ARCHIVO >

Las FARC se infiltraron en una de las bases aéreas que montaron en conjunto USA y Colombia

Autoridades militares colombianas informaron hoy de algo que se sospechaba: seis miembros del personal civil de la base aérea Apiay, que Colombia instaló junto a USA en el departamento del Meta, se dedicaron a robar repuestos e información del personal (sobre todo de los contratistas estadounidenses). Según el general Julio Alberto González, los infiltrados no lograron llevarse información sensible, aunque existían planes para introducir en la base aérea una moto-bomba.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - Una importante infiltración en una de las bases aéreas instaladas entre USA y Colombia en el sur de ese país se dió a conocer esta mañana cuando el comandante de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC), el general Julio Alberto González, admitió que las FARC tenían a un empleado civil robando piezas de repuestos y plantillas de personal.

“Veníamos siguiéndolos hasta el día viernes que la Fiscalía hizo las capturas. Son seis funcionarios civiles de la base aérea y que en este momento están por cuenta de las autoridades”
, agregó el oficial.

En declaraciones a la radio La W, el general explicó que en la base aérea de Apiay, en el departamento del Meta, un empleado civil conformaba una banda de robo y venta de repuestos de avión junto a otros 5 acusados: Ferney Ortiz Beltrán, Henry Ortiz Beltán, José Luzardo Tarazona Prieto, Diego Gómez Viafara, Llumar Zuñiga Possu y Heriberto Goez Gamboa.

Según González, la condición delictiva de los acusados "facilitó que las FARC pudieran hacer contacto con ellos y, por un bajo precio, traicionaron a todos sus compañeros”.

Medios locales coinciden en asegurar que la cabeza visible de la banda era Ferney Ortiz Beltrán, técnico en aeronaves vinculado hace 18 años con la FAC y experto en mantenimiento de aviones de alta tecnología, contactado por el Bloque Oriental de las FARC.

González agregó que Beltrán, así como otros cinco implicados en la cadena de robo fueron capturados el viernes pasado por una investigación de la Fuerza Aérea Colombiana, la Fiscalía Séptima Especializada y el Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) Bogotá en el Comando Aéreo de Combate No. 2.

La misión de estos hombres dentro de la base era, al parecer, conseguir las hojas de vida de funcionarios, particularmente de los extranjeros que allí trabajan (contratistas estadounidenses). Sin embargo González fue enfático en decir que no sabe hasta dónde pudo haber llegado la infiltración, pero cree que no fue lo suficiente como para poner en riesgo las operaciones aéreas, las mismas que han fortalecido en los últimos meses la lucha contra las Farc, y que ha permitido bombardeos como el que permitió que se diera de baja al ‘Mono Jojoy’.

Los acusados ingresaron hoy en la cárcel de Villavicencio, la capital del Meta, por orden del juez de control de garantías que asumió el caso, según informó la Fiscalía General en un comunicado difundido en Bogotá.

La entidad judicial indicó que el juez los procesó como “presuntos responsables de los delitos de concierto para delinquir y peculado por apropiación”.

Los técnicos presos “retiraban repuestos nuevos del almacén de la base pero no los instalaban, sino que los vendían, mientras que las piezas que debían cambiar las arreglaban y las reutilizaban en aviones de combate tipo Embraer (Empresa Brasileña de Aeronáutica) y Tucano”, explicó la fiscalía.

Apiay era unas de las siete bases colombianas incluida en el acuerdo de cooperación militar entre Colombia y USA que la Corte Constitucional en Bogotá declaró no ajustado a la Constitución, por cuanto no fue gestionado por el Congreso.

De todos modos, el alto cargo desestimó que la infiltración hubiese puesto en peligro las operaciones de la FAC contra las FARC porque, primero, los que hicieron esa labor eran personas de bajo perfil y, segundo, porque esas acciones tienen un “alto grado” de reserva.

Agregó que también las FARC tenían planeado ingresar una motocicleta bomba a la base de Apiay y que esta parte del plan y otros detalles estaban en un archivo de los computadores del “Mono Jojoy” o “Jorge Briceño”, alias de Víctor Julio Suárez, responsable militar de esta guerrilla.

El jefe militar insurgente murió el pasado 22 de septiembre justamente en un bombardeo de la FARC a su campamento en la serranía de La Macarena (sur).

En su edición impresa del domingo pasado, el diario El Tiempo señaló que las FARC habían logrado infiltrar la base de Apiay y que los rebeldes planeaban atentar contra sus pilotos.

Hace apenas unas horas el diario El Tiempo informó sobre la alerta en la que estaban las Fuerzas Militares ante la intención de las Farc de infiltrar la base de Apiay, lo que en la mañana de este lunes fue confirmado por el propio comandante de la Fuerza Aérea.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario