de consistencia
 
El kirchnerismo está tan enredado en sus mentiras estadísticas que esa dificultad inspiró las interpretaciones dominantes sobre la visita de Héctor Timerman y Amado Boudou al Fondo Monetario Internacional. Para varios expertos en las negociaciones con ese organismo, los ministros fueron a sugerir que se realice la revisión del Artículo IV pero evitando, por razones estéticas, que una cuadrilla de inspectores visite el país -es más elegante hablar de reverse mision -. Las mismas fuentes suponen que el ritual podría incluir una lavada de cara para el Indec. (...)".
 
 
Eduardo Aulicino, en el diario Clarín, también se refirió a la situación de Moyano:
 
"Hugo Moyano contempla el panorama que lo rodea luego de sus avances visibles en el PJ: no es exactamente lo que esperaba
 
Sigue ocupando el lugar de aliado estratégico que alcanzó con Néstor Kirchner y fue ratificado por la Presidenta. Pero los límites se hicieron más visibles, con continuidades y novedades. 
 
Se repite el esquema de darle juego en la Provincia, pero no con poder absoluto. Y la resistencia en el interior del PJ se ha hecho más evidente, explícita, señal también de los tiempos que corren, con los intendentes exhibiendo su poderío y la decisión de no resignar espacios. Pero el secretario de la CGT observa además con inquietud la marcha de casos judiciales que involucran a su gremio. Como antes, desconfía de las casualidades en un juego de presiones cruzado muchas veces por sombras densas.
 
El panorama judicial se ha complicado para los camioneros y esta semana volverán a moverse las dos causas que involucran al gremio: la que investiga irregularidades en la facturación de tratamientos complejos con fondos que administra el Estado, y la más conocida como mafia de los medicamentos. Moyano dice que existe una ofensiva en su contra y le apunta -un clásico- a los medios
 
Pero por lo bajo, allegados al jefe sindical no disimulan las sospechas: ven proyecciones del poder detrás de decisiones judiciales, para condicionar su juego en el terreno político general y, especialmente, en el peronismo.

Moyano sabe cuáles son sus fortalezas pero también ha probado sus límites o debilidades. 
 
Forzó el juego para hacerse cargo del PJ bonaerense y luego comprobó que eso no equivale a poder de convocatoria, ni por el camino de los apoyos ni por la vía de la disciplina vertical. Después de un primer intento con muchas ausencias, postergó la semana pasada una cita de la conducción provincial y debió recrearla, para tener respaldo de Daniel Scioli, que busca evitar el conflicto, y de Cristina Fernández de Kirchner.
 
La salida intentó ser elegante. La Presidenta reafirmó en su conversación con Moyano el sitio que quiere ocupar a escala partidaria , y el gobernador quedó ratificado en un lugar central, como referencia de los intendentes frente a Moyano, pero sin llegar al extremo de una crisis en la relación con el jefe de la CGT, según se valora en La Plata.
 
Los intendentes, incluso algunos de los más fieles al kirchnerismo, no quieren que se altere el espacio que mantienen como jefes territoriales. Destacan que en sus últimas horas, Kirchner había tenido una charla tensa con Moyano, expresión -según traducen- de los límites que pretendía Olivos para su proyección en la Provincia.
 
El secretario de la CGT sostuvo desde que pisó el territorio del PJ bonaerense que no quería competir por la gobernación y que sus hombres no iban a sumarse a peleas por los cargos de jefes comunales , en ningún municipio. Pero dejó abierta la disputa por lugares en las listas de concejales, legisladores provinciales y diputados nacionales. Un nuevo comensal que mira la carta y quiere elegir, pero aporta poco.
 
Ese último aspecto es destacado especialmente por algunos intendentes que razonan además sobre los costos que puede suponer Moyano en materia de imagen, al menos en sus distritos.
 
“No suma nada que no tengamos y nos puede complicar en algunas franjas electorales”, resume uno de ellos. (....)".
 
 
Acerca del proyecto de Consejo Económico y Social para bajar la inflación, es oportuno recordar (otra vez) un fragmento de Horacio Verbitsky en Página/12 el domingo 21/11:
 
"(...) La recuperación de simpatía social por el gobierno y el clima de distensión que se apreció en los festejos por el Bicentenario, coincidente con la atenuación aquí de la crisis externa gracias a las medidas contracíclicas adoptadas y con la finalización de la peor sequía de la historia, acicateó a la Presidente para insistir con la creación del Consejo
 
Sus lineamientos generales son los mismos esbozados en 2009, aunque además se plantea la posible incorporación de representantes de una mesa de diálogo interreligioso, cuya pertinencia para discutir sobre inversiones y empleo debería ser explicada. 
 
También contempla que entre el sector del trabajo no haya sólo representantes de la CGT, sino también de la CTA. En setiembre Kirchner expresó algunas dudas sobre la conformación del CNDS, que no llegaron a analizarse por su internación ese mes y su muerte en octubre. 
 
Antes de viajar a Corea para la reunión del G20, Cristina decidió que el proyecto se reactivara, como respuesta integral a las tensiones provocadas por la carrera de precios y salarios
 
La palabra que más usaron ella y sus ministros en los encuentros con sindicalistas de la UIA y de la CGT fue “responsabilidad” en la canalización del conflicto social. La aceleración en la variación de precios al consumidor puso en crisis el esquema de una pauta salarial implícita, fijada por la primera negociación paritaria de cada año, e hizo necesario uno más abarcador. 
 
Durante el velorio de Kirchner, Hugo Moyano invitó a una reunión a Héctor Méndez, en la que acordaron postergar la discusión en el Congreso del proyecto de Héctor Recalde sobre participación en las ganancias, que las empresas quieren reducir a un premio por productividad. 
 
Al vencer el nuevo plazo fijado por Recalde la mayoría de las cámaras patronales lo dejó plantado. 
 
Mientras, prosiguieron los contactos ministeriales. Seis patrones que según el gobierno representan un tercio del PIB argentino (entre ellos había petroleros, banqueros, metalúrgicos, cerealeros, farmacéuticos) dieron su acuerdo a un esquema que también aceptaron el oficialismo de la CGT representado por Moyano y su principal oposición, del grupo conocido como “Los Gordos”. 
 
No está clara la posición de la conducción real del patronato. Hace apenas dos meses, el CEO de Clarín, Héctor Magnetto, dijo en un reportaje con el diario inglés Financial Times que el gobierno de Cristina “está entrando en una fase confiscatoria”. 
 
Y el de Techint, Paolo Rocca, pronunció un discurso incendiario el viernes contra cualquier distribución de ganancias y protección laboral, presionó por una nueva devaluación y se retiró de la conferencia industrial sin esperar a que llegara Cristina. 
 
Para los sindicatos obreros, deben entrar en la negociación el aumento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y la cancelación de atrasos en los pagos del Fondo Solidario de Redistribución de las obras sociales, donde se acumularon cerca de 5.000 millones de pesos
 
En su encuentro del jueves con Moyano, Cristina no fue concesiva con el reclamo de aumento del mínimo no imponible, aunque el desfasaje que ello produciría en algunas zonas grises de la escala salarial (un aumento nominal puede reducir el ingreso real si el trabajador que lo recibe pasa a una categoría impositiva superior) podría compensarse con otros ingresos, por horas extras o viáticos. El desafío es encontrar un mecanismo similar a los aumentos de suma fija que concedió el último gobierno de Juan D. Perón, cuyo impacto porcentual era inverso al nivel de ingresos.
 
El agujero negro
 
Un problema de difícil solución es el agujero negro del INDEC. Dentro de lo pactado figura una pauta salarial orientativa que se rediscutiría cada cuatro meses. Si la inflación en esos 120 días fuera más alta, se ajustaría, al estilo del acuerdo que permitió reducir una inflación de tres dígitos en Israel
 
Se comprende que el voluntarismo estadístico del INDEC sea un obstáculo relevant e. 
 
En el último informe de coyuntura del instituto de investigaciones de la CTA, Cifra, que dirige Eduardo Basualdo, todos los cálculos se hacen tomando las cifras del Indice de Precios al Consumidor a partir de los IPC generados por las Direcciones Provinciales de Estadística de Jujuy, Neuquén, Entre Ríos, Chubut, Salta, La Pampa y Río Negro, debido a que se mantuvieron al margen de las modificaciones del IPC-INDEC. 
 
Hasta diciembre de 2006 esos índices tuvieron la misma evolución que los del INDEC. El informe constata que la recuperación de la economía luego del impacto de la crisis internacional ha sido tan pronunciada que en el segundo trimestre de este año su tasa de crecimiento interanual rondó el 12 por ciento, mientras que para los sectores productores de bienes superó el 18 por ciento. 
 
Los salarios reales de los trabajadores registrados crecieron el 2,1 por ciento entre los segundos trimestres de 2009 y 2010, pero no ocurrió lo mismo con los no registrados, de modo que para el conjunto de los asalariados el nivel de las remuneraciones no se ha modificado desde el segundo trimestre de 2009 y sigue por debajo del alcanzado antes del estallido de la convertibilidad a fines de 2001. 
 
El incremento en el ritmo de variación de los precios atenuó el efecto de la Asignación Universal por Hijo sobre los niveles de indigencia, que sólo han disminuido un 20 por ciento, y los de pobreza, en 7,5 por ciento. Al mismo tiempo, las ganancias de las principales empresas siguen siendo superiores a las del promedio de la convertibilidad, como se aprecia en el gráfico. Sin duda será decisivo el rol del arbitraje estatal entre fuerzas tan asimétricas."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario