ARCHIVO >

De Vido, al frente: El respaldo a Boudou es la espalda a Filmus

"De Vido hace las veces de Néstor Kirchner". Puede ser una exageración, pero es innegable el avance del hombre de los negocios sobre la política nacional. Amado Boudou fue su primer experimento de cara a 2011, y en terreno pingüino, Daniel Filmus, "abusador de la confianza K", no suma un pescado. Ahora el ministro le pasa factura.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24).- Poco después de que se confirmaran las especulaciones sobre la candidatura del ministro de Economía, Amado Boudou, a jefe de Gobierno porteño en 2011, el senador oficialista Daniel Filmus, que sueña (o soñaba) con volver a ser el desafiante del macrismo (frente al cual perdió en el 2007 en el balotaje con Mauricio Macri) salió a mostrar los números que aclaran su ventaja sobre el primero en territorio macrista.

Se trató de una encuesta que le encargó a la consultora de Enrique Zuleta Puceiro, que mostró que su intención de voto es del 19,5% contra el 4,32% que reúne Boudou.

También el presidente del PJ Porteño, el legislador Juan Manuel Olmos le puso lo suyo: "Hoy el candidato mejor posicionado es Filmus", dijo en un reportaje con el portal 'La Política On Line'.

La diferencia no es menor, son 15 puntos, pero entonces, ¿por qué el kirchnerismo no fogonea la candidatura del senador?

No se trata en realidad del "kirchnerismo", debería más bien hablarse del 'pingüinismo', con quienes el ex ministro de Economía de Néstor Kirchner no tiene punto alguno de contacto, a diferencia de lo que ocurre entre Julio de Vido y Amado Boudou, y mucho menos "cuestiones" en común de las que tiene el hombre de la motocicleta y la guitarra con el camionero Hugo Moyano.

De hecho, el martes pasado, fue en una cena de fin de año de la CGT, donde el propio Moyano tiró el nombre de Boudou para la pelea en la Ciudad y lo llamó: "el candidato del movimiento obrero".

Como era de esperar, en el PJ porteño se desató un profundo malestar.

Pero Cristina bajó línea: unidad, al menos para las cámaras. Y este martes, Boudou y Filmus cumplieron, en la cena de fin de año de la Corriente Nacional de la Militancia. El funcionario y el senador compartieron el escenario con un tímido abrazo, al que le sumaron alguna que otra sonrisa para coronar la imagen.

La cena se realizó en el hotel Panamericano y contó con figuras de la primera línea del Gobierno Nacional. “La Corriente” es una nueva agrupación militante que intenta ser el punto de encuentro de todas las líneas kirchneristas. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, otro de los que integra la parrilla de posibles candidatos en la ciudad de Buenos Aires, fue uno de los oradores.

Todos dieron el presente. A Tomada lo acompañaron el diputado nacional y jefe del bloque kirchnerista, Agustín Rossi; el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; el vicejefe de Gabinete, Juan Abal Medina y el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribari. También estuvo el dirigente social Alejandro 'Pitu' Salvatierra, uno de los líderes de la toma del Parque Indoamericanno de Villa Soldati.

Por lo que se sabe, las relaciones de Filmus con 'Pitu' fueron en gran medida responsables de la ira de sus socios políticos. Salvatierra, militante "villero" K, supo estar apañado por el propio Filmus y por Francisco "Tito" Nenna, entre otros polémicos referentes del Justicialismo kirchnerista de la Capital Federal. Según publicó el sitio 'El Ojo Digital', "A ese inefable círculo lo asfixia ahora el calor de las flamas, por haber preparado involuntaria pero efectivamente el escenario de caos callejero que hoy se ve no solo aquí sino también en el resto del país. Lo que muchos califican -puertas adentro- de mal experimento que "se salió de las manos". Pensado, claro está, para beneficiar a Cristina, pretendiendo extender el tan mentado romance de la "Viudita" con sus súbditos."

Sin embargo, al ex funcionario de Educación se le acumulan otros problemas que le ponen los pelos de punta a los kirchneristas. Por un lado, cuando perdió en 2007 la segunda vuelta con Macri, dejó trascender que no había logrado superar el 40% de los votos "porque el rechazo a Cristina me restó votos". Luego, vino la rebeldía del 2009 cuando se negó a encabezar la boleta de diputados, porque dijo que debía cumplir con su mandato de senador que concluye en el 2013. En rigor, quiso eludir una pelea que venía brava y condenó al PJ porteño a competir con el extrapartidario Carlos Heller ¿El resultado? Bajó de 20 a 10 puntos. Y, por último, y para terminar de embarrándola, fue su negativa a apoyar la ley de glaciares que impulsaba el gobierno, en sintonía con las provincias mineras. De hecho, la jugada que hizo acordando un proyecto con Miguel Bonasso y la mayoría de la oposición, todavía le vale el rencor de sus compañeros de bloque.

"Filmus abusó de la confianza, cuando comunicamos que Kirchner mandaba a apoyar el proyecto original de glaciares, corrió a la sala de periodistas a filtrar que la Casa Rosada lo estaba presionando para poner a la sociedad de su lado", recuerda un senador del bloque que ya no le dirige la palabra. "Nos hizo quedar a la Presidente y a todos nosotros como empleados de la Barrick", lamentó.

Todo ello sumado a un "detalle" peor, o al menos, no conveniente: su entorno está integrado por albertitas. Cuestión que no sería tan grave sino fuera porque quien es hoy el hombre de mayor poder en el Gobierno es nada más ni nada menos que el ministro de Planificación, Julio de Vido, rival histórico del ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

Entre ellos, su principal asesor económico es Eduardo Hecker, un economista albertista que renunció a la Comisión Nacional de Valores porque se negaba a investigar a Papel Prensa.

En esa misma línea, Filmus suele insistir en la necesidad de cerrar un acuerdo con Aníbal Ibarra –su hermana Vilma es la mujer del ex jefe de Gabinete-; y no dudó en invitar a actos a Graciela Ocaña -que rechazó la propuesta- en el pico de la pelea que ella libraba desde el Ministerio de Salud y que la terminó eyectando del Gobierno.

El resto de su entorno lo integran entre otros personajes aborrecidos por los ultra K, intelectuales progresistas muy refractarios al peronismo como el sociólogo de Flacso Luis Quevedo o el director de Canal Encuentro Ignacio Hernaiz.

"Me dicen pecho frío, pero yo me banqué las presiones de Kirchner y saqué la ley de glaciares y ellos son todos soldaditos de Parrilli", se defiende en la intimidad el senador.

En fin, este martes, Filmus subió al escenario y dio, como pidió Cristina, la primera señal de unidad: llamó a Boudou, lo invitó al atril y le dio la oportunidad de hablar primero.

Boudou no sólo tomó el lugar central de escena frente a Zanini, sino que además lo hizo con un respaldo más "sofisticado": su lanzamiento ya había contado con dos presencias 'insuperables': Moyano y De Vido.

¿Comprendarán lo que significa la foto con De Vido? Acaso, ¿sabrán quién es De Vido después de la muerte de Néstor Kirchner?

De Vido lidera un circuito de poder que completan Héctor Icazuriaga, jefe de la SIDE; Carlos Zannini, secretario legal y técnico, y Juan Carlos Mazzón, coordinador de Asuntos Políticos de la Presidencia y operador todoterreno.

"Cualquier gobernador, intendente o dirigente que quiera llegar a la Casa Rosada debe hablar con De Vido y Mazzón en forma casi simultánea", dicen puertas adentro. De Vido garantiza las obras y el envío de recursos y asumió más protagonismo en el día tras día de la gestión; Icazuriaga tiene la información y, al igual que Zanini, administra la confianza y la llegada a Cristina. Mazzón diseña la política electoral.

Pero, con De Vido ocurrió una particularidad: hoy el ministro "hace las veces de Néstor Kirchner". Es quizás una exageración del entorno, pero lo cierto es que fue él quien heredó varias funciones del fallecido ex presidente.

Según dijo un alto funcionario al diario 'La Nación', "concentra un nivel de información similar al que tenía Kirchner en su relación con gobernadores, operadores políticos, empresarios y sindicales, y conoce el modus operandi de Néstor con todos".

De aquí que algunos roles comenzaron a alternarse: si hasta hace poco Zanini servía para la política, y De Vido se ocupaba de los negocios, ahora parece que ambos se ocupan de los intereses del otro.

Zanini se interesa por los negocios (familiares), y De Vido, por la contención de Moyano, junto a quien lanzó a Boudou, además de dialogar con los intendentes, y se encarga de mediar para alcanzar un pacto social.

Emerge De Vido con más fuerza, sí y se acentúa después de la "caída" de Aníbal.

Es también él el encargado de fogonear el operativo clamor para que Cristina sea definitivamente la candidata presidencial para 2011. Ha reiterado ya que "la Presidente es la mejor candidata".

Sin dudas, el ministro de Planificación es hoy uno de los armadores electorales más fuertes que tiene el Gobierno.

Pero en el entorno de Filmus se ríen igual y festejan por anticipado pues, en la foto de lanzamiento de Boudou, no sólo quedó impresa la imagen de De Vido, sino también de Moyano: "es el cajón de Herminio, después de esa foto, no lo vota nadie".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario