ARCHIVO >

Kunkel 'cobró' pero ¿Camaño abandona su proyecto?

Graciela Camaño estaba lanzando su precandidatura a gobernadora bonaerense por el Peronismo Federal. Luego del incidente con Carlos Kunkel quedan interrogantes acerca de si podrá sostener ese proyecto.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).  La diputada nacional Graciela Camaño (Buenos Aires-Peronismo Federal), esposa del sindicalista Luis Barrionuevo, le propinó un cachetazo al diputado nacional Carlos Kunkel (Buenos Aires-Frente para la Victoria).
 
No faltó la nota de humor como la del legislador porteño que le dijo al diputado nacional Francisco de Narváez (Buenos Aires-Peronismo Federal), "De la que te salvaste, Colorado..."
 
El comentario ocurrió porque Narváez y Barrionuevo negociaron durante algún tiempo la posibilidad de que Camaño acompañara a Narváez en la fórmula por la Gobernación bonaerense.
 
Luego Narváez no concretó, Barrionuevo/Camaño se distanciaron de él y decidieron que Camaño presentara su precandidatura a gobernadora bonaerense.
 
Con el cachetazo al kirchnerista Kunkel para casi todos se rompió la imagen pública de Camaño, siempre discreta, austera, uno de los personajes más reconocidos en Diputados por su dedicación pero también por su moderación.
 
Es cierto que le puede ocurrir a cualquiera pero le sucedió a una precandidata a gobernadora... Es cierto que esto es la Argentina, no USA pero tiene su costo político. Es cierto que Carlos Kunkel es un personaje odioso, pagado de sí mismo pese a su ignorancia acrecentada por su prepotencia pero no es la forma...
 
Con los afiches ya impresos para el anuncio de Camaño precandidata queda el interrogante de si ella podrá hacer de su tropiezo una virtud o será incinerada en la hoguera en la que ardió Herminio Iglesias. 
 
Mientras tanto, algunas opiniones a tener en cuenta.
 
 
 
"La cachetada que le pegó ayer Graciela Camaño a Carlos Kunkel no debería haber existido. Dicho esto, es decir, cumplido el imprescindible homenaje a la corrección política, conviene analizar esa agresión. 

La primera evidencia es que, si bien llegó ayer a la boca de Kunkel, ese mamporro se estaba gestando desde hace mucho tiempo, y no sólo por la peculiar enemistad entre esos dos legisladores peronistas. Con su crispación y su vacío argumental, la clase política argentina puede prometer un espectáculo apenas superior a Titanes en el Ring. 

Pedirle que elabore una ley compleja es ponerla frente a un objetivo que excede en mucho sus capacidades. 

El golpe de Camaño disimula -y simboliza- esa impotencia. Sobre todo cuando se trata de discutir el presupuesto nacional.

Es curioso: donde se notaba más extrañeza, anoche, por la violencia física sufrida por Kunkel, era en el despacho de Camaño. La diputada confesó a La Nacion: "No sé bien qué me pasó. Ahora pienso que pude haber hecho una asociación rara. 

En la sala estaba Mari Sánchez, que un día le pegó un cachetazo a Jorge Matzkin. No sé? Lo que les puedo asegurar es que Kunkel me estuvo agrediendo todo el año, sin referirse nunca a mí, sino a mi marido. El no pide la palabra; habla por lo bajo, insulta, se vuelve exasperante. Ayer, y esto es lo que lamento, logró superarme". 

El anterior combate de esta saga consta en el diario de sesiones de la Cámara. Se produjo una madrugada en la que Kunkel se cansó de referirse a "la señora de Barrionuevo", quien, de repente, contestó: "Sus esposas son sus esposas, sus amantes son sus amantes, y yo soy la esposa de Barrionuevo, ¿y qué?" (...)".
 
 
 
"El escándalo terminó en escándalo. Después de seis horas de discusión por supuestas denuncias de “coimas” y “presiones” a diputados opositores para que voten a favor del presupuesto del Gobierno, Graciela Camaño clausuró el debate en la Comisión de Asuntos Constitucionales con una piña al diputado Carlos Kunkel. 

La diputada duhaldista que preside la comisión quiso evitar la derrota de la postura opositora encabezada por la Coalición Cívica y el PJ disidente y evitó que la mayoría de los legisladores dejaran plasmada su postura de archivar los pedidos de “cuestión de privilegio” presentados por Elisa Carrió, Cinthia Hotton y Elsa Alvarez. 

Al menos 19 de los 35 diputados que integran la comisión –FpV, GEN, PS, Nuevo Encuentro y la macrista Laura Alonso– desestimaron las denuncias por falta de pruebas y argumentaron que las supuestas presiones no constituyen delito. La UCR, en cambio, desestimó las denuncias de Lilita y Hotton y sólo proponía que quedara abierta la de su correligionaria Alvarez, “hasta que la Justicia se expida”. Con 18 firmas, los legisladores del oficialismo emitieron el dictamen para el archivo de las denuncias pero Camaño no lo aceptó. (...)".
 
 
 
"(...) El bloque de diputados del Frente para la Victoria (FPV), emitió un comunicado donde repudia “enérgicamente el escandoloso proceder” de Camaño, su “agresión física” a Kunkel, a la que también describió como una actitud “fascista”, vinculada a la sesión de la semana pasada en la que la oposición no dio los votos para aprobar el Presupuesto: “Es evidente que ésto obedece a la desesperación de un sector político que en la impotencia de no poder imponer sus puntos de vista, apela al escándalo de las falsas denuncias, y hasta a la violencia fascista, cuando no logra contar con las mayorías necesarias”. 

El comunicado de los diputados K concluye diciendo que “el parlamento argentino no puede asistir indiferente a esta sucesión de actitudes antidemocráticas, intolerantes y violentas que imposibilitan el debate de ideas y el libre juego de mayorías y minorías que constituyen la esencia del sistema político de nuestro país, por lo que este bloque exigirá en el momento que corresponda la condena de estos hechos”.

Barrionuevo, el esposo de Camaño, se enteró en Entre Ríos de lo que había pasado. Estaba con Eduardo Duhalde. “Kunkel la viene provocando a Graciela hace tiempo. Cuando yo estaba en la Cámara él venía a darme un beso”, dijo el sindicalista a Clarín. Está muy enojado. (...)".
 
 
Corolario de Ricardo López Murphy:
 
El precandidato a jefe de Gobierno porteño por Convergencia Federal, Ricardo López Murphy, criticó la situación vivida en torno al tratamiento del presupuesto en el Congreso Nacional y apuntó al oficialismo: “la Argentina parece un hamster que gira sobre el mismo lugar. Ni el tiempo ni las circunstancias convencen al oficialismo de cambiar sus prácticas discrecionales  y arbitrarias, donde se utiliza la política legislativa y en este caso la ley de presupuesto para el capricho de la mesa chica kirchnerista”.
 
Él añadió: “la Cultura del todo pasa kirchnerista nos atrasa, nos convierte en empleados de Moyano y De Vido. El Congreso no es ni una escribanía ni debe cerrarse cada vez que se le dice no a la Presidente. Desde la oposición tenemos la obligación de ofrecer respuestas tajantes ante estos atropellos porque el dejar hacer es acompañar las peores prácticas. El Congreso es el mejor espejo de la Argentina en la que vivimos".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario